.
Vamos Registrate!
..
LEE las normas y la Historia Aqui
Últimos temas
» Cronicas Revolucionarias
Lun Feb 24, 2014 4:00 pm por Alessa Malkav

» Cronicas republicanas
Lun Feb 24, 2014 3:49 pm por Alessa Malkav

» Occasión {Afiliación Normal}
Jue Mar 07, 2013 12:46 pm por Invitado

» Soul Redemption [Afiliación Élite]
Jue Feb 21, 2013 11:50 am por Invitado

» Descanso entre copa y copa (Cam)
Jue Feb 21, 2013 12:24 am por Cam Gigandet

» Everafter ~
Jue Feb 21, 2013 12:05 am por Invitado

» Friendship or enmity ... to happen henceforth? .. (Cam G.)
Miér Feb 20, 2013 11:44 pm por Cam Gigandet

» Habrá quien lo llamará vacaciones | CAM | ( Privado )
Miér Feb 20, 2013 11:24 pm por Cam Gigandet

» ¿Clientes? | Mini Trama 2|
Miér Feb 20, 2013 10:16 pm por Rex Jefferson

Photobucket
Conectarse

Recuperar mi contraseña

General Republicana. Tenaz y solitaria, Ingeniera en jefe del distrito Norte.Elegante y refinada. Amigable si sigues ordenes y severa si las incumples.
ENVIAR MP
General Republicana: Capitan del Cuervo de Hierro. Conservadora,de tradiciones arraigadas, de actitud gentil pero firme en momentos dificiles.
ENVIAR MP
Lider Liberal, inteligente y decidida, fuerte e independiente, comprometida y segura a su causa.
ENVIAR MP
Lider Revolucionario: Ingeniero Quimico y Jinete de corazon. Carismatico y seductor, sin duda un astuto adversario. Narsisista, pero persuasivo y manipulador.
ENVIAR MP

Tras Bastidores (Sarah W.)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Alessa Malkav el Sáb Ene 19, 2013 6:50 pm

Quizá el único lugar lo suficientemente solitario y apacible ademas de la sala de motores del Distrito norte era el aeródromo, ahora mismo no atracaba ningún transporte ni ninguna familia ascendía a alguno, aun así, se hacia evidente el presagio de una tormenta, pues la ventisca tomaba fuerza cada asedio a mis alborotados mechones de cabello, de izquierda a derecha, como un péndulo con su tedioso sonido. Puedes deducir por que me encontraba allí, normalmente dirigir una nación requiere algo mas que saliva y un tanto de tinta y la frustración por un poco de silencio y calma me empujaba a aquel distinto lugar, en la cima del mundo... o por lo menos del mundo que conocemos, aun cuando no sean literal en mis pensamientos, desde allí Polaris se mezclaba presurosa con el resto del planeta a nuestros pies, en una apacible calma que solo un espectador en mi posición puede atestiguar. Aquella era mi Polaris, por la que desde hace años luchaba preocupada por su bienestar, aun cuando todos estigmatizaran mis palabras e intentos por mantener el orden. A mis espaldas la monotonía de las nubes color azabache que buscaban mimetizarse con la superficie de mi ciudad, donde el viento surcaba con una velocidad endemoniada, capaz de empujar al mas fuerte de mis soldados y claro, capaz de sacar de lugar a una soñadora sin cuidado.

Me incline hacia las nubes, apoyando mis brazos en la sinuosa división de piedra que evitaba mi precipitación hacia las tierras olvidadas, donde la ventisca parecía apaciguar su arrebato maldito y donde las nubes parecían seguir un patrón amorfo, allí, suspendida a cientos de pies de altura decidí abstraerme de todo, allí podía sinergizar lo que significaba ser una mandataria odiada por mitad de tu pueblo, deseosa de simplemente salirse de la opinión publica, de la seda y el perfume, simplemente descansar la vista en aquel cielo pendenciero, queriendo acompañar aquella velada de medio día con una buena copa de vino, lamentablemente tendría que hacer una escapada hasta el Crisol y quizás tener la mala fortuna de encontrarme con algun malogrado periodista al que dedicarle horas de mi vida...

Si, ser mandataria puede llegar a ser extenuante, aquella vista era lo único que evitaba mi suicidio (exagerando un poco) y lo unico capaz de sacarme de aquel bullicio infernal, bueno, también estaba mi violin, pero no habia tiempo para interpretar allí, quizás en otra velada de las muchas con las que podía contar, y aun asi, a pesar de poder escaparme casi a diario, aquellos momentos de "Nirvana" se ponían de acuerdo para trasladar el tiempo a una velocidad inhumana, haciendo que duraran un abrir y cerrar de ojos.

Allí, en medio de aquella sucesión de plataformas silenciosas, donde las personas deberían estar arremolinadas comprando ticket para ir a otro distrito, sufriendo sus vidas, amando a sus hijos. Alli, en medio de las alturas, como Atlas en el firmamento, allí los recuerdos y deseos se desataban cual caja de pandora, la sonrisa inolvidable de mi padre, el violín salvaje que adornaba nuestras cenas familiares, la estocada de una espada de entrenamiento en mi abdomen, el toque fugaz y nostálgico que provoca un brindis añejo al saludarse con otro... un crisol de pensamientos que no podía dominar, que no podía clasificar y que me sacaban de casillas.

