.
Vamos Registrate!
..
LEE las normas y la Historia Aqui
Últimos temas
» Cronicas Revolucionarias
Lun Feb 24, 2014 4:00 pm por Alessa Malkav

» Cronicas republicanas
Lun Feb 24, 2014 3:49 pm por Alessa Malkav

» Occasión {Afiliación Normal}
Jue Mar 07, 2013 12:46 pm por Invitado

» Soul Redemption [Afiliación Élite]
Jue Feb 21, 2013 11:50 am por Invitado

» Descanso entre copa y copa (Cam)
Jue Feb 21, 2013 12:24 am por Cam Gigandet

» Everafter ~
Jue Feb 21, 2013 12:05 am por Invitado

» Friendship or enmity ... to happen henceforth? .. (Cam G.)
Miér Feb 20, 2013 11:44 pm por Cam Gigandet

» Habrá quien lo llamará vacaciones | CAM | ( Privado )
Miér Feb 20, 2013 11:24 pm por Cam Gigandet

» ¿Clientes? | Mini Trama 2|
Miér Feb 20, 2013 10:16 pm por Rex Jefferson

Photobucket
Conectarse

Recuperar mi contraseña

General Republicana. Tenaz y solitaria, Ingeniera en jefe del distrito Norte.Elegante y refinada. Amigable si sigues ordenes y severa si las incumples.
ENVIAR MP
General Republicana: Capitan del Cuervo de Hierro. Conservadora,de tradiciones arraigadas, de actitud gentil pero firme en momentos dificiles.
ENVIAR MP
Lider Liberal, inteligente y decidida, fuerte e independiente, comprometida y segura a su causa.
ENVIAR MP
Lider Revolucionario: Ingeniero Quimico y Jinete de corazon. Carismatico y seductor, sin duda un astuto adversario. Narsisista, pero persuasivo y manipulador.
ENVIAR MP

Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Sebastian Pointe Du Lac el Vie Ene 18, 2013 10:38 pm

La noche finalmente había alcanzado al grandioso continente flotante, y desde las viviendas más alejadas la oscura figura de piel pálida se abría paso con un andar tranquilo aunque variablemente decidido, su rostro expresaba calma y su mirada iba meticulosa de un lado a otro, veía todas las oportunidades y aunque no tuviera que utilizarlas de momento ya que en aquella ciudad de caos se sentía completamente seguro ¿Quién sería tan tonto como para atacar a un compatriota? A pesar de que no cargaba con insignias de soldados ni nada por el estilo sabía darse a respetar ya que él lejos de ser un auténtico soldado se consideraba un caballero que jugaba bajo la capa del caos y eso apenas comenzaba.

Como quiera que fuere, comenzó a pasearse por la ciudad, disfrutando de los coros de protesta, la música saliente de los bares y las historias que la gente se contaba, no es que fuera el mejor de los lugares, ciertamente siempre había disfrutado más la parsimonia de Zarguett pero no podía quedarse en un lugar donde siempre se iba limitar la libre expresión o por así decirlo, imponer la expresión de los demás… cosas que a veces asaltaban en su mente pero que lograba disipar con la realidad de alduín, aún con todo era una ciudad llena de vida y eso le encantaba muy a pesar de el desorden, por lo que a veces solo salía a contemplar los espectáculos nocturnos, recargado en algún poste o sentado en un parque mientras fumaba un cigarrillo, pero esa vez le había dado curiosidad algo, algo que había escuchado hace unos días y por fin se daba permiso de revisar, un músico excepcional como pocos había en Alduín, no sabía nada de él más que su exótica apariencia narrada por su conocido y la experiencia de escucharlo tocar.

Llegó al Bar donde se suponía ese chico se encontraba pero no vió nada parecido, revisó su reloj de bolsillo y descubrió que había llegado antes de lo planeado.- Ach so… camino rápido….- Se dijo a si mismo avanzando dentro del local y tomando asiento en un lugar apartado ligeramente oculto en la sombra pero donde tenía toda la vista del escenario del bar, sacó un cigarrillo y amablemente pidió una botella de licor para beber, claro no sería para el solo o eso esperaba, así que solo fue cosa de esperar antes de que aquella exótica y llamativa figura apareciera en el local.

Sebastian Pointe Du Lac
Boina:Liberales

Boina:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

Plasm-ATK-40:
PAPELEO
ATK 40
Plasm-ATK-40:
MIEDO
ATK 40
Plasm-ATK-50:
MUNDO EN LLAMAS
ATK 50

Plasm-ATK-50:
BONELESS
ATK 50

VALIJA :
Mostrar:

Rifle-ATK-50:
CORTADORA
ATK:52
Rifle de titanio
Balas:10



Argones : 1760
Salud : 105pts._
Constitución : 20pts._
Empleo : Químico de Alimentos_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Claude Rotterdam el Sáb Ene 19, 2013 6:35 pm

La noche tenía ese gusto sensual en los murmullos simples, tan voluptuosos que estremecían. Un sueño o sería una pesadilla. Para cualquiera podía tomar un matiz diferente, pero lo que podría ser común a todos en ese ambiente atestado de tabaco era la sensación de una fuerte energía que fluía alrededor. Ante los ojos avellana corría como si se tratara de pinceladas de colores, una fuerza sublime que trataría arrasar con todo lo que había a su paso. Prácticamente era la sensación del alma de la revolución… una fuerza tan pura que fluía en sus células, se sentía sumido en la más grande de las locuras, pero no retrocedería aunque pudiera convertiré en el cordero de un sacrificio. Era su ofrenda a lo que muchos de allí entregaban a diferencia suya.

El joven aún no podía creer de cierto modo lo que se había planteado en el bar. Había sido contratado para amenizar las veladas, tocar algo de música para que los asistentes se divirtieran, pero las cosas se habían transformado de un modo que no se había imaginado. Un ángel o un demonio quería ver la máxima exposición que pudiera presentar, pues había felicitado al dueño del bar, alabando quizás más de la cuenta tras presenciar su talento. De allí surgió la idea de tomar ese riesgo, una presentación de música al estilo Alduín. La descabellada locura que tendría que llevar a cabo por primera vez esa noche. Salió al escenario que se había preparado para esa actuación. Todo alrededor parecía tan llamativo y extraño a su parecer, pero sonrió con prestancia con ese fuego en sus ojos que trataban de consumir a todas las personas que tenía a su alrededor. Era como si se enfrentara a una bestia hambrienta y su reacción fuera la de la fascinación antes que el miedo.

- Podría comenzar a hablar de la belleza de la música – su voz resonó fuerte sobre el largo murmullo que se había extendido cuando la esbelta figura del joven de dreadlocks, llamando la atención un segundo – o de lo sublime que es el tocar la madera de un instrumento… - agregó con movimientos fluidos y elegantes – pero lo cierto es que ustedes no quieren eso… ustedes me quieren escuchar tocar – finalizó con una sonrisa misteriosa mientras rodeaba el piano que había allí dispuesto, pero curiosamente detrás de él había dejado guardado un violín. Lo apoyo mientras su mirada intensa parecía querer desafiar a cualquiera y con el arco emitió las primeras notas. La melodía vibrante e intensa no tardo de llenarlo todo. Su pie golpeaba el piso llevando un ritmo constante mientras sentía como la pasión traspasaba cada acorde mientras caminaba por el escenario avanzando y retrocediendo hasta quedar sentado frente al piano justo finalizado esa interpretación. Inspiró fuerte dando una nueva sonrisa indescifrable al público, había dejado el violín de lado destensando sus dedos para comenzar con un solo a piano. Fue una febril manifestación, una sonata oscura en contraposición con el energético violín, las dos caras de una moneda.



Claude Rotterdam
Rojo:Liberales

Rojo:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10

VALIJA :
Mostrar:
Daga-ATK-10:
Sierra
ATK:5
Daga de Hierro


Argones : 176
Salud : 65pts._
Constitución : 2pts._
Empleo : Personal de Servicio:Musico_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Sebastian Pointe Du Lac el Sáb Ene 19, 2013 10:31 pm

Cuan felino se recargó un poco en la mesa para mirar cada detalle perceptible desde la distancia, alto como él, esbelto, hermoso de facciones, movimientos libres… cabello exótico y hermoso, una mirada cargada de sentimiento y un amor al reto como pocas veces había visto, casi parecía ridículo que un chico así viviera en un pueblo armado… sin embargo era cosa de seguir observando, por lo que llevándose el cigarrillo a los labios varias veces dejaba escapar el humo sin perder de vista al chico en su andar y en su forma de presentarse hasta el escenario, el mesero le había traído un solo vaso, por lo que pidió otro justo antes de que el primer acorde del violín callara el lugar y llenara los oídos de los escuchas.

Giró el rostro de inmediato y pudo admirar y contemplar el sentimiento y la pasión con la que el joven de exóticos cabellos castaños interpretaba sus melodías, la primera sin duda había hecho su cuerpo vibrar, era vigorizante y lo extasiaba de una manera que dejó que su cigarrillo se consumiera sin prestarle atención a él ni a nada más, su mirada solo enfocaba al músico y delineaba cada gesto y movimiento y casi podía palpar las sensaciones transmitidas por el instrumento, sin duda había sido una ejecución maravillosa y ahora el pelinegro se encontraba al borde de la butaca con el corazón palpitando a todo lo que daba, miró su cigarrillo y tiró la ceniza antes de volver a fumarlo y prestar atención a la siguiente interpretación, ahora en cambio el sentimiento era diferente.

Poco a poco la melodía lo fue invadiendo y neutralizando la euforia de hace unos momentos obligó a Sebastián a inclinarse sobre el respaldo y mirar entre las sombras aquella hermosa y sombría interpretación, sus ojos se bañaron en lágrimas que intentó limpiar antes de que le mancharan la piel, y así, poco fue entregándose al ritmo hasta que la tonada acabó, se secó los ojos finalmente haciendo que el resto de su cuerpo se estremeciera, tomó su copa y la bebió de un golpe y luego miró al mesero cercano entregándole una nota.- Garçon… ¿Podría entregar esto al joven de allá? .- El chico le miró extrañado y asintió acercándose despacio al piano y entregando la nota antes de señalar la mesa aquella entre las penumbras donde solo podía distinguirse la silueta ligeramente pálida de Sebastián quien encendía otro cigarrillo y miraba al joven con ojos admirados disfrazados con su rostro algo neutral, ligeramente empezando una sonrisa, algo que invitaba al misterio.

Sebastian Pointe Du Lac
Boina:Liberales

Boina:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

Plasm-ATK-40:
PAPELEO
ATK 40
Plasm-ATK-40:
MIEDO
ATK 40
Plasm-ATK-50:
MUNDO EN LLAMAS
ATK 50

Plasm-ATK-50:
BONELESS
ATK 50

VALIJA :
Mostrar:

Rifle-ATK-50:
CORTADORA
ATK:52
Rifle de titanio
Balas:10



Argones : 1760
Salud : 105pts._
Constitución : 20pts._
Empleo : Químico de Alimentos_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Claude Rotterdam el Dom Ene 20, 2013 12:42 pm

Para un crítico, para un conocedor de la música aquello que el joven de mirada avellana no tendría sentido. Usualmente al tocar varias piezas se contaba una historia fluida con la que se contaría una historia, la magnificencia de la obra sería vista en el genio para unir cada pieza dándole un sentido sublime. Un conocedor estricto frunciría el ceño frente a esa manera de tocar pensando que era solo una demostración burda donde nadie entendería nada. Pero allí no había personas así, allí la música que era entregada estaba siendo apreciada con respeto. El joven intérprete creía firmemente en que toda esa audiencia la entendía desde la emoción, pues la historia que estaba contando era la historia de la rebelión. La fuerte energía arrolladora que como una explosión lo envolvió todo cuando se alzaron en armas contra la republica opresora. A pesar de su dificultad había alegría al romper las cadenas, pero un momento lúgubre llegó. La caída del zeppeling de la general Malvar, la pena y rabia ciega que con ello había extendido a las filas.

Así llegó un nuevo movimiento compuesto de una nueva melodía, aquella época donde nada importaba. La debilidad de los caudillos que trataron de llenar el vacío dejado por Malvar fue expresada por suaves notas. Unas que expresaban la agonía y esa sensación de aferrarse a la esperanza. Tenía una triste y melancólica belleza que destellaba con algunos toques de fuerza que no eran suficiente. El joven músico se había transportado a la escancia de las notas sin percibir nada más que la vibración del piano. Ni siquiera había notado el momento cuando uno de los meseros se había acercado hasta su persona y había aguardado a que terminara con aquel transe. A penas asintió desorientado cuando le entrego la nota que guardó rápidamente en su chaqueta y dio un vistazo al lugar señalado. Solo distinguió unos ojos intensos que como estrellas refulgían en un oscuro firmamento. No era momento de distraerse, ni por los aplausos ni por aquel desconocido. Faltaba esa pieza que representaba el momento presente. Una fuerza nueva que surgía casi de manera tímida que iba avivándose como una flama, que azuzaba a los que tenía alrededor, gritaba su apoyo ante su valía, hacía promesas de recuerdos. Pero concluía con esa incertidumbre... aquella que claramente no deseaba se vivía día tras día como la última de las notas vibrantes que quedó suspendida.

Hubo un segundo de absoluto silencio antes de que aplausos resonaran mientras se levantaba. Por un segundo se sintió torpe al agradecer con un muy ligero asentimiento de cabeza y una sonrisa, una que no se comparaba con esa llena de vida que tenía mientras interpretaba esa última pieza. Salió del escenario con paso firme para llegar a un costado solitario. No percibía nada más a su alrededor, podrían estar gritando en su oído y no lo escucharía. Torpe de si, acababa de notar que lo que acababa de hacer no solo representaba a la revolución, sino a sí mismo. Rió por lo bajo antes de recordar el papel en su bolcillo, una invitación que no le sorprendía demasiado. Prácticamente cada noche recibía una. Vería de que se trataba, si incluía una cena ya luego se las ingeniaría para zafar de otros posibles requerimientos.

Caminó dando un rodeo hasta llegar hasta aquel que le había enviado el mensaje. A pesar de lo oscuro de ese rincón comenzaba a distinguir las facciones agradables de aquel individuo. - ¿Te gustó la interpretación? – preguntó directamente sin frases innecesarias o palabras que buscaran caer en gracia mientras una sonrisa algo misteriosa se dibujaba en los labios de aquel joven cuya cabellera inusual caía por sus hombros descuidadamente.



Claude Rotterdam
Rojo:Liberales

Rojo:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10

VALIJA :
Mostrar:
Daga-ATK-10:
Sierra
ATK:5
Daga de Hierro


Argones : 176
Salud : 65pts._
Constitución : 2pts._
Empleo : Personal de Servicio:Musico_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Sebastian Pointe Du Lac el Lun Ene 21, 2013 1:58 am

Apenas podía sostenerse el corazón mientras revivía todo lo que había sentido años atrás cuando todo su conocido mundo colapsó con la caída de dos Zeppelines, la emotividad, el efluvio musical que invadía el recinto, al parecer no le habían mentido, el chico aquél cargaba magia en sus dedos, una magia especial y única como lo era el arte, una mágia que el solo podría tocar en los libros de poesía o en los labios de un cantante, una magia que un ser como él se sentía tan incapaz de realizar y por lo tanto tan dichoso al presenciarla… esas últimas tonadas solo habían avivado su interés en ese chico, se sentía ancioso, como si quisiera zambullirse en él como si fuera una deliciosa copa de vino rojo y burbujeante, quería saber más de él, quería ver su alma por sus ojos y aprender el sabor de su piel.

Quería conocerlo, quien tuviera esa capacidad de interpretación… quería verlo más de cerca, pero el chico apenas había visto la nota y aún seguía tocando.- Ah… Sebastian, Sebastian… ¿Cuándo aprenderás a esperar? .-Se dijo a si mismo, reclinándose en el respaldo de su silla mirando mientras el querido músico finalizaba aquella historia personal, no entendía completamente de que iba, le resultaba difícil meterse de lleno en el recuerdo que su mago evocaba para poner a funcionar su magia, pero entendía lo suficiente como para compartir los sentimientos en las melodías, para acariciar un poco aquella figura solo con escucharlo. Al acabar el espectáculo no aplaudió tan enérgico como todos, unas simples y refinadas palmadas salieron de sus manos ya que su principal interés estaba sin duda en que el chico se presentara a hablar con él, esperaba que no lo malinterpretara, solo que le permitiera conocerlo de cerca.

Aún cuando la obra acabó podía verlo agradecer, una criatura realmente sublime a los ojos ocultos en las sombras y el maquillaje, sin embargo pronto lo perdió de vista y eso le arrancó un suspiro que no pudo ocultar, al menos lo había intentado y estaba seguro de reconocer esa figura en Alduín cualquier día a cualquier hora, sin embargo había sentido algo extraño no haber podido ver al chico después de tan majestuosa función, felicitarlo en persona habría sido lo correcto pero eso no lo desanimó, de hecho agradecía ahora al universo que aún permitiera la existencia de artistas como él en un mundo donde el arte impuesto era la guerra y la marcha y los cañones el compás de las tristes melodías del sufrimiento… ah, pero el universo parecía no querer dejar desamparado al poeta quien ahora miraba a su vaso como si fuera la cosa más misteriosa del mundo, una voz le hizo sonreír ligeramente de lado, la había reconocido incluso antes de que sus ojos se fijaran en esa figura.

Ah! Monsieur… tome asiento por favor..- Su mirada escrutó las perceptibles facciones del joven rostro de su acompañante y se habría quedado callado un poco más de no ser por que un anfitrión que no atiende a su invitado sería muy descortés.- Sin duda ha sido una de las mejores interpretaciones que he escuchado en mucho tiempo… desde que las sinfonías llenaban las calles de Polaris y la gente acudía al teatro del centro a ver la magia de los artistas. Gracias, Monsieur, por compatir con su servidor un poco de esa magia y ese tanto de su alma.- Le hizo una seña al mesero y este se acercó para tomar la orden.- Tenía planeado solo invitarlo a beber, pero desde luego una cena sería mucho más apropiado, espero no me lo tome a mal… pero me gustaría charlar mientras la noche nos arrope.


.


Sebastian Pointe Du Lac
Boina:Liberales

Boina:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

Plasm-ATK-40:
PAPELEO
ATK 40
Plasm-ATK-40:
MIEDO
ATK 40
Plasm-ATK-50:
MUNDO EN LLAMAS
ATK 50

Plasm-ATK-50:
BONELESS
ATK 50

VALIJA :
Mostrar:

Rifle-ATK-50:
CORTADORA
ATK:52
Rifle de titanio
Balas:10



Argones : 1760
Salud : 105pts._
Constitución : 20pts._
Empleo : Químico de Alimentos_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Claude Rotterdam el Lun Ene 21, 2013 7:55 pm

Las preguntas se arremolinaban en la mente del joven músico, para alguien con tantas historias como él, con su bagaje de experiencias pocas cosas lo llegaban a sorprender ya de la naturaleza humana. Solamente que en esos momentos sentía una pequeña curiosidad por lo que podía llevar esa noche. La experiencia había sido completamente nueva, diferente a tocas en las calles o en un rincón del bar para amenizar las veladas o volverlas divertidas según se requiriera. No esta vez había sido el centro de una observación minuciosa. Luego de caminar por entre las mesas lo notaba, repentinamente se había convertido en un ave exótica para una multitud. Eso era conflictivo pues no faltaría quienes se harían sus propias ideas en sus cabezas sin notar la verdad. Incluso en ese segundo que se erguía frente a la mesa de ese joven y misterioso hombre, se preguntaba cual era la imagen que los otros se confeccionaban.

- Gracias – respondió con esos resquicios de buena educación que alguna vez tuvo. Lo miraba a los ojos, era un curioso choque de intensidades. Cosa que no dejó de serle curioso. No era lo que solía encontrar al ver a la mayoría de las personas a los ojos y su manera de expresarse le parecían a su manera aún más exótica que su propia apariencia – Eres un curioso personaje… - le sonrió un poco mientras tamborileaba sus dedos contra la mesa, sin dejar de mirarlo. En parte trataba de apreciar segundas intenciones o ironías en sus palabras, pero no había nada de eso de manera perceptible. Cosa que lo relajó un poco, aunque tenía claro que en realidad no debería ser así.

– Pues si… ya no hay teatros donde tocar… pero a pesar de lo cursi que pueda sonar, la música sobrevive a cualquier cosa – agregó recordando por un instante efímero esa lejana vida que había tenido. No le había gustado.- aunque claro el número de artistas es el que va disminuyendo. – No era agradable ello, había conocido varios “maestros” que ya habían desaparecido por ello. El joven se desperezo cual cachorro descuidado sin apartar su vista mientras escuchaba a su interlocutor. Asintió como lo haría en cualquier situación, pero poco a poco empezaba a sentir algo de curiosidad.

– No me vendría mal una rápida cena en este intermedio en vez de beber alcohol, - comentó mientras observaba como el mesero lo veía con expresión de reproche, seguro tenía ideas complejas y nada puras sobre esa conversación - ya luego tendré que realizar un pequeño número más. Ojala guste como el de ahora. – comentó con calma, sin demostrar que en realidad prefería tocar música para sí mismo. Al menos eso creía pues en el mayor de los casos parecía que la influencia de esta se dispersaba tan rápido como si se tratara de un espejismo, pero parecía que este no era el caso. De todas maneras podía ver como el mesero mantenía el ceño fruncido mientras esperaba - Así que Charles, que no se preocupen por mi parte, cualquier comida sencilla estará bien. – agregó relajado, despejando un poco la tensión, solo aguardando a que su anfitrión también solicitase algo. Aguardó en un calmó silencio mientras ese intruso en la charla se alejaba para mirar con toda curiosidad a aquel individuo – Eres alguien extraño… pareces sincero – dejo su observación en el aire sin preocuparse antes de extender su mano sobre la mesa – Claude Rotterdam – se presentó finalmente.



Claude Rotterdam
Rojo:Liberales

Rojo:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10

VALIJA :
Mostrar:
Daga-ATK-10:
Sierra
ATK:5
Daga de Hierro


Argones : 176
Salud : 65pts._
Constitución : 2pts._
Empleo : Personal de Servicio:Musico_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Sebastian Pointe Du Lac el Mar Ene 22, 2013 1:19 am

Esa voz sonaba incluso más encantadora de cerca y en privado, una voz que en un susurro arrancaría escalofríos o ideas a cualquiera, su mirada logró observar cada detalle, el cabello… era lo más curioso pero apenas había dejado atrás esos labios tan atractivos, el adorno en la nariz, sus gestos, inclusive el tamborileo de sus dedos había llamado la atención de Sebastián quien bajo la descripción de curioso personaje no hizo más que empujar sus labios ligeramente a un costado en una sonrisa ladeada apenas perceptible.- Entonces este debe ser un encuentro muy curioso ya que ambos pensamos lo mismo… aunque, yo por mi parte… lo llamaría Encantador antes de Curioso..- Se llevó el cigarrillo a sus labios notando que de nuevo lo había dejado consumir por la falta de atención, pero no importaba, su invitado a cenar lo valía.

Las palabras del chico no podían estar más correctas, la música y el ritmo estaban presentes en todos lados y estaba seguro de que en la tierra que se encontraba bajo ellos, con sobrevivientes o no, había música mientras un átomo vibrara en el universo la música estaría presente y aunque no fuera capaz de interpretarla en un instrumento su corazón era capáz de hacerlo al apreciar el arte natural de las personas y el talento del chico que tenía en frente era solo un motivo más pare creer en todos estos pensamientos filosóficos.- Desgraciadamente… el arte de la guerra nos arranca la humanidad que nos tomó años perfeccionar… pero también nos traerá una evolución, siempre ha sido así… nos guste o no nos guste, es el desgraciado impulso necesario para un cambio..- Entrecerró un poco los ojos y negó antes de pedir disculpas al chico.- Pero perdona, no quiero aburrirte con eso, por favor pide..

Lo observó de nuevo notando ese actuar tan natural y de momento tan inocente… una fachada y a la vez una cualidad, desde que lo vió a los ojos sabía que el chico no era inocente, nadie en tiempos de guerra lo era y ahora admiraba un gesto tan despreocupado que le hizo sentir un alivio, por un momento salir de este pedazo de tierra dividido.- Sin duda lo hará, Monsieur… acabo de aprender que tus sentimientos son capaces de encantar a todo este zoológico, una pieza más no estará de sobra..- Miró de reojo al mesero enarcando una ceja ¿Qué le importaba? Era su trabajo servir al final de cuentas.- Charles, traéle una cena completa, la mitad ahora y la otra cuando acabe su espectáculo, yo no quiero nada.- Por un momento su rostro se transfiguró en una intimidante mueca sombría y el mesero asintió palideciendo de camino a la cocina, sin embargo, tan pronto como el mesero lo había visto dicha mueca había desaparecido dejando su rostro afable y calmo de siempre.

No me gusta presumir, Cherí, pero soy el personaje más sincero que puedes encontrar por aquí..- Deslizó sus ojos hacía la mano del chico, una mano capaz de interpretar mágia sobre el instrumento, una mano que no deseaba estrechar con una como la suya que solo servía para la guerra y la jardinería.- Enchanté….- Murmuró apenas tomando su mano con cuidado y llevándola a sus labios para besarla suavemente sin apartar los ojos de él.- Sebastian… .- Dijo al final, considerando que su nombre era muy largo y de momento innecesario, si es que el joven sabía algo sobre la historia de polaris o la organización militar de Alduín, darle su apellido seguro habría sido desastroso para este primer encuentro.


.


Sebastian Pointe Du Lac
Boina:Liberales

Boina:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

Plasm-ATK-40:
PAPELEO
ATK 40
Plasm-ATK-40:
MIEDO
ATK 40
Plasm-ATK-50:
MUNDO EN LLAMAS
ATK 50

Plasm-ATK-50:
BONELESS
ATK 50

VALIJA :
Mostrar:

Rifle-ATK-50:
CORTADORA
ATK:52
Rifle de titanio
Balas:10



Argones : 1760
Salud : 105pts._
Constitución : 20pts._
Empleo : Químico de Alimentos_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Claude Rotterdam el Mar Ene 22, 2013 9:32 pm

Pues eso era todo. Al menos en esos momentos estaba limitado a la observación de ese particular individuo que tenía en frente. En general parecía muy diferente al resto de las personas que conocía. A penas lo había escuchado, pero podía afirmar eso con completa certeza. No dejaba de parecerle interesante ese hecho, pero al oír la respuesta de aquel desconocido rió bajo, divertido y algo sorprendido.

- Eres extraño – respondió al escuchar esa frase, nunca lo habían llamado encantador de esa manera. Había sido dicha con la misma tranquilidad que el otro había ocupado, sin que aparecieran segundas intenciones en su tono o mirada. Si, estaba muy atento a su manera de mirar y a las cosas que decía… bueno quizás más atento a las cosas que no día, hasta que invariantemente se llegó al tema de la guerra. Aquel individuo hablaba con elocuencia, de un modo casi poético… en verdad parecía que cada frase de aquel individuo de cabello negro contenía algo de poesía – descuida – se encogió de hombros como le era habitual mientras le restaba importancia – en tiempos como los que acontecen es prácticamente no hablar en absoluto de la guerra. – su mirada tenía ese toque brevemente vació, él mismo había visto sus efectos desde temprana edad. La conocía como esa sombra que seguiría a Polaris invariantemente durante mucho tiempo.