Suspire y cubrí mi rostro con mis manos, sintiendo el frió enternecedor de estas, personificando a un Iceberg entre un huracán, cortando el viento con mi existencia... Sonreí ante el silencio del lugar, despenando mi rostro para dedicarle aquellos labios dibujados al cielo, encontrándome con la ventisca que minutos atrás había desistido en su intento por despeinarme, sin embargo, esta vez mi cabellera si se desorganizaba... tópico de aquel lugar que aborrecía, pero ahora mismo no importaba, la costumbre había vuelto trivial aquella catástrofe estética, solo quería sonreír al cielo...

Alessa Malkav
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

Argones : 836
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Archivo : Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Sarah Woodsen el Sáb Ene 19, 2013 7:52 pm

De pie sobre la cubierta de madera y metal, de aquel pájaro de hierro, mi Cuervo de Hierro, aquel compañero infaltable de noches sin luna de días rapaces, aquella mi nave, surcaba el cielo rompiendo las nubes hasta avistar las fronteras de Polaris y yo en ella.
Era habitual que diéramos rondas , a veces por semanas completas, vigilando, haciendo guardia del cielo y aquella tarde de enero retornábamos a casa, extrañaba mi casa, porque era el único sitio donde podía dejar las apariencias a un lado, donde me quitaba el abrigo y podía dejar , al menos por cinco minutos , de ser “La Generala” para ser simplemente Sarah y recostarme en mi cama suave y redonda y cerrar los ojos e imaginarme a mí misma tranquila, llena de serenidad sin una guerra más , sin un insistente capataz tocando a la puerta para darme alguna grave aviso , sin un soldado mirándome temeroso y serio, sin un mecánico avisándome que algo iba mal en el zeppelín. Todo en mi casa al menos por un par de horas era tranquilo, era íntimamente mío, mi espacio, mi tiempo, mi ser y por eso le echaba tanto de menos.
El zeppelín por fin comenzaba el aterrizaje, no tenía que ser supervisado por mí, pero yo lo hacía, porque después de todo era mi vida, mi nave, mis alas y aun cuando ansiaba llegar a casa nadie pudiera pensar que no amaba mi nave, lo hacía, lo hacía tan profundamente que ahí en la soledad de mi ser aún le recordaba con una sonrisa.
Aquel no era un día lindo, de hecho habíamos estado pasando tormentas toda la semana anterior, como cada enero, el clima era frio y el viento tempestuoso, sobre todo aquella tarde que tuvimos que nivelar el peso y los propulsores del Cuervo para que este no nos arrasara por completo, las nubes se tornaban de un gris intenso y se avistaba una tormenta eléctrica, por suerte llegábamos a casa y desde ahí desde la cubierta la vislumbre, apenas quizás un punto de luz en medio de mi oscuridad, era ella, parada al borde de la cornisa , luchando con que el viento no arremolinara su cabello : Alessa , le reconocí poco antes de que el Cuervo tocara la tierra , no parecía estarme esperando y sin embargo sé que lo hacía, pero aquella figura orgullosa que siempre proyectaba incluso ahí, lejos de todos no se doblegaba .Ahí en medio de la cubierta perdida me quede mirándola hasta que un cabo me aviso que ya habíamos aterrizado y me pidió permiso para desembarcar.
Tras dar la orden al teniente tome mi maleta y me la eche al hombro para luego descender de la nave y tocar por fin tierra, tierra … no, solo era un montón de ella suspendida sobre el cielo, era desembarcar en otra nave, en otro objeto volador, pero para mí era tan bueno como la tierra misma, me eche a andar entonces hacia ella, no era muy común que me dejasen a solas pero pedí que se encargara el teniente, más tarde tendría que revisar los reportes y hacer papeleo, bastante papeleo, pero al menos por esos minutos quería olvidarme un momento de ello . Camine varios pasos hasta llegar a ella quien miraba por el bode hacia abajo, haciendo la que no sabía que estaba ahí, sonreí para mí misma y me apoye en la brecha junto a ella.

-Bonito día el de hoy, parece que habrá una buena tormenta, debería refugiarse señorita, aquí en Zarguet no nos gusta ver a las mujeres en apuros, sobre todo en el medio de una tormenta.
La voltee a mirar esperando que contestara algo, ella no era precisamente de un carácter común.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Alessa Malkav el Sáb Ene 19, 2013 9:18 pm