Así el silencio se alargó unos cuantos segundos luego de que realizara su pedido, como si un dedo se hubiera encontrado sobre sus labios haciéndolo aguardar. Allí nuevamente en esa original manera de desearle ánimos volvía a aparecer la lírica, esa tan propia de él. Fue solo en ese instante que dejo de observar a su interlocutor, para mirar hacia arriba para ver a Charles tomar el pedido. Ambos habían llegado prácticamente al mismo tiempo al bar para trabajar de meseros, pero desde entonces las cosas habían cambiado y por lo que entendía el exótico joven, no era bien visto que cenara con los clientes… bueno ni modo. No iba a desaprovechar una cena por lo que otros pensaran, menos una cena que aseguraba conllevar realmente una buena charla. Bueno eso creía incluso después de que su saludo fue transformado en ese gesto tan galante. De modo alguno iba a ocultar su sorpresa. Aunque no por eso dejaba de prestar atención al saludo del excéntrico individuo.

- Pues no puedo asegurar eso de momento Sebastian – respondió sonriendo un poco, con ese toque de riza que se encontraba a flor de labios, pero contenía cuidadosamente. – Lo que sí puedo decirte es que claramente eres todo un playboy – agregó apoyándose mejor en el respaldo de su silla de manera relajada. – Antes hablaste de… evolución… -comentó mirando brevemente a su alrededor – yo no sé si todo esto nos llevara a evolucionar… y no creo que la gente antes lo fuera demasiado para terminar huyendo como lo hizo… pero creo que traerá un cambio. – agregó observándolo con mayor profundidad, no era como antes que veía su apariencia o las intenciones en sus palabras. Ahora buscaba encontrar las creencias del otro, ese núcleo que definía tanto a una persona. Eso hasta que se dio cuenta de lo que estaba haciendo y su mirada seria volvió a una relajada y sonriente – Lo siento… creo que querías hablar de música y no de consecuencias bélicas.



Claude Rotterdam
Rojo:Liberales

Rojo:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10

VALIJA :
Mostrar:
Daga-ATK-10:
Sierra
ATK:5
Daga de Hierro


Argones : 176
Salud : 65pts._
Constitución : 2pts._
Empleo : Personal de Servicio:Musico_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Sebastian Pointe Du Lac el Miér Ene 23, 2013 11:38 pm

Desde luego las personas de Alduín no estaban acostumbrados a los buenos modales ni a las buenas intenciones, las personas en Alduín y Somnium solo pensaban en sobrevivir… el Yo imperaba sobre todos y por ende parecía extraño que alguien halagara la vida exótica que tenía frente a sus ojos, una figura que despertaba deseo y un look que despertaba admiración y curiosidad, en comparación a su pinta de cuervo, el chico era lo más hermoso que había visto en ese Bar esa noche, no solo era un artista, aún veía en él esa chispa que poco a poco se perdía consumida en el dolor y el odio que la guerra provocaba y era esa misma razón por la que había querido dejar el tema de lado ya que de inmediato notó el gesto del chico que aunque decía “descuida” su mirada viajaba al pasado hacia la fuente de su pena y de aquellos sentimientos tan intensos, la guerra.

La palabra “imposible” no está en mi vocabulario, Cherí… así que haré lo posible por evitar el tema, eso lo veo a diario pero no todos los días tengo la oportunidad de estar ante alguien tan eminente y hermoso, por favor…- Le había hecho una pequeña indicación para que pidiera y qué alivio había sido deshacerse del camarero, no había nada más molesto que el sabor de la Envidia en el aire, aún cuando él mismo llegaba a sentirla por el joven que tenía delante, alguien que había elegido el arte antes de la guerra, una lucha más justa y hermosa que poco a poco se iba perdiendo. El silencio volvió a reinar luego de haberse presentado como la persona más sincera y sinceramente le pareció muy coherente la respuesta de su acompañante cosa que le hizo gracia haciéndole reir un poco, pero nada comparado con lo que diría a continuación.- Ach so… ¿Eso crees?... Quizá debería intentarlo alguna vez… ¿Voluntario, Cherí?.- Movía sus manos mientras hablaba y había puesto su palma extendida hacia Claude como si fuera a sacarlo a bailar .

Sin embargo el gesto volvió con el mismo ritmo con el que salió cuando Claude dio su punto de vista y una gatuna sonrisa se formó en su rostro mientras cruzaba una pierna, esperando a que su acompañante acabara de comentar aquello que había salido ahora un tema curioso y el cual Sebastian había documentado en los libros de historia de su padre.- Descuida, Cherí… realmente no puedo hablar de música ya que conozco solo artistas y canciones… y en cuanto a lo que tu dices, me consta que “esto” como tal nunca llevará a una evolución, un cambio si, pero… está más que claro que todos los organismos, especialmente los seres humanos, encuentran el camino y la solución llegando a las últimas consecuencias, solo entonces se habla de un progreso o lo superan o mueren y aún esa muerte se convierte en evolución ya que alguien más saldrá beneficiado de ella de una u otra forma. Esta guerra es solo un desdichado principio, pero claro… pudiendo hacer las cosas tan simples hablando todo el mundo prefiere usar la fuerza… pero recuerda, tú, bello músico, las palabras siempre serán más fuertes..-

El mesero se acercó a dejar la primer comida del castaño y Sebastian además, le pidió que sirviera la copa del castaño para que pudieran beber juntos.


.


Sebastian Pointe Du Lac
Boina:Liberales

Boina:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

Plasm-ATK-40:
PAPELEO
ATK 40
Plasm-ATK-40:
MIEDO
ATK 40
Plasm-ATK-50:
MUNDO EN LLAMAS
ATK 50

Plasm-ATK-50:
BONELESS
ATK 50

VALIJA :
Mostrar:

Rifle-ATK-50:
CORTADORA
ATK:52
Rifle de titanio
Balas:10



Argones : 1760
Salud : 105pts._
Constitución : 20pts._
Empleo : Químico de Alimentos_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Claude Rotterdam el Jue Ene 24, 2013 11:08 pm

Había momentos en particular que el joven castaño podía olvidarse de la guerra. Eran momentos exiguos y pasajeros. Tan ricos e importantes. A veces cuando componía alguna melodía llegaba hacerlo, se abstraía del mundo entero dejándolo fuera. O también le había ocurrido en momentos de gran tristeza, como en la muerte de su abuelo. Pero curiosamente, jamás había pasado un momento humanamente agradable donde se olvidara de ella. Donde fuera que estuviera siempre escuchaba comentarios y noticias, opiniones y debates. Pero en esos momentos, desde que ese atractivo pelinegro mencionó su intención parecía que realmente sería posible esa omisión.

- ¿Eminente? – preguntó con una expresión de asombro, la otra palabra que había usado para describirlo ni siquiera la había degustado, ese adjetivo lo había dejado en cierto sentido impresionado. Trataba de notar si había algún indicio que sugiriera que estaba tratando de exagerar – Me voy a empezar a sentir importante, – señaló mientras cruzaba sus piernas bajo la mesa, enganchando un tobillo con el opuesto – como aquellas personas de las que hablan los panfletos que vuelan en Alduin. – Seguramente otras personas lo verían de una manera equivocada, no era vanagloria. Solamente veía como esas bromas lo distendían, cosa que agradecía luego de un momento de oculto pesar, casi creía que el encantó del pensador lo había distinguido. De ese modo al dar su respuesta obtuvo una de regreso, una que no se hubiera esperado. Su riza salió franca, con ese toque cristalino y alegre genuino. Le gustaba el modo en que el otro individuo también lo hacía, era un tono agradable, si los sonidos fueran traducidos en colores, la risa de aquel individuo sería de rojo vibrante. – Si no fuera porque no creo que sea así, diría que estas tratando de seducirme Sebastian – eso era curioso y de alguna manera agradable. Allí estaban charlando, sin que dejara pasar la impresión de lo intenso y atractivo del misterioso poeta.

Sin embargo, allí no estaba el burdo deseo sexual, la búsqueda de una conquista indiferente. De verdad parecía un encuentro sincero. Y ahí estaba la clave de lo interesante que le estaba resultando esa reunión que llevaba tan poco tiempo, simplemente trascendía a muchas cosas y estaban siendo genuinos. Había un atractivo puro que envolvía el momento y no evitaría darle todo el merito a aquel individuo. Pero no todo tenía por qué ser rizas también habían tocado un tema que trascendía la guerra… iba más allá de los asuntos políticos o mundanos. Así que asintió cuando escuchó que no era su afán hablar de música, sino que intereso en retomar aquel otro tema.

- Cuando dices de esa manera suena como si las personas estuvieran todas conectadas. – lo pensó un instante y una mueca similar a una sonrisa se quedó – Aunque si… para bien o para mal… nos afecta lo que decidió una persona hace más de treinta años… pero en ese caso no todos influyen en los cambios y la evolución con la misma magnitud – trataba de ir aclarando, ya pasado el punto de la incógnita deseaba saber más acerca de ese pensamiento, más allá de la comprensión mutua, había cierta hambre de ese conocimiento. Pero allí había existido algo que le daba dudas – pero las palabras son más fuertes en la filosofía o incluso en los pensamientos que trasciendan a otros, pero en el momento particular y de corto plazo… en la propia individualidad no siempre será lo más fuerte - respiró profundo antes de proseguir, pero en ese momento había llegado Charles con la entrada de la cena, y asintió en agradecimiento por la copa – a tu salud mi estimado benefactor de esta velada – le sonrió alzándola ligeramente en dirección al pelinegro. – por la libertad de conciencia… por las cosas que cambian y aquellas que avanzan – brindó esperando a ver si Sebastian proponía algo más antes de beber y comenzar a comer. – Quizás no es asunto mío… ¿pero de verdad no deseas comer?- preguntó curioso antes de sonreír – si solo me ves comer no voy a poder imaginarme que eres como los vampiros que salen en las novelas.

Lo quedó observando, preguntándose su mente inquieta si nunca antes lo había visto. No porque realmente se pusiera a pensar en algo tan fantasioso.



Claude Rotterdam
Rojo:Liberales

Rojo:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10

VALIJA :
Mostrar:
Daga-ATK-10:
Sierra
ATK:5
Daga de Hierro


Argones : 176
Salud : 65pts._
Constitución : 2pts._
Empleo : Personal de Servicio:Musico_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Sebastian Pointe Du Lac el Vie Ene 25, 2013 11:06 pm

Así es, Eminente…- Respondió con calma volviendo a observar todas las reacciones del chico, y por lo visto fue demasiado el asombro que la simple mención del adjetivo provocó en el castaño y no pudo haber un mejor adjetivo aún cuando el otro no lo creía, cosa que hizo que sonriera con cierta suficiencia.- ¿Y por qué no, mon Cher?... Todos deberían saber lo importantes que realmente son… no dejes que el mundo te ponga una matrícula como a todos, cada uno es más allá de un número.- Pero al final simplemente hizo un pequeño ademán al escuchar eso de los panfletos, no tenía nada que ver ya que eran cosas muy diferentes. Pero no entraría en esos detalles ahora pues sería volver al tema de la guerra y había dicho que haría lo posible por evitar el tema y era un hombre de palabra.

Enarcó ligeramente una ceja mientras sus ojos aún escrutaban con gusto a su acompañante, esa figura, ese presencia era bastante agradable ¿Por qué no lo había visto antes? Quizá el estar muy metido en trabajos, planes y plantas había hecho que olvidara que aún existían hermosas e interesantes personas lejos del natural hábitat en el que trabajaba.- Ohm… Bueno, eso puede pasar… siendo que es siempre una cosa la que lleva a la otra, supongo que todo dependerá del cristal con que lo mires, Mon Cher .- Los ademanes con sus manos seguían apareciendo como si el pelinegro hablara con su cuerpo entero y no solo con su boca y sus palabras aún así, su rostro se mantenía afable y tranquilo sin que apartara por más de un par de segundos la vista del chico.

En realidad, es así… todos estamos conectados, con todo… aún con las cosas aparentemente inanimadas… es algo simple de entender cuando te das cuénta de que todo es una misma cosa..- La plática se iba volviendo muy envolvente y se iba enamorando de ella ya que no hablaban de la guerra como tal y aún así era un tema bastante profundo, y los temas profundos para él tenían mucho mayor significado que una superficialidad como la guerra que ya era más un buen pretexto que una causa.- [color:68e2= Crimson] Ah, pero influyen… eso es lo importante, verás… la gente siempre dice que “la intención es lo que cuenta”.- Hizo la señal de comillas con sus manos.- Pero no es así, realmente son los resultados finales los que cuentan y el echo de que logres influir poco aún cuando tu intención era hacerlo mucho ya es algo que se debe considerar… nunca, pero nunca hay que menospreciar un solo esfuerzo pues si todos hicieran un pequeño esfuerzo por cambiar la realidad en la que vivimos sin duda ya habría cambiado hace mucho tiempo..

Sin duda esas charlas lo emocionaban, le encantaba ese compartir de puntos que daban pie en los bares, inclusive un histórico como el Molotov, solo que esta vez lejos de inducir a alguien a unirse a su causa, solo quería conocer un poco más al chico… y muy en el fondo lucirse un poco delante de él ¿Qué más podía ofrecerle a semejante músico? Solo su persona pues creía que ni así alcanzaría el valor que habían tenido dichas melodías.- Salúd….- Murmuró levantando también la copa y bebiendo de ella con refinados movimientos hasta escuchar su pregunta y negar un poco y volver a reir con esa risa sincera y cristalina.- Oh no, mon Cher… aún no voy a beber tu sangre, me alimenté antes de venir aquí ya que prefiero comer en casa por razones personales, pero descuida… tu cuello está a salvo de mis colmillos..- Sonrió con encanto aunque no mostró sus dientes de los cuales ningún canino sobresalía, solo que no era la primera vez que le comparaban con un ser de la noche.- Así que por favor, ten buen provecho.


.


Sebastian Pointe Du Lac
Boina:Liberales

Boina:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

Plasm-ATK-40:
PAPELEO
ATK 40
Plasm-ATK-40:
MIEDO
ATK 40
Plasm-ATK-50:
MUNDO EN LLAMAS
ATK 50

Plasm-ATK-50:
BONELESS
ATK 50

VALIJA :
Mostrar:

Rifle-ATK-50:
CORTADORA
ATK:52
Rifle de titanio
Balas:10



Argones : 1760
Salud : 105pts._
Constitución : 20pts._
Empleo : Químico de Alimentos_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Claude Rotterdam el Dom Ene 27, 2013 8:08 pm

Una cosa era ser admirado, otra ser elogiado, pero llegar a ser tratado de esa manera con una voz tan terriblemente sincera le hacía sentir una sorpresa tan genuinamente grande. Lo observó un segundo, creyendo que quizás eso solo había sido parte de un hiperbólico modo de hablar. Por un segundo le había dado el esquinazo a lo que le había dicho, saliéndose del tema por un segundo. Pero claro, no podía evitar darle vueltas a lo que acababa de escuchar.

- Eso sonó como si todas las personas fueran increíblemente importantes, – señaló y trató de aclarar. Se sentía profundamente impresionado por aquello. Si bien desde un principio aquel misterioso individuo le había llamado la atención, pero con esto se sentía maravillado de un modo diferente. ¿Sería realmente lo que él había querido decir? No lo sabía, no quería idealizar una imagen, deseaba conocer bien – aunque es muy difícil que la opinión de otros no afecte a una persona. – Murmuró apoyando su codo en la mesa, para luego apoyar su mentón en su puño, como si fuera un “pensador” de una época distinta e imposible de precisar – Bueno supongo que todo esto es parte de lo complicado de la vida y de su belleza – comentó de manera vaga, dejando un poco eso allí, algunos pensamientos complicados habían aparecido. Deseos, anhelos y frustraciones que aún no sabía cómo manejar y como debía descubrir su camino en ese mundo.

Era increíble que con esa vida de nómade que había tenido prácticamente, aun existieran personas que lo sorprendieran. Había conocido a una gran cantidad de personas en Alduin durante esos años, pasando diferente cantidad de tiempo en una u otra zona. Hasta ese día no había visto a Sebastian, pero se sentía tan cómodo ya, de modo que no lograba con otras personas que hubiera conocido más tiempo que le tenía un poco incrédulo. Porque, por sobre todo, estimulaban a un actuar natural, no necesitaba de actitudes cínicas o que trataran de caer en gracia, simplemente estaba siendo él. Esa respuesta a lo de la seducción le hizo reír – Vaya… no me esperaba esa respuesta… digo… no actúas como si esa fuera tu intención – respondió mirándolo fijo a los ojos. Trataba de no despegarse de ellos, de no distraerse con los movimientos accesorios que parecían tan seductores.

Pero era increíble, todo en ese individuo era atrayente. Bastaba con hablar un poco para traspasar la primera impresión. Había algo tan llamativo en él. Así que asintió de nuevo, imaginándose lo que significaban esas palabras. – Como si todos fuéramos parte de una sinfonía – respondió desde su punto de vista musical, con lo que una sonrisa amarga apareció – Aunque si lo vemos así… incluso “ellos” – mencionó la palabra con tal desprecio bajo, que su susurró había parecido más intenso y violento que un grito – son necesarios. – suspiró un segundo guardando silencio al darse cuenta de lo que estaba haciendo y volvió a sonreír, casi despreocupado – creo que lo he entendido mal. – Su actitud volvía a ser calmada, aunque su pasional naturaleza había estado a punto de estallar solo por un comentario que él mismo había realizado. Por eso era mejor seguir esa nueva línea, como si fuera un puente de estabilidad que Sebastian le estaba dando – pero… ¿tú crees que es porque no quieran hacer un cambio o por qué no saben cómo hacer uno? – le preguntó, sintiéndose bastante tocado por eso. Eso era lo que sentía, como podía hacer para colaborar con algo por el futuro al que deseaba llegar, un futuro para todas las personas.

Hacía tanto tiempo que pensaba en lo que deseaba. Su camino aun no estaba definido, solo sobrevivía el día a día sin un sentido. Solo se encontraba y conocía a nuevas personas. Eso lo frustraba bastante, pues sentía que no tenía un sentido para lo que hacía. Era desagradable esa sensación de egoísmo e inutilidad. Aquella idea había dejado otra dando vueltas mientras comía. Aquel misterioso individuo lo había halagado mucho hasta ese momento, pero podría llegar a cambiar de opinión con esa parte de su verdad. El brindis había sido dado paso nuevamente a esa encantadora riza por un comentario, sin que la propia dejara de acompañarla. Solo eso había bastando para sentirse mucho mejor.

- Ufff… gracias por aclarar y puntualizar la palabra “aun”, como si fueras a beber mi sangre después. – Lo miró y sonrió divertido, su imaginación le hacía ver casi la escena que le dejaba una especie de sonrojo por la escena, pero gracias a la penumbra de la mesa, algo tan sutil pasaría desapercibido. Esa sonrisa que veía completaba demasiado bien el cuadro, así que antes de llegar a ponerse nervioso, era mejor romper la burbuja. – Pero creo que das a la imagen muy bien… - apuntó con tranquilidad antes de probar un poco de esa entrada que le habían llevado – No solo por la ropa negra o por que seas de piel blanca. Va más en la conjugación de tu atractivo, el halo de misterio que te rodea, la elegancia de tus palabras y el modo en que te expresas. La profundidad de tus pensamientos y la sensibilidad que se percibe bajo ellos – completó con la mayor simplicidad. Había dado una descripción de cómo lo veía en esos momentos, sin darse cuenta de que había un toque de admiración que se colaba entre sus labios, una especie de nueva fascinación que había surgido de modo fulminante – Por todo eso creo que representarías bien la imagen… - se encogió de hombros un segundo, aunque su sonrisa seguía presente.

De modo inconsciente había un brillo de coquetería en sus ojos de avellana. Solo que no todo podía ser tan tranquilo y una mirada fría como el hielo se sintió en su espalda, de modo que observó a cierta distancia a Charles, que los miraba con una agria expresión a ambos. Había sido algo tan increíblemente obvio que dudaba que el poeta no lo notara. Por lo que le sonrió con algo de desgana. Le dio vuelta un poco con su tenedor a la comida antes de beber un poco de vino. – siento ese... bueno ese raro comportamiento – rodó los ojos como si realmente ya no pudiera creer que eso pasara – creo que malentiende todo.



Claude Rotterdam
Rojo:Liberales

Rojo:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10

VALIJA :
Mostrar:
Daga-ATK-10:
Sierra
ATK:5
Daga de Hierro


Argones : 176
Salud : 65pts._
Constitución : 2pts._
Empleo : Personal de Servicio:Musico_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Sebastian Pointe Du Lac el Miér Ene 30, 2013 1:44 am

Y lo son, mon cher… solo que esta sociedad está acostumbrada a matricularse… para cualquiera aquí está bien ver un cadáver o saber de una muerte… ya nadie se alegra por un nacimiento ni nadie lamenta una muerte, la vida está infravalorada…. Si todos supieran lo importantes que son dejarían de hacer tantas tonterías..- Y con tonterías se refería a la guerra, a aquellos vagos zombificados de Somnium y a todos los que creían que portar un arma te hacía superior en vida a los demás… todos eran humanos, todos estaban hechos de lo mismo, polvo de estrellas y si uno era importante todos lo eran, ni más ni menos.- Exactamente… es lo hermoso de la vida… nuestro camino a un mejor estado, pero mientras todos tarden tanto en entenderlo no se molestan en apreciarlo, algún día se darán cuenta de que es más importante tener una lechuga en la boca que una pistola en los pantalones.

Volvió a sonreir ladeado y se acomodó igual que él en pose de pensador.- Puede ser que sea una maldición sobre mi persona, ya que no es la primera vez que me lo dicen… aunque por ti, podría cambiar mis intensiones después… de momento solo tu compañía me basta… insisto, Claude… No puedo creer que no haya conocido a alguien como tú antes… un músico tan hermoso por dentro y por fuera… viviendo en una realidad abstracta por dentro y por fuera… es como encontrar la aguja en el pajar… y no saber que hacer con la satisfacción..- Notando que el chico buscaba su mirada sin dudarlo clavó la propia en la de él siguiendo cada pequeño detalle y movimiento como si leyera a través de sus ojos cada pensamiento y emoción y no pudiera evitar el sentirse halagado por lo que esas expresiones las cuales, naturales, le daban a entender mucho de lo que el chico pensaba de él y sentía en esos momentos… era algo bueno, sin duda.

Acabas de descubrir una verdad maravillosa… y así és… ellos son tan necesarios como nosotros… siempre hay dos partes… arriba, abajo. Blanco, negro. Izquierda, derecha… no hay uno sin el otro y si ellos no existieran posiblemente tú y yo no nos hubiéramos conocido en este lugar… Por cual sin duda les agradezco profundamente el existir..- Le guiñó ligeramente el ojo y dejó la pose de pensador de Claude para tomar su coba y vaciarla en un elegante movimiento hacia sus labios, degustando lentamente el vino sin haber perdido los ojos de su acompañante por mucho tiempo aún cuando notó la tensión y la ira en su mirada… oh, que hoguera tan hermosa y cálida, casi le provocaba querer abrazarlo y quemarse los labios con esa boca tan sensual, pero desde luego se reprimía… el chico era especial no solo un cuerpo para saciarse esa noche… por así decirlo. Por otro lado no dijo nada después, no, no había entendido mal pero no iba a contradecirlo ya que si lo hacía era probable que la cena acabara y tenía aún muchas ganas de seguir con ello.- Por que tienen miedo a hacer uno… ellos viven en un punto cómodo… Malkav les da todo lo que necesitan… a cambio les pide su libertad… entonces, duermes caliente, comes bien, no corres peligro y eres constantemente protegido… andas en la calle sin que te asalten o intenten abusarte pero no puedes opinar al respecto… ¿lo peor? No es eso, sino que anulan a las personas… cuando le das a alguien todo lo que necesita no dejas que desarrolle su mejor potencial… la gente no sabe lo que es sobrevivir, por eso las reservas de Zarguet caén como troncos en el campo de batalla, no saben lo que es luchar por su vida ya que no tienen necesidad de hacerlo.- De nuevo ahí estaba emocionándose con sus ideas y moviendo sus manos mientras hablaba parsimoniosamente sin dejar de mirar a su acompañante, de hecho podría mirarlo toda la noche y dormido.

Ahora fue su turno de ser halagado y se apoyó en sus codos para dejar su mentón sobre el dorso de sus manos.- Debo pensar que te gusta lo que ves, mon cour… Pero como sabes los vampiros son monstruos, podrías estar cenando con un monstruo y aún así te miras tan tranquilo….- Hizo una pequeña reverencia.- Aún así… un placer para mi haber llamado tu atención de esa manera… y no te preocupes, el monstruo no te hará daño ya que el monstruo adora lo que eres… sería ilógico..- Y como si le golpearan el rostro giró suavemente el cuello para apreciar la mirada del otro chico, se recargó en su respaldo y cruzó la pierna como todo un noble antes de volver la mirada a Clade, por un momento se había apagado pero no se notaría nada en su semblante de por si fantasmal.- ¿Es tu novio?... Si es así, mis disculpas por haber causado problemas… no era mi intención… solo deseaba conocerte.


.


Sebastian Pointe Du Lac
Boina:Liberales

Boina:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

Plasm-ATK-40:
PAPELEO
ATK 40
Plasm-ATK-40:
MIEDO
ATK 40
Plasm-ATK-50:
MUNDO EN LLAMAS
ATK 50

Plasm-ATK-50:
BONELESS
ATK 50

VALIJA :
Mostrar:

Rifle-ATK-50:
CORTADORA
ATK:52
Rifle de titanio
Balas:10



Argones : 1760
Salud : 105pts._
Constitución : 20pts._
Empleo : Químico de Alimentos_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Claude Rotterdam el Miér Ene 30, 2013 11:25 pm

No podía dejar de observarlo con semblante pensativo. Lo que decía tenía mucha razón, más allá de que creyera que habían otros motivos. Los que veía, los que le dolían, con los que a veces trataba de comulgar en situaciones difíciles.