Ahora entendia tanto alboroto en el viento, ahora entendia por que mi cabello detestaba su estado original y se precipitaba hacia mi rostro, sin previo aviso un Zeppelin cercano atracaba, pero no era una nave cualquiera, era El Cuervo de Hierro, aquel armatoste de hierro y acero, aquel globo azulado que personificaba el triunfo del norte, el sucesor del tan amado Estrella del Norte de mi padre, claro que le conocia, de hecho, conocia muy "a fondo" a su capitana, de hecho, se trataba de la luz de mis ojos, el viento que se precipitaba a mi rostro, la hermosa distraccion entre aquella monotona vida que llevaba, Sarah, de finos rasgos, de ojos grises como el dia que transcurria y mirada tan fuerte y penetrante como el sol en mi rostro, sonrei ante la ironia del destino, ¿quieres depresion?, pues toma a Sarah, bueno, algo bueno tenia que tener el dia y normalmente Sarah es ese "Algo". Suspire y desvie mi vista hacia ella, sintiendo como el tiempo se detenia, como la realidad nos abstraia y su caminata se hacia eterna, como los metros se volvian kilometros y las distancias entre el Zeppelin y yo se doblaban, de como se acomodaba el cabello en camara lenta. Retire mi atrevida mirada de su ser, volvi a mis recuerdos y al viento, cabalgando el viento con mi sonrisa y los recuerdos con mi vaga memoria. Ya podia sentir el tiempo volver a la normalidad con inucitada violencia, pues ahora el viento corria en direccion contraria, mi cabello se disparaba en otra direccion. "Esto empieza a molestarme", retire mi cabello nuevamente un tanto avergonzada con Sarah, llevaba por lo menos treinta minutos acomodando mi cabello en aquella despreciable ventisca, sonrei nerviosa mientras volvia la mirada hacia ella, que ya estaba a mi lado, hablando (para variar) con cierto tono sarcastico y gracioso, aunque la verdad, no hacia gracia ahora mismo (como siempre).

- Bueno... supongo que yo no estoy acostumbrada a enfrentarme contra viento y marea a las tormentas, aun asi, debo aceptar que el viento empieza a fastidiarme, a lo mejor necesataria pasar una noche en tu nave para acostumbrarme a los "huracanes".

Di media vuelta hacia sarah, manteniendo mi sonrisa cariñosa y dulce mientras me acercaba a ella y le rodeaba la cintura con mis brazos y le besaba suavemente en la mejilla. Acariciando su rostro mientras mi mano en sus caderas era tomada por la suya...

- La verdad, a veces es necesaria una tempestad para afrontar un huracan, ahora mismo estamos inmersas en... en fin...

Di le vuelta y me solte de ella, volviendo a posar mi vista en el infinito cielo y espacio, hacia el norte de ninguna parte, hacia aquella brujula estropiada que personificaba el cielo. Incline la mirada hacia el suelo, algo estresada por toda la rutina que habia eludido... ¿Deberia estar feliz?, quizas, si, pero ahora mismo deseaba simplemente quedarme alli para siempre...

"A veces es necesario afrontar una tormenta para cruzar un huracan...", ojala fuera facil afrontar una tormenta, aun con estos intervalos de paz y gaviotas, era tan dificil afrontar aquella guerra... Suspire y apoye los codos sobre el borde del abismo.

- A veces me detenia aqui de chica, es lo mas cercano que tengo a un "recuerdo" de mi niñez antes de todo esto, es lo mas cerca del Crisol... Supongo.

Dije sin importarme si me atendia o no, aunque bien sabia que lo hacia, siempre lo hace, para eso esta alli, por eso le amaba y era el soporte en aquella ventisca, ella era mi Iceberg en aquel huracan, aunque a veces no lo demostrara, aquella guerra me estaba costando mucho mas que la opinion de un periodista de tercera, aquella guerra era mas un juego de emociones que de bayonetas y plasmidos, aquella guerra era la ventisca que afrontaba mi cabellera.

Y aun asi, aquellos momentos me hacian continuar, por mas dificiles que sean los recuerdos, por mas complicados que sean los pensamientos monótonos. A veces reflexionaba aqui, de chica, sobre lo que sucedia en el dia, ahora no queria hacerlo pero debia...

Siempre debo.

Alessa Malkav
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

Argones : 836
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Archivo : Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Sarah Woodsen el Dom Ene 20, 2013 2:37 am

Estaba triste, lo sé, porque aquel beso que puso en mis labios era débil, tenue, como desapareciendo de sus labios lentamente. Había estado fuera casi cuatro semanas y ella se notaba taciturna, ida incluso, supuse que el tiempo había pasado distinto para ella, el mío había sido rapaz, difícil y violento, el de ella... el de ella supuse que sería agobiante.
Llevaba mas de la mitad de mi vida a su lado, le conocía, lo hacía muy bien y sabía que esos ojos castaños estaban deseando irse lejos, como aquella nube que empujaba el viento y ella estaba mirando, deseaba huir y dejarlo todo, deseaba sentirse por una vez en su vida tranquila , yo lo entendí, porque aun cuando nunca se lo dije me sentía profundamente igual, entonces toque la brecha con mis dos manos, esa misma brecha que me detenía de hacerlo, había algo más grande que yo en esta vida, y yo tenía un deber para con ello, por eso no le abandonaba aun cuando estuviera cansada.
Mire hacia el sur, la isla daba cierta vuelta en la punta de Alduín, alguna vez esas tierras fueron nuestras , ahora pertenecían a unos ideales equivocados, mancillados y rotos , y allí en aquella punta quizás estaba mi hermano , tomando él te en una terraza hablando de sus futuras decisiones, y yo… yo solo apague mi mirada un momento y no supe si fue por ira o por tristeza, pero mire a Alessa, quien se hallaba perdida en su propia mente, perseguida por sus propios recuerdos y la quede mirando largo rato mientras el viento violento golpeaba nuestros rostros y las nubes se amontonaban sobre nosotras, debajo y prácticamente en todas partes y el viento se apaciguaba en augurio de la tormenta, pues ya no había un solo rayo de luz que se colara entre ellas . Era hora de refugiarse.