- Es lo lamentable… ha habido tantos muertos que a menos que sea de alguien cercano las personas actúan como si estuvieran anestesiadas… - Lo pensaba, quizás era lo mismo con él. Después de la muerte de su abuelo ¿había sentido la muerte de alguien más? Parecía que después del corte de ese único lazo familiar ya no podía sentirlo. ¿Estaría tratando de dejar de sentir para sobrevivir al ruin contexto? Sería una paradoja, haber creado ese agujero en su alma para sobrevivir si en las ocasiones que no tocaba música u ocurría algo que le llamara verdaderamente la atención no se sentía completamente vivo. – Creo que en el fondo para todos nos es más fácil dejar de pensar en el dolor de esas muertes ajenas para seguir caminando… aunque – al observarlo a los ojos se preguntaba hasta donde llegaría la capacidad de admiración de ese individuo, estaría tomando un riesgo - nos deje vacíos… Con un hambre que jamás podrá ser saciada… - luego e sus propias palabras veía la belleza de las ajenas y su sonrisa sutil bailaba en sus labios. Era extraño experimentar esa sonata de emociones en esos momentos, con solo una charla – Y si sirve para ir hacia un mejor estado creo que no es algo fácil, se cometen errores… – agrego con un gesto de su mano como si hiciera un circulo y lentamente se fuera ampliando – y entre más poder tenga una persona más grande serán sus errores porque es mayor su oportunidad de hacer algo bueno, creo…

En esos momentos se sentía tan desbordante. Era algo intenso lo que ocurría allí. Intelectualmente, emocionalmente también se sentía removido. Pero no se iba a ilusionar con otros sentidos que podrían ser más que interesantes. Tendría que estar ciego para pasar por alto el atractivo de ese benefactor nocturno. Para peor él mismo le daba esas pautas para pensar en más… así que no evitó quedarse mirando sus labios un segundo, pero desplazo sus orbes avellana en diagonal alejándole, riendo un poco al tiempo al ser llamado de esa manera. Era un fuerte remesón del que podría huir, siempre sabía cómo zafar de esas situaciones. ¿Pero lo quería?

- Bueno creo que exageras un poco- ni sabía ya a que dirección podrían guiar sus palabras, pero solo las dejaba fluir- solo soy otro tipo más tratando de sobrevivir… - le sonrió un poco más seguro – simplemente alguien más buscándose… la “vida”,- volvió a tomar de su copa, no tan refinado como Sebastian, pero allí estaba librándose de su sed – y… aunque dicen que la belleza esta en las cosas simples… no sé… - río un poco más, había llegado a su propia conclusión en ese pequeñísimo embrollo que se había metido él mismo – que la noche diga lo que deparara. En este momento no importan los futuros cambios de opinión… después de todo estamos disfrutando. Tu compañía y la mía.

Pero habían estado en un momento complejo para caer en seguida en otro. Esa mención no le gustaba. Tenía que ver demasiado con momentos difíciles, con una secuencia de acontecimientos. – Aunque ahí está lo triste del que “hubiera sido sí”, jamás sabremos si nos hubiéramos conocido si las cosas hubieran sido diferentes, si no hubieran adoptado esa extrema ideología controladora – se detuvo un segundo meditando más sus palabras- pero si tienes razón en que “nosotros” no nos hubiéramos conocido, en el caso de que la historia fuera diferente se podrían haber conocido “otras versiones de nosotros mismos”. - sonrió divertido por un segundo – esto suena muy complejo – negó haciendo rebotar sus dreadlocks, pero l divertido llegaba hasta allí, la idea de lo que pasaba con aquellos que no hacían cambios no había sido referido a ese grupo, pero al escuchar eso – Eso quiere decir… deja de vivir para sobrevivir… pufff… patético – estaba bien que él estuviera perdido y quizás incluso metido en su área de seguridad sin saber qué hacer, pero no apoyaba gente que matase gente inocente porque si. Aunque claro los revolucionarios tampoco eran santos.-Los conoces bien… y diría que casi te dan lastima… - iba descubriendo un aspecto inesperado, lo entendía no había desprecio por esos seguidores ciegos. Más era el despreció por esas cabezas tóxicas que tenían. Pero de todas formas, no era algo que sucediera muy a menudo, ese individuo de ojos penetrantes tuviera también esa faceta.

Era de algún modo fascinante todo lo que estaba conociéndolo en una sola charla y eso que aún no llegaba al postre, tenía la sensación de que era la punta del isberg. Con esa abrumadora sensación no pudo dejar de observarlo durante el tiempo que hablo de él, su manera tan relajado de escucharlo fue al tiempo uno sumamente atento. Casi le parecía que Sebastian no quería perder detalle de todo lo que estaba escuchando. Solo fue hasta el momento en que hablo que se sintió bastante sorprendido.

-Pues diré a mi favor que es difícil verte como un monstruo – el castaño hizo un gesto vago con su mano para señalarlo, sentía que esa fuerte mirada vería sus intensiones lo que lo podría poner nervioso, pero lejos de eso le otorgaban tranquilidad – alguien que hable de la vida con ese tono reverencial difícilmente puede ser un monstruo. – sus ojos se volvieron un segundo melancólicos y comprensivos, en esa ápoca las personas cargaban con pesares y cicatrices, la propia conciencia era un arma desalmada contra una persona. No sabía que lo había llevado a pensar en algo así de si mismo - hablas de un modo que lo único que puedo pensar es que eres todo menos un monstruo. Al menos no creo que caigas en mi definición de uno. – completó antes de beber de su copa.

Para alguien como Claude un monstruo era alguien sin conciencia, sin compasión o respeto absoluto de otras personas. Gente que se aprovecharía de los débiles sin importarles nada, porque simplemente son más débiles. Esas almas sin matiz ni color eran los monstruos. No alguien sensible como quien tenía en frente. Aunque tenía claro que no sabía qué tipo de vida había llevado para pensar así de sí mismo. Todos tenían cierta oscuridad con que cargar o en el caso del propio Claude, su vacío. Volvió a fijar su atención en su plato para comer un poco más de esa entrada, dentro de poco la acabaría y vendría el siguiente platillo… una nueva visita de esos ojos helados como dagas.

-Ahora tú estás confundiendo las cosas – dijo mirándolo con incredulidad, gesto que fue acompañado por una negación de su cabeza – es solo un compañero de trabajo… alguien con quien he sido amable algunas veces y al decir amable…. Me refiero solo a eso – aclaró de modo que no hubiera dudas o malos entendidos. Quizás él mismo lo había causado en la conversación que tenía con aquel chico que parecía todo un poeta – en realidad me disculpaba porque no es muy agradable que te miren… bueno… así – señaló de donde sentía esa fría mirada, no se había girado ni visto que Charles estuviera allí, pero estaba seguro de que lugar provenía – por conversar conmigo… pfuuu… - bufó cortó, como si un pequeño mohin hubiera quedado en sus labios, pero lo dejo pasar tan rápido como había llegado. Solo se quedo en silencio un segundo, no podía precisar de qué se trataba, pero por un segundo creyó que algo había cambiado en el otro. – Aunque es un poco curioso que hayas pensado que se trataba de mi novio… - dijo sintiendo que solo nombrar esa frase era algo inverosímil, pero quiso dejarlo estar, no arruinaría una buena cena y una buena conversación por algo sin importancia. – ¿Cuál es tu canción favorita? – fue un cambio radical, pero siendo músico no era extraño que tarde o temprano sacara algo relacionado con ese tema a relucir. Por lo general los gustos musicales de las personas estaban muy relacionados a su personalidad, así que se preguntaba qué tipo de melodías irían acorde a ese individuo. Se imaginaba algo clásico, pero lleno de fuerza, una sensualidad sutil y atrayente… podía equivocarse… pero lo dudaba bastante.



Claude Rotterdam
Rojo:Liberales

Rojo:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10

VALIJA :
Mostrar:
Daga-ATK-10:
Sierra
ATK:5
Daga de Hierro


Argones : 176
Salud : 65pts._
Constitución : 2pts._
Empleo : Personal de Servicio:Musico_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Sebastian Pointe Du Lac el Dom Feb 03, 2013 11:18 pm

Aparentemente su acompañante pudo entender de lo que hablaba y si no malinterpretaba esos gestos y esa mirada ligeramente inmersa en sus pensamientos ya había deducido que él mismo había caído en esa indiferencia a la perdida ya que si bien la perdida era parte de la vida aquellos que apreciaban la vida siempre sentirían algo por la muerte, fuera lo que fuera… desde el miedo hasta la admiración y lo dicho, la sociedad estaba anestesiada, no respondía al estímulo sino todo lo contrario.- Exactamente mon cher, pero aún la persona con más errores puede hacer algo muy bueno, lo mejor de hecho, te enseña con el ejemplo a no hacer lo mismo… por tanto… aún sus errores dejan algo bueno para los demás aunque nadie se fije en esa parte….- Esa charla seguía fluyendo, natural, hermosa como uno de los antiguos ríos extintos… realmente era encantadora esa filosofía, compartirla y aprender algo nuevo de las personas, de esa en específico.

No creo ser exagerado, Monsieur… verás, yo aprecio mucho a las personas que saben luchar por lo que quieren, que lo hacen y que sobreviven a los tiempos más difíciles… tu mirada lo dice todo, encendida, hermosa… algo simplemente excelso… no eres un zombie más de los miles que he visto, tú estás vivo y luchas por esa vida… eso es lo que te hace aún más hermoso.- Levantó la copa haciendo un asentimiento.- Salud entonces….- y se la llevó a los labios bebiendo suavemente aquél rojizo líquido hasta que no quedó ni una gota en la copa y su boca había saboreado gustosa y ávida de ese vino… por un momento llegó a preguntarse qué tipo de textura tendrían los labios de su acompañante, los miró levemente mientras saboreaba el vino pero volvió su mirada directo a los ojos de su acompañante volviéndose a poner sereno y calmando esos pensamientos que ya tendrían lugar en su propia intimidad.

Había abierto los labios para responder pero de inmediato su atención y su mirada viajaron a aquellos singulares cabellos que rebotaron ante dicha negación dejándolo ligeramente maravillado desconectado de la idea que tenía en la mente por unos instantes.- em… Bien… el hubiera realmente no existe como tal así que no le recomendaría desperdiciar su tiempo pensando en ello, siempre es más hermoso ver el ahora y agradecer porque lo tenemos, por eso se llama “presente” porque es un regalo… si usted siempre fija su atención en lo que hubiera sido jamás apreciará lo que es ahora… y si realmente quiere saber “¿Qué pasaría si…?” lo mejor es trabajar para averiguarlo… ese es el verdadero encanto del tiempo..- No le hubiera gustado usar esa palabra para describir a los habitantes de Zarguet, si bien calzaba con la mayoría seguían siendo personas, seguían siendo gentes con sueños reducidos a eso nada más, personas brillantes limitadas a vivir un estándar, bajó suavemente su mirada al mantél y se sirvió un poco más de vino repasando aquello rápidamente por su cabeza como si fuera una máquina de vapor.- No creo que sea correcto llamarlos patéticos, muy a pesar de que respeto tu opinión también ellos merecen respeto y hastia cierto punto compasión… no tienes que verlos precisamente como fracasados… muchos de ellos en realidad se ven como niños que tienen miedo a usar un crayón diferente al azul, niños que no quieren sufrir lo mismo que tu y yo y muchos de los que habitamos Aduín hemos sufrido… o revivirlo… los seres humanos por naturaleza rehuimos al dolor… es más fácil callar que aguantar el ardor de la batalla… no los exonero, sigue siendo responsabilidad de cada quien el camino de decide seguir, pero a veces hay más factores externos que fuerza de voluntad… .- Se calló un momento y movió ligeramente su copa- Mi guerra no es por el poder… no deseo controlar a las personas y convertirme en el siguiente “Reich” de Polaris… lucho por la libertad de las personas, lucho por que no haya más miedo ni injusticia… lucho por una ideología libre… quien lucha por poder solo encuentra el final de su existencia y un sufrimiento proporcional al poder que quiere poseer… ese no es el camino..- Se llevó la copa a los labios habiendo dicho demasiado y entrecerró un poco los ojos mientras la devolvía a la mesa.

Gracias….- No dijo más, se había abierto como un libro donde algunas páginas estaba aún arrancadas guardando su misterio pero ese no era el caso o la intención, el hecho era que se había abierto y el no ser visto como un monstruo enfermo y soñador solo lo hacía sentirse más tranquilo, quizá culpable por los planes que anidaban las sombras de su mente pero nada más.- Es un alivio escuchar eso de una criatura hermosa como tú..- Desvió suavemente la mirada a un lado y la volvió al escuchar que confundía la situación con Charles, lo escuchó paciente volviendo a mirar a aquél de frio mirar quien recibió la intimidante mirada del pelinegro, discreta y secreta gracias a la penumbra de su mesa, pero suficientemente pesada como para intimidar a un simple mesero.- No es tan curioso cuando eres capáz de percibir los sentimientos de otra gente… ese chico está enamorado de ti así como yo podría estarlo luego de esta noche… solo que quien realmente ama a una persona entiende que el ruiseñor es más bello cantando entre los árboles que apresado en una jaula..- Suspiró suavemente y volvió a beber de su copa al escuchar la pregunta del música.- The Ride Of the Vakyries… de Wagner, la obra es el anillo de los Nibelungos… Esa interpretación simplemente hace que mi sangre hierva y mi cuerpo vibre… sublime… fuerte y orquestal, casi épica….- No lo negaba… esa melodía la escuchaba en su mente cada que se sumía en la batalla y se transformaba en un sombrío asesino llameante, pero de momento solo contenía la sensación en su pecho, buscando calmarse.- ¿La tuya?


.


Sebastian Pointe Du Lac
Boina:Liberales

Boina:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

Plasm-ATK-40:
PAPELEO
ATK 40
Plasm-ATK-40:
MIEDO
ATK 40
Plasm-ATK-50:
MUNDO EN LLAMAS
ATK 50

Plasm-ATK-50:
BONELESS
ATK 50

VALIJA :
Mostrar:

Rifle-ATK-50:
CORTADORA
ATK:52
Rifle de titanio
Balas:10



Argones : 1760
Salud : 105pts._
Constitución : 20pts._
Empleo : Químico de Alimentos_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Claude Rotterdam el Lun Feb 04, 2013 9:25 pm

Con el pelinegro era tan fácil seguir charlando. Las palabras se desplazaban de modo que solo la espontaneidad era un gesto más común y fundamental como debería ser. No había conversado de ese modo desde hacía tanto tiempo atrás que prácticamente no se había dado cuenta de cuanto lo había extrañado.