-Bueno espero que no hayas venido aquí a entrenarte aunque claro siempre puedo hacer algunos carteles de apoyo y colgarlos por aquí, pero no aseguro que alguno no lo arrastre el viento sobre tu cara , nuble tu vista y tal vez caigas por la cornisa, y bueno tu no tienes alas.
Le sonreí, eh hice una mueca con la cara , cogí mi medalla ( mis alas) que estaba sobre mi chaqueta y la alce un poco, quería que ella sonriera y ya no se sintiera mal, aunque nunca atinaba en mis palabras, pero lo seguía intentando porque quizás un día lo conseguiría, de todas formas siempre estaría con ella, pasara lo que pasara, aún en medio de esa guerra y aun si los rojos quemaran nuestra casa, aun así , en medio de la nada ,seguiría con ella, siempre.

Sabía muy bien que se ahogaba en recuerdos, ahí en medio de la cornisa del “fin del mundo” y no quería que pensara más en ello.


-Vamos a mi Oficina, quiero mostrarte algo.- . La mire ya un poco mas seria y espere que ella tuviera oportunidad de responder , de al menos salir de su letargo mirando esas nubes negras, en eso comenzó una llovizna , el ambiente se humedecía rápidamente y aunque era ligera la brisa , mojaba bastante, por suerte tenia mi gabardina puesta , por lo que eso no me afectaba pero ella no corría la misma suerte,tenía la seguridad de que querría ir conmigo,después de todo quedarse en medio de una tormenta eléctrica era cosa de locos suicidas, algo que seguramente ella no era por el momento.-Odio la lluvia, odio mojarme, anda vamos nena, tengo algunos pastelillos y café ahí, ordene que los pusieran antes de mi arribo , son de esos con crema de vainilla que te gustan- .

La mire preocupada puesto que sabía lo que significaba para ella recordar a su padre y todo lo que estaba pasando últimamente no era para menos que estuviera así y sin embargo teníamos el deber de ser fuertes y ser el soporte de nuestra nación, respetar con ello el legado que nos dejaron los nuestros, pero al menos ese momento quería ser fuerte por las dos, así que baje mi maleta y me quite la gabardina poniéndosela en los hombros, esperando que eso evitara que se mojara mas, luego entonces volvía a poner la maleta sobre mis hombros y le extendí la mano para irnos de ahí.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Alessa Malkav el Lun Ene 21, 2013 7:54 pm

El cielo se oscurecía de manera agresiva, de un momento a otro las nubes color celeste con un ligero y resplandeciente toque de dorado fantasía, se degradaban rápidamente hacia un oscuro y tempestuoso tono tormenta (si es que tal tono era posible plasmarlo en palabras), dispuestas en cualquier momento a precipitarse sobre nosotras, afortunadamente habíamos programado horas antes las protecciones contra tormentas eléctricas, al menos en el cielo de mi mundo estaba a salvo de aquella maliciosas y escalofriantes nubes y sus pendencieros rayos a tierra, aunque para mi fortuna la lluvia si traspasaba aquel "domo" holoproyectado y podía disfrazar mis lagrimas con sus gotas, aun cuando no estuviera derramandolas pronto lo haría, quizas en aquel promontorio de recuerdos y sufrimiento pasado, pronto saldrían de mis ojos.

Mantuve mi vista al cielo, quizás rogando la pronta caída del roció que antecede a la tormenta, como un zeppelin esperando el huracán para remontar sus brazos... aunque suene un tanto suicida y se precipite a tierra, tiene un encanto aun en mis pensamientos que se mantienen ocupados creando mundos de maravilla y fantasías distintas para evitar auto afligirse tortura con los recuerdos tortuosos del pasado. Aun así, no eran suficientes para ocultar en mi mente las palabras de mi bella Sarah, que ahora me ofrecía pasteles... interesante ofrecimiento, pero contrastado de maldita manera con el café, bebida que poco o nada logra apasionarme como a ella y aun cuando quiera quedarme aquí a mojarme, creo que tendría que aceptar su oferta, demasiado tentadora para ser desatendida. Sentí su gabardina pesada en mis hombros aun cuando no la necesitara ni la deseara, seguí observando las nubes poderosas acercándose a vertiginosa velocidad...

- Me encanta mojarme, es atractivo y distinto el placer de sentir la caida de lluvia en mis hombres, aun cuando me arruine el traje, creo que vale la pena quedarse... Ademas, no me pasara nada, creo que mucho tiempo fuera de Polaris te ha hecho olvidar las protecciones contra rayos...

Quise devolverle la gabardina y quedarme allí bajo la lluvia, pero había pasado cuatro semanas sin verle el rostro a Sarah, quizás podría ahogar mis penas con vainilla y licor, me niego a beber café en aquellas sórdidas condiciones mentales, especialmente por que creo que lo lanzaría al fino suelo que cubre su oficina, cosa para nada cortes después de semanas sin verle.

- Sin embargo... creo que cuatro semanas sin verte y la pendenciera oferta de pasteles me han convencido, quédate con el café y sirveme algo de licor, necesito algo que me despierte ahora y precisamente el café haría todo lo contrario...

Una ironía, aunque todo aquello era una gigante ironía. Me quite la gabardina y se la di, camine en solitario en dirección a la gran torre que se alzaba gloriosa en el aeródromo, con paso ligero y algo rápido, aunque extrañaba caprichosa a la lluvia, tampoco quería perderme la gloriosa y especial vista de las cuatro paredes y un escritorio viejo que componían su oficina.

Alessa Malkav
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

Argones : 836
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Archivo : Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Sarah Woodsen el Lun Ene 21, 2013 9:04 pm

La mire un momento antes de que terminara de hablar, sabía que le gustaba el frio y que el encantaba mojarse bajo la lluvia, pero aun así yo me tornaba reacia a quedarme en ese sitio, sobre todo por que pase cuatro semanas en un zeppelín , soportando tormentas peores que esa y sin mayor protección contra la lluvia, así que no era como el mejor momento para mi quedarme con ella en ese lugar, sin embargo ante lo que me dijo dude que vendría conmigo, por lo que me gire hacia ella y la quede observando.

-Lo sé preciosa, pero estoy segura que esos pasteles de mi oficina te esperan con ansias, además el viaje me tiene bastante agotada, ¿te gustan las tormentas? Anda un día te llevare conmigo para que sientas lo que es empaparse con la tempestad furiosa , te hará tragar tanta agua que comenzaras a pensar que te has convertido en pez.

Sonreí de medio labio y espere que ella caminara hasta donde estaba yo, ya que me había adelantado unos cuantos pasos antes. Entonces me entrego la gabardina y negué con la cabeza, para luego cogerla entre mi brazo y llevarla conmigo, esperando que Alessa se adelantara un poco puesto que mi maleta pesaba bastante y ya no quedaba ningún cabo cerca para pedirle que lo hiciera por mí.

-Bien al menos quieres mis pasteles, esa es una buena señal viniendo de ti.

Me reí por lo bajo mientras caminábamos hacia la torre, donde se encontraba mi oficina, el trayecto era razonablemente largo, por lo que pasamos por las puertas de cristal de desembarque y subimos por el pasillo y el elevador hasta el centro de mando, de ahí cogimos por un pasillo largo y lleno de puertas, una de ellas era mi oficina la cual abrí, entre y deje que ella hiciera lo mismo. La oficina era bastante amplia y tenía dos sillones de cuero blanco, al lado derecho un mini bar y del lado contrario una litera perfectamente oculta tras una puerta de madera removible que la develaba. Mas allá estaba el ventanal que abarcaba toda la oficina, desde ahí se podía ver toda la pista de aterrizaje, era una vista panorámica aunque entonces las nubes cubrían completamente al sol, inclusive la luz que apenas se dejaba notar era tenue, tal como la del atardecer ya por caer la noche y eso que era apenas media tarde, en otra época el sol acechaba las ventanas de la torre escurriendo sus rayos por completo sobre aquel suelo.
Deje mi maleta sobre el suelo y me dirigí al mini bar donde en la barra se encontraban los pastelillos, no los cogí de momento pues me concentre más en tomar un par de vasos cortos para servirle vodka a ella y coñac a mí, entonces tome las tres cosas y las lleve a la mesilla que estaba en medio de ambos sillones y les deje ahí, después tome el vaso para ella.


-Toma, no es el vodka que acostumbras tomar, este tiene un tonic de limón, pero es muy rico, pruébalo, si no te agrada puedo ofrecerte algo más, por cierto ahí tienes los pastelillos.

Me ocupe en buscar entre mi maleta una caja que saque con sumo cuidado para luego colocarla sobre la mesa cerca de Alessa y sentarme en el sofá.

-¿Cómo has estado cariño? , supe que las cosas aquí no habían estado del todo tranquilas, habrás tenido mucho trabajo, mucho estrés, aunque espero que te hayas tomado algún instante para relajarte, aunque… no, seguramente no lo hiciste-.

A mí el tiempo me paso muy rápido a pesar de que no fue poco, los días se iban como agua, teníamos mucho por hacer y en los tiempos libres intentábamos amenizar el ambienta, así que no fue tan mal, aunque , estoy realmente cansada.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Alessa Malkav el Mar Ene 22, 2013 9:06 pm