- Eso es posible… - dijo en castaño juntando sus dedos un segundo, pero a continuación giró un poco el rostro para verlo, como si la duda se marcara en su rostro – pero creo que no son muchos los que toman esa lección. Supongo que son pocos los que crecen aprendiendo a evitar los errores de otros – su mirada era un poco triste, pero por un segundo al dirigirla a esos ojos oscuros había un brillo esperanzado. Era una pequeña flama que como una joya estaba oculta – Si pudiéramos aprender y poner las lecciones de la propia historia en marcha tantas cosas podrían ser evitadas… es cierto. Pero lograr que más personas se unan a esa idea es lo complejo. – suspiró. Se necesitaba más. Lo comprendía, de manera que la filosofía estaba clara, pero las acciones para llevar a cabo el cambio era el misterio. – Hay demasiado rencor… - la palabra salió como si se tratara de veneno. ¿Quién no tenía aunque fuera un poco de rencor en ese mundo en guerra?

Y allí estaba de nuevo el modo en que el pelinegro le hablaba de modo que se sentía avasallado. No eran palabas fatuas. A medida que hablaba con Sebastian podía ver lo sincero que era. Eso o es que aquel hombre era muy elocuente. Pero lo dudaba, tenía la sensación de que podría distinguir una mentira en esa voz. O quizás no creyera que él pudiera mentir… ya pensaba que era demasiado ingenuo. No importaba mucho. En ese instante le sonreía. – Tú ves belleza en la persistencia… o a mí modo de ver terquedad – rió un poco, le era inevitable bajar un poco el perfil a la situación, sino terminaría poniéndose nervioso y dejando que frases inadecuadas o torpes salieran de su boca. – Pero alguna vez lo fui… uno de esos zombies… - se había abierto en una etapa más de su historia, solo con una pista, no sabía si para desilusionarlo o…. bueno quería que lo viera como era. SI deseaba ver cómo era Sebastian para entenderlo y conocerlo, quería que ese interlocutor obtuviera lo mismo. De algún modo era compartir una fracción de su alma para que alguien más la viera. Ese pensamiento guardaba su mente mientras bebía de su vino, mientras saboreaba ese dulzón sabor frutal. Aquello removía algunos acordes dentro de si mismo, era una curiosa y nueva inspiración.

De modo que no pudo evitar reír bajo, si, él tenía razón, pensar en el “hubiera” muchas veces no servía más que para dejar una amarga sensación, pero su manera de exponerlo… le había dejado maravillado. Por un segundo había sentido que era el golpe de una campana, donde la sensación se extendía en brillantes vibraciones. – Sebastian… realmente creo que eres lo mejor entre un poeta y un forofo – señaló de manera que podía dejar esa sensación sublime salir – logras mostrar una luz en medio de una realidad que ya a todos nos parece triste y desesperada… es el mejor cambio que he sentido en mucho tiempo… - comentó mirando por un instante alrededor – Aquí se reúne todo tipo de personas y nunca me había visto… bueno con alguien que hablara de agradecer el presente… sino más bien luchar contra él para alcanzar un mejor mañana. – respiró profundo, como si tomara aire limpio y no esa mezcla de humo de cigarro y el aroma a comida.

Pero si alguna vez había creído que no se podría sorprender más… pues el castaño se había equivocado rotundamente. Su pasión le había llevado a expresarse de tal ruda manera que no había esperado lo que aconteció. Su mirada mostraba esa muda sorpresa. Algo que le remeció como un viento frío. Como si le fuera señalado un pecado, una desconsideración. Una misma muestra de que lo que había hecho no estaba bien y suspiró. – Me has vencido… - murmuró con una sonrisa triste – Habas con tal gentileza y compasión…. – su misma postura parecía haberse empequeñecido un par de centímetros en su silla. Si lo que había dicho había sido prejuzgado – Pero simplemente no puedo dejarlo pasar. Notar cómo se someten a algo así… o peor lo apoyan sin alzar la voz por miedo. –sus manos temblaron unos segundos y sus ojos parecieron apagados, evitando mirar al pelinegro. – No es que no vea lo que es el miedo o el dolor, pero… Simplemente ese modo de vivir es horrible y asfixiante… el nuestro es duro, complejo e implacable incluso, pero es un sacrificio propio… no cerramos los ojos de esa manera egoísta. – esa palabra había sido en especial fría, una que tenía forma de cicatriz en el alma. De modo que en ese momento casi como un grito desesperado sus orbes chocaron con las del poeta, había sido como un escalofrío - ¿tú sabes de lo que he sufrido? – preguntó con una sensación de pánico. Sus lejanas cicatrices habían quedado en secreto, las más impúdicas y horribles. Solo quería pensar que se había delatado en general, no que él hubiera sido testigo de algo.

Era preferente seguir hablando del poder. Despejar por un instante su mente, de los lejanos recuerdos. Hablar de poder, libertad e ideología de manera abstracta era más relajante. Así que asintió. De modo que Sebastian era un luchador, uno de esos guerreros que se arriesgaban por lo que llegaba a entender. – Pero creo que el punto de partida de la guerra que vivimos es… eso que alguien asumiera de manera inexorable el papel de Reich… por eso la gente se ha revelado. – Niega – no creo que tú luches por poder como has dicho… quien lo hace se traiciona a si o se autoengaña creo – comió los últimos trozos de su entrada – pero de un modo o de otro hay personas con más poder… personas que guían a otras y por ese hecho sus errores son aun más grandes. – No, por eso no servía él para la milicia revolucionaría, no sabía bien como guiar su vida, como intentar guiar a otros. No podría con esa responsabilidad.

De todos modos, en esa mesa se estaba llevando a cabo algo que rara vez se veía. La apertura de dos almas desconocidas. No de modo profundo. Esos dos individuos eran sumamente complejos. Con demasiadas capas y por lo visto ambos con distintos niveles de profundidad, con sus secretos, sus historias. Con una amalgama de experiencias tan distintas e intensas que conformaban a un par de raras criaturas que al encontrarse, inmersos en su diferencia tenían que compartirla de algún modo. Y al hacerlo se encontraban con una gran maravilla. – Tú y la belleza de la que tanto hablas… vas a hacer que tema a que solo veas una imagen de mí, – sonrió de medio lado, aunque ese pesar estaba. Era tratado con tal sublime deferencia, como si todos sus puntos oscuros no pudieran ser vistos, como si las cicatrices en esa alma no se encontraran y fuera solo una límpida luz – pero de todas formas no tienes de que agradecer.

Claude bebía un poco más de su copa, de modo lento. Había aprendido a disfrutar y alargar lo más posible todo aquello que recibiera, pues habían ocasiones en que no sabría cuando volvería a tener alimento o bebida que disfrutar. De modo que al estar la mirada de Sebastian en otro lado no se fijo en los matices que esta tenía. Solo cuando volvió a hablarle se quedó viendo esa mirada, ya a nivel que parecía preguntarse una infinidad de cosas. - ¿enamorado de mí? – negó con sus manos – eso no es posible… es que mira… yo no he cruzado muchas palabras con él… ¿cómo alguien se va a enamorar de alguien a quien ni conoce? – sus palabras sonaban atropelladas para terminar riendo un poco nervioso – Yo diría que me conoces tú más que él en realidad – comentó sin evitar quedar un poco rojo. Era imposible no hacerlo luego de esas palabras “como yo podría estarlo luego”, con una persona tan impactante y… magnifica. Pero prefería dejar eso de lado, sino un estúpido nerviosismo subiría por nada. Lamentablemente el sonrojo en su cara no bajaba tan rápido. En esos momentos Charles había ido a recoger su plato, pero ya su mirada no era solo fría… podía distinguir cierto rencor – gracias… - murmuró incómodo, pero regresó su mirada lo más rápido que pudo a Sebastian

Así que su manera de tratar de calmarse fue con su eterno refugio. La música. En esos momentos sentía que no había estado tan equivocado. Al escuchar esa respuesta asintió, bien hasta allí iba su idea, no le sería posible tocar esa canción para Sebastian en esos momentos. – Bueno yo no diría casi… es una obra magnífica… comprendo que te guste… es incluso intimidadora en algunos momentos – su sonrisa era una muestra… algo que guardaba un pequeño secreto, pero era el placer de ver como alguien se deleitaba de tal manera. Ya no podría evitar asociar al pelinegro con esa composición. – la mía… diría que son dos… dependiendo del día… himno a la alegría o claro de luna de Bethoveen. – comentó recargándose en su silla. – Pueden parecer extremos muy opuestos… pero… la belleza que posee cada una es… bueno creo que acorde para diferentes momentos… de alguna manera pienso en la noche y el día… - comentó sin saber cómo poner esa poesía en palabras, era una sensación que surgía desde el fondo de su pecho. – aunque… bueno hay otras canciones menos clásicas que también me gustan… - comentó sin notar que el mesero regresaba con el plato de fondo.

- El jefe dijo que luego de que comas este… fueras a tocar de nuevo – la voz de aquel alto chico era casi chirriante, mientras dejaba el plato y los cubiertos acomodados. Se había retirado sin esperar respuesta.



Claude Rotterdam
Rojo:Liberales

Rojo:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10

VALIJA :
Mostrar:
Daga-ATK-10:
Sierra
ATK:5
Daga de Hierro


Argones : 176
Salud : 65pts._
Constitución : 2pts._
Empleo : Personal de Servicio:Musico_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Sebastian Pointe Du Lac el Dom Feb 10, 2013 11:11 pm

Prefirió dejar de lado todo ese tema, si continuaba con el debate comenzaría a emocionarse más y quizá buscar colar e imponer su opinión, no de forma brusca e inquisitiva, pero sabía ser lo suficientemente persuasivo para lograrlo y ya con el hecho de haberle dado algo “nuevo” para pensar al castaño le bastaba. Así que se limitó a encogerse ligeramente de hombros.- Esa la maravilla de la evolución… poco a poco, mon cher..- ¡Aha! Habían dado en el clavo y eso lo hacía sentir demasiado felíz, tranquilo… lo suficiente como para dejar en paz ese tema aún cuando habló del rencor, era una cena demasiado agradable como para meterse en ese tema.

Es… importante ver lo bello en todas las cosas, sino la vida sería toda una pesadilla en vez de una belleza, no importa la guerra… la intención es disfrutar mientras dure, por ello esa persistencia me parece hermosa igual que tu..- Su mirada entornaba ávida a aquél chico y sin duda disfrutaba de todo lo que decía, claro, todos habían pasado por ello al menos segundos, minutos, inclusive él cuando pensó que ya no tenía nada hasta que aquel pilar en llamas le recordó lo valiosa que era la vida.- No importa, lo verdaderamente importante es que lograste cambiar… tomaste consciencia y te aferras ahora a tu vida, no haz dejado que la situación te maneje, tu la manejas a ella..- Le guiñó ligeramente un ojo y eso solo hacía que Sebastian apreciara más a ese chico de cabellos castaños quien había logrado renacer de ese estado tan deplorable por el que muchos aún pasaban no importaba el color de sus banderas, los zombies existían en más de una forma, no solo en Somnium.

Sonrió agradecido por la comparación e hizo un pequeño movimiento de mano como si le restara importancia al asunto, el era así nada más, no esperaba impresionar a nadie, solo ser agradable a todos, guardar sus pensamientos por momentos, los más íntimos eran solo para él a menos que decidiera compartirlos con alguien.- No creo que sea para tanto de verdad, pero agradezco la apreciación, solo que de verdad me gustaría ser algo tan hermoso como lo que dices o tú mismo eres..- Claude había seguido con los elogios ¿Por qué no aceptarlos? Al menos se tomaba la molestia de obviar esa imagen de monstruo que él mismo sentía de si.- Gracias, mon cher… en ese caso, me alegra haber hecho un pequeño cambio, por minúsculo que haya sido….- Desde luego, no importaba lo que pasara, ninguno de los dos podría mover aquello que habían dejado el uno del otro por el simple hecho de haberse conocido.

¿vencido? Eso le sorprendió bastante, por lo que se dedicó a escuchar pacientemente, sin perder detalle alguno de todas las acciones del castaño, el temblor en las manos, su mirada, todo, todo era un pequeño poema de ira e impotencia que conocía muy bién, él mismo había cantado aquella sonata hasta que tuvo la oportunidad de entender lo que pasaba en Zarguet, desde luego los diarios de su padre habían sido un buen comienzo sumado a toda su experiencia desde la pérdida de susodicho y su esposa.- No te precipites… no todos tienen la misma fortaleza o las mismas razones… date cuenta que muchos de los que aquí vivimos no tenemos a nadie más… algunas personas piensan en sus familias ¿qué importa si son títeres? Quienes aman están “a salvo”.- Hizo las comillas con sus dedos pues el lenguaje corporal del hombre seguía siendo significativo.- Otros más son viejos para pelear… o no pueden superar sus pérdidas en un ambiente tan ajetreado… no podemos juzgarlos a todos, desde luego es lo primero y más fácil… pero si escarbamos un poco en la mente de cada persona, podrías encontrar historias que te harían desear estar de su lado….- Su mirada era clara, sincera y casi recordaba a quienes había llegado a conocer así por la razón que fuera, un mundo enfermo y triste desde luego… aún así hermoso, pues esa misma tristeza lo impulsaba a arder por dentro como un gran sol cubierto de tinieblas.

Había escuchado la pregunta del chico y su expresión había sido clara, pero no dijo nada… no importaba el recorrido sino el resultado y eso que tenía enfrente era un hermoso resultado… aún con esa expresión de sufrimiento.- “Mientras más empinada es la montaña mayor es la recompensa”.- Pero eso lo había dicho en una mezcla de lenguas que podía ser interpretado a medias, aunque por no dejarlo con sensación de abandono estiró su mano para acariciar la de él como si le pidiera que guardara la calma… en este momento el sufrimiento no tenía cabida, solo estaban ellos dos y su mirada intensa y flameante como dos negros cristales pedía a gritos que lo entendiera por lo que no habló de poder, no quiso tocar más ideologías, estaba harto de eso.- Bueno, mon cher… una imagen dice más que mil palabras… y creeme que desde el fondo… veo mucho más que eso..- Y así era, esa penetrante mirada seguía fija en sus ojos a pesar de que su mano había soltado delicadamente la del castaño para no incomodarlo.- Así que dejame agradecer….

Sin embargo, al haber hecho su aparición el dichoso mesero la mirada de Sebastian con esa misma intensidad se transformó en algo tenebroso mientras observó al mesero que se retiró sin decir nada y volvía tranquilo hacia la mesa como si nunca hubiera descubierto a otro ser en su mirar.- Bueno, no creo que esté celoso por que tu comas y él no… por la forma en que nos mira, me evita y te mira a ti, diría que intenta llamar tu atención… quiere que lo veas y le preguntes cuál es el problema para tener una oportunidad de sincerarse sin verse precipitado y en ridículo… o algo así….- había hecho otro ademán de manos como si quisiera evaporar sus teorías en el aire y prefería escuchar acerca de su música mientras degustaba otro poco de vino, pero antes de poder hacer algo más el chico llegó a darle indicaciones al hermoso músico como si la conversación hubiera quedado algo sesgada.- Me encantará escucharte tocar… ya escuché una de tus favoritas si no me equivoco… ¿otra?.- Era una petición sincera y de cierta forma se ayudaba a mantener la calma y encarar él al mesero, no era su trabajo pero comenzaba a molestarle esa carga sentimental negativa.


.


Sebastian Pointe Du Lac
Boina:Liberales

Boina:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

Plasm-ATK-40:
PAPELEO
ATK 40
Plasm-ATK-40:
MIEDO
ATK 40
Plasm-ATK-50:
MUNDO EN LLAMAS
ATK 50

Plasm-ATK-50:
BONELESS
ATK 50

VALIJA :
Mostrar:

Rifle-ATK-50:
CORTADORA
ATK:52
Rifle de titanio
Balas:10



Argones : 1760
Salud : 105pts._
Constitución : 20pts._
Empleo : Químico de Alimentos_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Claude Rotterdam el Jue Feb 14, 2013 11:23 pm

El castaño había notado como Sebastian había pasado del tema de manera tranquila. Fue de manera prácticamente imperceptible, como un susurró en una habitación atestada de gente, donde aquello quedaría ligeramente inconcluso, pero no le desagradaba. En el fondo hablaban de tanto al tiempo que le hacía sentir una cálida emoción, pero tan intensa que deseaba abarcar mucho, como si esa fuera a ser la única ocasión en la que podría charlar con él. De modo que al dejar un tema inconcluso parecía como si hubiera una excusa para conversar en un nuevo momento. Aunque no sabía si eso sucedería, le gustaría en verdad. Así que dejo que aquello pasara como una briza para seguir con otros temas.

Solo que al escucharlo hablar de la belleza de ese modo tan abstracto y sublime le hacía sentir lejos de allí. Podía despejarse un poco de toda euforia que le rodease. Se quedó tamborileando los dedos – quizás… y es posible que muchos hayan perdido esa capacidad de apreciar lo hermoso que queda… o se aferren a ello con desesperación – comentó, pensando en que para muchos de los allí presente la poca belleza que tenían en su vida era alguien querido. Solo que en esos momentos esa mirada lo sorprendió… no podría explicarlo claramente, pero al escuchar ese reconocimiento se sintió abrumado y solo sonrió negando un poco – insisto en que me das mucho crédito – a pesar de que creía en verdad eso le hacía sentir bien, pero no podía desconocer varias cosas – tuve la ayuda en su momento y la situación… ufff… la situación no es algo que maneje o que me deje controlar, creo más bien que es como los ríos que habían en el planeta – había notado hacía bastante que Sebastian era una persona instruida seguro entendía de que estaba hablando – yo solo estoy sorteando los rápidos de la mejor manera que puedo, aunque no sé… bueno muy bien por donde me lleve mi navegación a ciegas. – pero pensaba en que le daba curiosidad algo… había descubierto bastante del pelinegro solo con escucharlo, pero allí surgía un tinte de curiosidad - ¿cómo funciona para ti? – preguntó bajando por un instante su mirada moviendo su tenedor en el plato, casi jugando con su comida como si hubiera hecho algo que quizás no debería de haber hecho.

Solo suspiró al escuchar esa otra frase, no lo había estado halagando para ganarse un favor o si deseara algo tras ello. Solo había dado su apreciación general, lo que él veía en esos momentos. Al menos al final aceptó lo que le decía, pero sentía que algo iba mal… algo que debía corregir – Pues te diré que la belleza esta en el ojo de quien ve. Es cierto que yo solo te conozco de este momento, es lo que me lleva a pensar que tú tienes esa luz cálida y amable. Tal vez no muchos la vean, por diferentes cosas, pero yo creo que lo que he visto mientras conversamos no puedo más que llamarlo “impresionante” – no conocía el contexto del pelinegro, pero deseaba que no tuviera esa manera de minimizarse – Es verdad que yo solo te conozco de esto y no he visto tus “facetas malas”, – sonrió un poco con los ojos alzados manteniendo su rostro inclinado hacia abajo lo que le daba un toque algo pícaro – pero tú tampoco conoces las mías.

Pero claro, esa especie de magnanimidad lo dejaba desconcertado. Se preguntaba todas las cosas que había visto aquel interlocutor misterioso. Solo una vocecilla en su interior le hizo temer por un segundo que Sebastian fuera un republicano, pero no había modo que uno de ellos se colara en Alduin. Era algo demasiado arriesgado y no tenía sentido. Al oír esas palabras, vio aquel punto. El poeta también estaba solo y sin familia. Allí había algo que le recordaba al pasado y negaba. – Es posible que sea así… digo mira entre la gente de la revolución hay algunos que han hecho cosas terribles más por egoísmo que otra cosa y todos somos distintos aquí- pensaba que de modo al otro extremo de la isla también podían ser distintos unos de otros. – es solo que… ese tipo de postura, bueno supongo que otra clase de debilidad. De esas que empujan a las personas a hacer cosas horribles. – comentó con un sinsabor, aun recordaba esos ojos de su pasado, ese terror y la espalda. Solo apretó un momento la copa, alejándose de allí. – A veces solo es difícil ver lo que es correcto… - comentó de modo que su voz sonaba con un tinte de dolor, claramente en esos momentos ya no quería hablar más de eso.

Claro que lo que escuchó lo dejo confundido, esa frase parecía dicho en idiomas extintos, cosa que en entendió a que iba, pero el toque en su mano llevó su mirada frente a la ajena. Lo que escuchó nuevamente fue algo que casi lo paralizo, pero se golpeo mentalmente por la tontería que había pensado. Cómo si en realidad el poeta pudiera leerle la mente. – vaya no digas eso que sentiré que deje mi alma al desnudo… - bromeó, aunque en parte era cierto. Había dejado varías cosas allí en esa mesa mientras comía. Solo que no había caído en cuenta hasta ese momento cuanto había sido. Así que tal vez… quizás solo tal vez le había entregado a Sebastian una imagen mucho más completa que lo que había hecho con el resto del mundo en esos momentos. – bueno en ese caso supongo que yo agradeceré el haberte conocido esta noche – sonrió encogiéndose brevemente de hombros. Sabía que su voz había sonado un poco más emocionada que lo que debía. Por lo general era gentil y distante. No compartía mucho de sí, aunque solía llevarse bien con la mayoría de las personas. Pero en Sebastian estaba descubriendo algo que le llamaba.

De ese mismo modo, había dejado que ese paréntesis incómodo solo se alejara. Trataba de aferrarse a la charla interesante y divertida que tenían. Aunque claro no podía simplemente aceptar que ese fuera el motivo de esa rabia, le parecía tan extraño, así que se encogió de hombros – pues puede ser envidia… - comentó pensando, en las cosas que había logrado. En ocasiones las personas no gustaban de ver que se quedaban estancadas mientras otras avanzaban. Eso le parecía mucho más lógico que el hecho de que Charles estuviera enamorado de él. Pero no le daría más vueltas al tema, ya se encargaría él mismo de eso. Así que se dedicó a obviar al mesero y compañero activamente.

Después de todo algo agradable no había que darlo por finalizado. Al menos no aún. Estaban hablando de música y sonrió de medio lado – Pues te diré que si te has equivocado, pero… - comentó con una media sonrisa mientras veía en su plato unos canelones y dar la mordida a uno, no estaría tan bueno como en otros lugares, pero no podía negar que le gustaba. – No he tocado ninguna de las dos, pero podría tocar una para ti si así lo quieres – le dijo con una media sonrisa, sabía que a la gente le gustaba escucharlo, más de alguna vez. Así que en esta ocasión lo miró con detenimiento mientras masticaba un trozo de comida dándole vueltas al asunto – supongo que a ti te gusta escucharme tocar música, como a mí me gusta apreciar tus pensamientos y escucharte hablar. – comentó con sinceridad, aunque no era eso lo único que le gustaba, pero no quería complicar más el momento. Si allí se sentía atraído, prefería ver como se daban las cosas por sí mismas. Después de todo lo que más deseaba era volver a hablar con él en el futuro, poder compartir con esa persona. Así que una idea paso por su mente, tan avasalladora y decisiva que se notó en su rostro por un segundo, pero trató de esfumar ese reflejo de inmediato – realmente te parezco tan… ¿interesante? – en el fondo, pasara lo que pasara a Claude le gustaría que alguien escuchara de su vida, que lo conociera. Nunca se sabía que podía suceder el día de mañana y dependiendo de esa respuesta podría ser… que a él se lo contara en algún momento.



Claude Rotterdam
Rojo:Liberales

Rojo:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10

VALIJA :
Mostrar:
Daga-ATK-10:
Sierra
ATK:5
Daga de Hierro


Argones : 176
Salud : 65pts._
Constitución : 2pts._
Empleo : Personal de Servicio:Musico_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Sebastian Pointe Du Lac el Sáb Feb 16, 2013 7:52 pm

Su mirada seguía incansable escrutando a aquél hermoso chico sin perder detalle alguno, sus reacciones, muecas, expresiones, inclusive la forma de comer, era como si el pelinegro fuera un escáner que iba más allá de lo físico pues desde luego creía que la razón de cada ademán, etc. No estaba solo en una reacción física, había desde luego algún sentimiento o pensamiento de fondo y eso era todo lo que tenía encantado al pelinegro que no dejaba de observar con interés a su querido acompañante al cual ya se sentía bastante cercano, tomándose claro la libertad de hacerlo ¿por qué no? Al menos él no le veía problema alguno, desgraciadamente sentía que había algo que no cuadraba en esa cercanía que acababa de formularse para con el chico.- Ciertamente, mon cher… yo prefiero aferrarme a ella, de otro modo habría muerto hace mucho tiempo por verlo todo tan horrible... Aunque no se si con desesperación, yo lo llamaría Esperanza..- Pero tuvo que obligarse a callar para escuchar a su acompañante hablar sobre aquello de la situación y vaya, para analogía que había hecho se sorprendía de que aún hubiera personas que recordaban los ríos de la tierra o al menos supieran de ellos… no pudo haber quedado más encantado hasta que vino esa pregunta.

Bueno… yo realmente me dejo guiar por las señales del universo… como por ejemplo, el haber venido a verte hoy, realmente me hacía falta conocer a una persona tan interesante pero no voy a negarte que cuando he de ir contra corriente no me detengo… aún cuando deba pagar las consecuencias… es algo a lo que siempre estoy dispuesto..- Se quedó mirando esa reacción ante la pregunta y agregó.- desde luego, todo va orientado hacia lo que me gustaría… aunque no siempre coincida con lo que debo..- Era algo complejo en ese asunto aún no sabía bien como explicarlo pero no le gustaría dejar alguna duda en ese joven que tenía delante no por ego, sino para evitar malos entendidos en un futuro.- Uhm… no se si me explico….- Admitió al final empujando sus labios de lado para esbozar una pequeña sonrisa mientras miraba al chico, al menos era sincero no lo sabía todo.

Impresionante, quizás… ya había aprendido a aceptar elogios y halagos por lo que esa sonrisa ladeada se hizo un poco más notoria.- En ese caso quizás deberíamos encontrarnos una segunda ocasión, en otro contexto… pero antes que nada, si aceptaras me gustaría poner una sola condición….- Se inclinó hacia adelante como si fuera tema serio, apoyando sus codos en la mesa y clavando su mirada fijamente en la del chico como si con esta fuera a paralizarlo y no dejarlo huir de aquella situación.- Quiero que seas tu mismo… y conocer lo bueno, lo malo… y lo que quieras contarme… Originalmente eres perfecto, no tienes por qué actuar algo que no por caerme bien… .- Volvió a su lugar apoyándose en el respaldo del asiento.- No me lo tomes a mal, pero han sido diversas situaciones así… y aunque me sirven para conocer una nueva faceta sobre las personas no terminan de atraerme, sino todo lo contrario..- Tomó su copa y volvió a darle un gran trago dejándola vacía, notando que ya casi se acababa la botella.
¿Y qué decir del siguiente tema? El lindo castaño había preferido cerrarlo de golpe y respetaría esa decisión aunque hubiera tenido la respuesta perfecta, mejor simplemente dejarlo así y se acabó.- Bueno, te diré que la mayoría de las personas creen que pueden ocultarse del mundo pero lo que más queremos ocultar siempre es lo más obvio, pero aquí no vi que ocultaras nada, has sido sincero y eso es de agradecer..- Y ante la respuesta de agradecimiento del otro volvió a servir la copa de ambos a modo de que la botella quedara vacía.- Permíteme… otro brindis por habernos conocido….- Levantó la copa en ademán de brindis y cuando hubo respuesta se la llevó a los labios besando la copa para hacer que el poco líquido que les quedaba durara mucho.