El camino a la oficina se hizo insufrible, principalmente por el tendencioso y caprichoso pensamiento en el que podia quedarme por fuera de la torre y disfrutar de una buena tormenta con vista al tempestuoso cielo bañado en destellos demoniacos y figuras erraticas de los rayos que buscan (infructuosamente) estrellarse y destrozar gran parte de Polaris, afortunadamente habiamos pasado horas coordinando todo para "crear la tormenta perfecta" y prepararnos para ella, suspire ante la mala suerte y casi desee darme la vuelta, correr y quedarme en la plataforma que minutos antes habia decidido dejar... pero a veces hay que afrontar tus caprichos y comer vainilla... ¿beber?, no, sarah es una santa y no guarda licor en su oficina, o bueno, quizas zumos de naranja con dos gotas de alcohol suave... eso me pasa por enamorarme de una conductora de Zeppelins, en fin. Observe las casi infinitas escaleras que ascendian al cielo (aun mas) y daban la bienvenida mas desconcertante posible, desee entonces darme la vuelta y, de hecho, al mirar a mi espalda vislumbre a sarah acercarse con su maleta de viaje... ya no habia vuelta atras, habia sido estupida y ahora tenia que subir escaleras. "Estamos en pleno auge tecnologico y no podemos evitar escaleras... odio las ironias de este tipo" Me dije entre susurros mentales innecesarios que no hacian mas que enervar aun mas mi cutre pensamiento. Empece a ascender por las escalinatas, con desgana y vagueza, quizas se notaria romantico pues esperaba a Sarah, en verdad esperaba que se canzara de cargar la condenada maleta y me dejara volver a la lluvia... ¿era demasiado pedir UN POCO DE LLUVIA?!, estaba histerica.

Pasada media eternidad y unos minutos mas despues, me encontre con la puerte de cedro toscamente hecha y una oficina con llave que Sarah en un respiro se encargo de quitar de mi camino. Ingrese sin apenas percatarme de los detalles cambiantes de aquel lugar pues ya lo conocia de sobra. Sarah cambio de direccion al mini bar mientras yo me dirigia a ver el ventanal que daba paso al oscuro cielo que minutos antes habia añorado. Sarah volvio con una bebida de limon y los pasteles de vainilla, narrados y descritos por la verborrea de Sarah... ¿Acaso sabia que se sentia pasar horas detras de un escritorio escuchando peticiones? ¿Comandando tropas en los campos de entrenamiento? ¿Enseñar a esos estupidos lo que significa "disparar a discrecion"?, ¡NO!, ella se dedicaba a sobrevolar nubes Y NADA MAS!, era estresante saber que ella disfrutaba de volar mientras yo tenia que atender campesinos y gente maltrecha dispuesta a declararme la guerra simplemente por que hace treinta años un imbecil disparo un arma donde no debia y a quien no debia.

- La verdad... a estado igual que siempre, guerra por aqui, guerra por alla, la verdad nunca me habia sentido tan deseosa de licor... Aunque esto no sea licor, la verdad no es mucho mas que zumo del limon... pero bueno, tampoco esperaba un bar aqui. Como sea, creo que necesito un descanzo, aunque casi a diario logro escaparme para ir a Blue Moon... tampoco es suficiente, esta guerra... - Desvie mi mirada hacia algun recondito lugar de la oficina, amplia por cierto, tenia una curiosa dimension para ser diseñada exclusivamente para una persona, aunque si bien era cierto que se trataba de la capitana de la mejor nave de todo Polaris, me parecia un tanto exagerada. Intentaba encontrar la continuacion a aquella frase sin estallar en lagrimas de impotencia, quizas finalmente mi mente encontro la frase para continuar aquella charla, quizas al final mis ojos resistieron el embate de las lagrimas o quizas me contuve lo suficiente para evitar resquebrarjarme... - Esta guerra me ha quitado todo lo que tengo... y planea quitarme todo lo demas, empezando por mi resistencia, no haz estado aqui el ultimo mes, no entiendes.

Desee decirle todo lo que habia pensado con anterioridad, pero no seria justo para ella tener que aguantar la tristeza de una intratable y mimada joven que apenas tenia idea de que significaba una guerra, aun despues de sufrirla no me habia acostumbrado a ella y no habia dia en que no tuviera dudas de lo que hacia. Volvi a posar mi mirada en la suya, retirando los pasteles en bandeja a un extremo de la mesa y apoyando mis codos sobre la gruesa madera del escritorio y cubriendo mi nariz y boca con ambas manos.

- Aunque aun tengo que luchar por lo que hizo mi padre... ¿No?, seria una deshonra si no lo hiciese...

Pero no puedo evitar sentir que me equivoco en todo.


Alessa Malkav
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

Argones : 836
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Archivo : Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Sarah Woodsen el Miér Ene 23, 2013 4:19 am

Tome mi vaso y le di un trago, ella no se veía para nada bien, de hecho me dio la impresión de que sentía que el mundo estaba pendiendo de sus brazos y no sostentaba más el peso de ello, deje el vaso y tome la caja que llevaba conmigo, pero luego la escuche: ¿Blue Moon? , ¿Ganas de licor? No sonaba bien para nada, al parecer esto la superaba y ella no encontraba otra manera de prescindir del mundo más que en el alcohol, alevoso refugio y acerbo desencanto cuando ya te ha despojado el efecto. Mi mirada ávida se posó en ella, atónita con lo que me decía y deje la caja, respire hondo, entendía que para una chica “bien” que nunca estaba involucrada en cosas así, que llevaba una vida tranquila, en un hogar calmo y rodeada de toda comodidad , todo esto de la guerra y la vida militar era demasiado dura, intentaba entenderla, quizás la niña que vivía dentro de mí, aquella reprimida que deseaba salir de paseo , viajar a un parque de diversiones y jugar con muñecas, aquella que nunca dejo salir mi padre me gritaba en el interior diciéndome que tenía que entenderlo , pero aun así era difícil, lo era porque tenía veintiocho años viviendo un régimen, viviendo una disciplina. ¿Guerra? , claro que sabía lo que era la guerra, después de todo pasaba meses en una campo de tiro oyendo hablar de ella, después de todo alguna vez me llamaron a una antes de ésta, y tal vez no había sido tan cruel como esta, ni tampoco en un terreno tan estrecho como Polaris, pero guerra al fin y la guerra… "la guerra nunca cambia."