No lo se, Mon Cher… Podría ser sin duda… pero hasta que te sentaste aquí no se puso nada frio… no que yo lo notara..- Miró por última vez al dichoso Charles y regresó la mirada al castaño quien retomaba la música como charla, para su sorpresa se había equivocado cosa que le hizo sonreír con gracia, ya iban dos.- Ya veo… debo haberme confundido, tu eres aturdidor así que podría culparte.- Murmuró mientras volvía a escuchar a Claude oh, que noche tan fructífera aquella.- Bueno, mon cher… realmente me agradaría escucharla y en efecto, me pareces tremendamente interesante, si no fuera así no me hubiera molestado en venir a verte..- Eso era todo, tan simple como eso.- Entonces ¿Tocarás para mi?


.


Sebastian Pointe Du Lac
Boina:Liberales

Boina:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

Plasm-ATK-40:
PAPELEO
ATK 40
Plasm-ATK-40:
MIEDO
ATK 40
Plasm-ATK-50:
MUNDO EN LLAMAS
ATK 50

Plasm-ATK-50:
BONELESS
ATK 50

VALIJA :
Mostrar:

Rifle-ATK-50:
CORTADORA
ATK:52
Rifle de titanio
Balas:10



Argones : 1760
Salud : 105pts._
Constitución : 20pts._
Empleo : Químico de Alimentos_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Claude Rotterdam el Dom Feb 17, 2013 4:22 pm

Podía sentir esos ojos sobre su figura, era algo tan intenso que no dejaba indiferente, pero sentía que no era como si lo juzgara. Allí había una atención completa y genuina. La que le hacía tomar la confianza de hacer lo mismo, seguir con ese empeño de conocer mejor a su interlocutor. Tenía esa fascinación que provocaba una sonrisa, solo escucharlo le parecía que descubría todo un mundo nuevo, uno que convivía con el suyo. Algo que le parecía increíble, pero también le hacía sentir un pequeño pesar. La idea de aferrarse a la belleza con esperanza era… era algo distinto. Curioso. Que hizo que una nube pasara por su mirada, al darse cuenta de un par de cosas – Eso es magnífico… digo… – se encogió de hombros desviando ligeramente la vista por un instante – creo que has notado que yo me aferro a mi música con desesperación. – confesó simplemente. Al final, solo tenía su música y su propia historia. Pero por eso se dejaba navegar en ese río de la vida, pero con eso no podía dejar de desear saber cómo vivía el poeta, aunque fueran solo aristas generales.

- Lo haces sonar como si existiera una especie de destino – tal vez se equivocaba, no creía que esa persona se dejara someter por alguna otra fuerza y así lo notó al oír que podía ir en contra de la corriente. - ¿Aunque veas que esas consecuencias sean como en las tragedias griegas? – preguntó sin poder evitarlo. Creía poder oír la respuesta antes de que fuera dada. Algo que le parecía en algún gado doloroso. No estaba seguro pero por un segundo esa idea le infundo temor. No estaba muy seguro por qué sería, pero esa sensación paso rápido, como una nube efímera que se deshacía. Algún día lo descubriría, pero por el momento eso permaneció oculto en su mente incluso para sí mismo.- Ir contra la corriente es muy difícil… - solo dejo aquello en el aire.

- Vaya… no lo digas como si estuviera ocultando algo – le dijo casi con aire ofendido, pero rápidamente se encogió de hombros – en realidad no veo eso… no es como si “actuara” – acentuó eso, como si hablara de un actor ejercitando un papel – Pero la verdad dudo que una persona se abra de manera tan completa como para mostrarle el lado feo de su rostro a alguien que acaba de conocer. – suspiró, como si ese solo gesto demostrara que bajaba un poco la guardia, después de todo se había defendido bastante con esas palabras, de modo prácticamente instintivo.- Para mostrar más… bueno creo que hace falta más tiempo y un lugar más apropiado. Me gustaría que nos reuniéramos de nuevo – comentó encogiéndose de hombros, como si ese gesto lograra restarle importancia a la trascendentalidad de lo que acababa de decir. Solamente que allí había algo enmarañado que desentrañar y definitivamente no se sentía cómodo de hablarlo allí – Solo diré como pista que cada quien tiene a su manera su propio tipo de egoísmo. – concluyó bebiendo un poco, pero más que nada solo se humedeció los labios con ese rojizo licor.

Había agradecido que ni quisiera insistiera con ese tema. Parecía como si se hubiera dado cuenta perfectamente de que no deseaba proseguirlo y en realidad aquello sí que lo agradeció. Solamente que se vio sorprendido, de manera desprevenida al tener ese agradecimiento. Sintió un leve rubor, se sentía confuso y negó un poco antes de solo sonreír – pero quien sabe… ¿No has escuchado eso de ocultar algo a plena vista? – le preguntó con esa postura cínica que utilizaba con la mayoría de las personas, pero tan rápido se presento, rápido se desinfló. Solo con verlo a los ojos su mirada se mostro límpida, clara y transparente. No le había ocultado nada mientras charlaban. Así que con esa ligera sonrisa que tenía acompañó el brindis – Por habernos conocido – secundó, realmente sentía que era una suerte que así hubiera sido.

Dejando ese incómodo misterio de lado miró divertido a Sebastian, lo que acababa de decir le hizo abrir mucho los ojos antes de reír en una carcajada amplia para terminar con una sonrisa incrédula – ya… ahora es culpa mía que te hayas confundido – prosiguió negando con su cabello que rebotaba de manera divertido. Le gustaba verlo sonreír, se veía tan atrayente y a pesar de eso guardaba ese halo de misterio. Pero ahí estaba ese momento imprescindible. La respuesta que necesitaba, si bien podía haberla cuestionado, no tenía deseos de ello. Al final entendía a que iba y suspiró con esa sonrisa casi infantil – claro que si… aunque al no poder tocar una sinfonía yo solo pues… - se encogió de hombros ya le había dado la clave de que haría - esta será toda para ti en exclusivo… - murmuró dando el ultimo bocado de su plato. Vaya que se podía desconectar de todo cuando estaba concentrado en algo que le llamaba la atención. Tomó la servilleta y se limpió los labios – Nos vemos en un segundo – le guiñó un ojo para levantarse e ir al escenario.

Una vez más partió dando un rodeo para no pasar por entre las mesas del bar. Estaba confiado y con esa sensación agradable en el pecho. A pesar de que tocaba casi todas las noches allí, hacia bastante tiempo que no tocaba para alguien en especial. Al subir a esa especie de tarima que era el escenario las voces bajaron un poco. No habló, ni pidió silencio, solo hizo un guiño general para los que se habían percatado de su presencia antes de sentarse en el piano y comenzar. Las primeras notas del claro de luna sonaron con magia, esa dulce y triste melodía parecía haber borrado todo a su alrededor. En parte le estaba contando al pelinegro, trataba de que esa fuerte emoción le llegara, aquella que guardaba tan profundamente y con cadenas para que no lo destruyera a si mismo. Hasta que sus dedos llegaron a su fin y un aplauso desconcertado resonó. Se levantó y sonrió un poco, notando algunos rostros compungidos, pero buscaba una mirada en especial – amo esa sonata – confesó para aquellos que no sabían. - Y mis amigos esta velada llegara pronto a su fin… así que mejor despedirla con más energía… - había subido su voz sobre las otras antes de buscar su violín y apoyarlo en su hombro. Esa mirada enfebrecida volvía, los acordes resonaron prácticamente incomprensibles en un primer momento. Se había alejado de todo y poco a poco la composición tomaba una forma nueva donde el cuerpo del intérprete se mecía como una figura salida de otro mundo.



Claude Rotterdam
Rojo:Liberales

Rojo:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10

VALIJA :
Mostrar:
Daga-ATK-10:
Sierra
ATK:5
Daga de Hierro


Argones : 176
Salud : 65pts._
Constitución : 2pts._
Empleo : Personal de Servicio:Musico_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 33

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Sebastian Pointe Du Lac el Mar Feb 19, 2013 11:07 pm

El chico castaño volvía a sonar sorprendido ¿Por qué? ¿Tan raro era escuchar eso? Pareciera que si aunque él muchas veces antes que desesperación había visto verdadera esperanza en las personas, amor y pasión… claro, nadie los llamaba así el mundo está completamente acostumbrado a verlo todo siempre del lado negativo y/o excesivo de modo que un sentimiento amigable o bueno era convertido en un pecado, algo excesivo o malbaratado… una triste realidad en la cual se sentía orgulloso de lograr salir adelante.- ¿Realmente es desesperación, mon cour? ¿No será que atrás de eso hay un profundo cariño hacia ella?.- Y luego de haber soltado aquella pregunta volvió a fijar toda su atención en las reacciones del chico, en completa expectativa a su respuesta como había estado haciendo desde que lo vió entrar al lugar.

Asintió como respuesta a la pregunta del castaño.- Desde luego… sin embargo hay que saber siempre hacerse responsable de sus actos… si vas a hacer algo debes pensar en las consecuencias y razonar contigo mismo si estás dispuesto o no… velo simple, es lo mismo que te impulsó a aceptar mi invitación, no me conocías y te arriesgaste a un peligro pero aún así viniste por que quisiste y estabas dispuesto a afrontar cualquier consecuencia ¿ves?.- Parecía que había encontrado el punto clave para explicarlo, ahora de nuevo debía ver si el chico lo entendía y de nuevo regresaba al estado de observación .- Oh si… pero como ya te dije, no imposible… a veces es mejor….- Sacó uno de sus cigarrillos y le ofreció uno al chico mientras se colocaba el cilindro de papel en los labios y lo encendía con uno de sus dedos.

oh, no, no… no lo digo por ti, solo lo comento, mon cher… con la esperanza de evitar una circunstancia similar… .- Parecía que se habían confundido un poco sus palabras y pudo notar el tono en las palabras del chico, aparentemente había tocado un punto, un pequeño punto que sin duda contradecía lo que acababa de decir… no era como que se hubiera abierto, por el contrario, se había cerrado y ya con eso bastaba para mostrar una de las facetas negativas que tenía, desconfiado, uraño… ¿qué más? Al parecer se quedaría con las ganas hasta un próximo encuentro pues el chico había cambiado un poco el momento.- Por supuesto, mon cher… dónde y cuándo tu quieras..- Bien, todo se había arreglado solo poco a poco y había hecho el mínimo esfuerzo… agradecía tanto que así fuera pues para él era una señal de que así debía ser.- Desde luego… y es interesante ver cómo lo lleva cada quien.

Por supuesto, es la forma más inteligente, mon cher… la usan los gobiernos y las sociedades secretas desde hace años en la antigua tierra, esta no es la excepción… solo para quienes saben lo que buscan el resultado es siempre más que claro..- La mirada cínica había sido otro indicador y ese cambio uno más… aunque Claude no lo deseara solo y sin una segunda “cita” por así llamarlo estaba dando a conocer su lado malo, pero no era que lo juzgara por eso, era algo normal y humano por lo tanto lejos de juzgarlo le parecía hermoso, demasiado. Así pues, luego de ese brindis volvió a reir ante aquella expresión de sorpresa, había sido encantadora casi como ver a un niño pequeño.- Bueno, tu eres el admirable aquí, me distraés, es eso… y por lo visto resulta imposible oponerse al efecto..- Pero aún así pudo disfrutar de esa risa y el espectáculo que había sido esa explosión de alegría, sus facciones, su cabello mismo resultaba hermoso, exótico y admirable para un admirador como Sebastian era como el mayor tesoro que pudieran haber encontrado.- Descuida… lo que toques estará perfecto….- Y cuando lo vió levantarse solo asintió mirándolo fijamente hasta el escenario.

Claude sabía manejar bien su presencia, su imagen… todo parecía encajar perfectamente, era uno con el ambiente y el público lo reconocía así que mientras la música comenzó a sonar el pelinegro sintió un calor envolverle el pecho y un escalofrío recorrerle el cuello hasta la base de la columna, era hermoso, todo él, su música y cada sentimiento… era como dejarse llevar por una fría marea y luego una corriente que le recorría el cuerpo y lo reanimaba, algo encantador.- Vaya….- Se limpió las lágrimas ligeramente y se aferró a sus propias ropas para bajar un poco la ansiedad … pero no iba a negar que la potencia de ese chico era tremenda algo palpable en cada nota… saboreable… se preguntaba el sabor que tendría esa alma… esa vida tan trabajada y aún en proceso… ah, pero había que ser paciente y cuidadoso.


.


Sebastian Pointe Du Lac
Boina:Liberales

Boina:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

Plasm-ATK-40:
PAPELEO
ATK 40
Plasm-ATK-40:
MIEDO
ATK 40
Plasm-ATK-50:
MUNDO EN LLAMAS
ATK 50

Plasm-ATK-50:
BONELESS
ATK 50

VALIJA :
Mostrar:

Rifle-ATK-50:
CORTADORA
ATK:52
Rifle de titanio
Balas:10



Argones : 1760
Salud : 105pts._
Constitución : 20pts._
Empleo : Químico de Alimentos_
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 46

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Why the Nightingale sings? -Privado, Claude-

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 9:57 am


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.