Quería tocarla pero no me acometí, algo en mi me detenía, pase saliva mientras la miraba recargada sobre sus manos, todo lo que me había dicho había sido empedernido, difícil tanto para mí como para ella y lo más frustrante de todo es que no lo habría podido cambiar aun que lo quisiera , es verdad en parte lo de “Esta guerra me ha quitado todo lo que tengo” ¿pero acaso no era yo algo de lo que tenía?, no quería recriminárselo, no era el momento y en el fondo aun cuando no lo reconociera entendía que no se refería a mí, así que lo deje estar y respire hondo y me levante del sillón tomando mi vaso, para darle un trago que acabaría con el licor contenido en él. Luego caminé hasta la barra del bar y recargue mi codo, como si alguna parte de mi quisiera ignorar lo que pasaba con ella, como si al menos por ese momento pudiera escapar, porque, ¿sabes qué?, tampoco estaba siendo fácil para mí.

Deje que pasaran unos minutos y entonces ella agrego: “- Aunque aún tengo que luchar por lo que hizo mi padre... ¿No?, sería una deshonra si no lo hiciese... “apenas volteé el rostro en reflejo hacia ella, pero no completé el giro así que no la mire, me dolía que estuviera así, porque aun cuando ella pensaba solo en si misma a mí me preocupaba, tanto o más que el país, tanto o más que los viajes que tenía que hacer que no eran por agrado, no, era mi deber y lo hacía porque antes que cualquier placer esta eso... El deber y por que cómo bien lo acababa de decir ella “sería una deshonra no hacerlo” , me sentía cansada, todo aquel viaje, todas esas peleas contra la tormenta estaban pasándole factura a mi cuerpo y aun así, aun cuando solo deseara posarme en una cama y no despertar hasta pasadas al menos cuarenta horas , tenía que estar para ella, así eran las relaciones, no importaba que tan jodido estuvieras, siempre tenías que ser su soporte, porque si no ¿para que estabas ahí? , así que tome aire y me serví otra copa, y me dispuse a hablar.


-Es duro, claro que lo es, claro que lo sé , no puedes pensar que yo voy por ahí pasándome en fiestas o festines, también me llevo mucho de esto, mucho estrés, muchas preocupaciones, pero no nos queda más que seguir adelante, como dice un amigo : “No todo puede ser tan malo todo el tiempo”, sé que ahora mismo tal como el cielo de Polaris no parece que entrará la luz, pero lo hará, nosotras lo haremos, aún cansadas y vencidas nos levantaremos, lo haremos tal como ésta ciudad fue alzada al cielo , lo haremos porque sí, es nuestro deber y no para con nuestros padres solamente, sino para con nosotras mismas. Sé que para ti es especialmente duro, porque no tienes la costumbre de pasarla tan mal por largos periodos, quizás para mi es más llevadero, después de todo tuve una formación militar estricta, y lo entiendo, entiendo lo que es para ti aun cuando no lo creas, ¿y sabes? Ojala pudiera cambiar las cosas y darte la vida tranquila que mereces, aquella que solías tener cuando nos conocimos, pero bien sabes que esta fuera de mis manos. Pero tienes que ser fuerte Alessa, tienes que, aunque no por esta noche y no por el resto de la semana, porque quiero que dejes el trabajo este tiempo eh intentes relajarte un poco, tomate unas vacaciones, si no quieres verme no me veas, si no quieres firmar un condenado papel no lo firmas y si quieres levantarte a las doce del día te levantas a esa hora, ¿entendido?

Deje el vaso y camine hasta donde estaba ella para luego agacharme en frente del otro lado de la mesa y mirarla.

-No me gusta que bebas, no así, no como válvula de escape, no como refugio ante todo lo que está pasando, porque me acabas de preocupar con lo dicho y quiero que te calmes y lo entiendas y que recuperes fuerzas, pero no lo harás en el alcohol, está bien si pasas un rato en un bar, bailas y la pasas Divertida. Invita alguna de tus amigas y sal por ahí, cómprate algo lindo, siempre te han gustado los bolsos, compra algunos, sal a un restaurante o pasa el día en cama y la servidumbre te llevará lo que desees, solo tomate un tiempo ¿sí? Yo me encargare de todo por esa semana o dos que no estés, por eso no te preocupes, el país no colapsara por ello.

Me atreví a poner mis manos sobre sus brazos sin dejar de mirarla un momento, sé que hable bastante, bastante más que ella, pero quería consolarla, quería que supiera que aun cuando todo se derrumbe yo estaré ahí y daré la cara por ella, siempre.

Tras aquello me levante y cogí la caja que traía conmigo, no era el momento de que se la mostrara así que la lleve al bar donde tome un poco de soda para mi coñac y después volví donde estaba, notando que había apartado los pastelillos de su lado, comprendí entonces que realmente estaba deprimida , me senté en el sofá esperando que ella reaccionara, si bien era cierto que me sentía tan mal como ella y además cansada, quería que por lo menos me dijera que pensaría lo de las vacaciones, aunque sabiendo lo testaruda que es no apostaba demasiado, pero al menos lo había intentado.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Alessa Malkav el Miér Ene 23, 2013 3:37 pm

La brisa que nos había acompañado al interior de la habitación había decidido por fin alejarse con mis recuerdos de allí pues la temperatura de la habitación parecía haber ascendido peligrosamente, era eso o por fin había enloquecido después de tanto desear un poco de aire y libertad. Aun con mis manos en mi rostro, mire de reojo los erráticos movimientos de Sarah, como si de rrepente se hubiera perdido en su propia oficina, quizás mis trágicas palabras habían logrado disuadirla de algun modo y habian logrado el nocivo resultado de confundirla y hacerle olvidar la noción de su posición. Le segui atenta y vi como se detenía en la barra del mini bar, confundida y pendiente de lo que segundos atras había dicho, pero era mi forma de ver las cosas, ella me lo habia pedido y respondí lo que pensaba, lamentablemente no parecia gustarle, aunque bien sabia que poco me importaba si no le gustaban, las cosas eran asi y muy posiblemente gracias a mi las tenia en conocimiento, despues de todo, ha pasado un sordido mes de aburrimiento y trabajo. Retire mis manos de mi rostro y busque de inmediato algo con que mantenerlas ocupadas, me sentía estresada y encerrada en aquel cubículo, suspire y escuche atenta como despegaba aquellos callados labios uno del otro y discutia mi posición que de manera inevitable tenia la vaga impresion de estar a la defensiva, estaba canzada y lo ultimo que queria era estresarme aun mas.

Me levante de detras del escritorio hacia una de las pinturas que adornaba vehementemente la habitacion, dándole un respiro a aquella continuación visual de azabache y color madera que ya eran marca de agua en mis ojos, se trataba de un Zeppelin que yo bien conocía, que hace unos años había tenido la catastrofica labor de comandar el ataque a la flota revolucionaria, aun recuerdo muy bien ese día, aquel dia en el que del cielo el armatoste de metal se precipito a tierra asesinando a todos sus ocupantes en el acto, un recuerdo escalofriante, ¿Quien diría que tal evento iniciaría mi vida actual?, es decir, era ineludiblemente el azar de los acontecimientos que me empujo a aquella sucesión de errores y de inexperiencia. Me cruce de brazos detallando cada pequeño sector del lienzo, teniendo especial cuidado de no dejarme atras detalles innecesarios a simple vista, aunque no pude evitar pasar mi mano izquierda rosando la superficie rugosa del cuadro, como si de ipso facto me recordara la fria mañana que amenizo aquel acontecimiento, donde el fuego se precipitaba al suelo, donde todos corrían y gritaban, donde el cambio de tiempos se acelero, donde todo mi mundo se acabo e inicio una sinergia de afan y problemas que me acompaña a dia de hoy como fantasmas y ataduras al pasado. Mire al suelo en señal de luto, inclinando la mirada hacia aquel oscuro suelo, aquel oscuro y para nada especial escenario bajo mis pies, ¿acaso divagaba?, no me extrañaría, ahora mismo tenia demasiadas cosas en la cabeza.

Las palabras de Sarah rebotaban en mi ser, aun cuando supiera lo que decía y entendía cada una de sus estilizadas palabras con extraño acento (tan característico de ella), intentaba omitir su importancia, intentaba alejar mis pensamientos de preocupaciones. Segui mi caminata y tour personal por la oficina, uno o dos pasos a la derecha del cuadro y hacia el inmenso ventanal me percate de una biblioteca personal, adornada con un buen numero de libros. Acerque mi mirada hacia la cubierta de cada uno de ellos, desde enciclopedias de Anatomia hasta valiosa información sobre viajes, algunas cartas de navegacion encuadernadas de rustica manera y otros documentos informativos que no eran mi centro de atencion (aunque no desmerezco su importancia), bien sabia que sus gustos literarios diferían demasiado de los mios, aunque posiblemente en las partes mas altas habrían textos distintos, tampoco insisti en su busqueda pues aquella erratica maniobra visual buscaba simplemente sacarme de onda, diluir mi estres y los cientos de errores que buscaban amenazar mi forma de ser, haciéndome estallar en miles de pedazos.

Si bien es cierto (como dije anteriormente) que buscaba omitir el trasfondo de sus palabras, no era facil sacarme una de la mente "La guerra nunca cambia", nunca podia estar tan deacuerdo con una frase, aun cuando bien supiera que las cosas se habían alterado desde el inicio de la guerra, las circunstancias habian mutado de manera catastrófica para juntas, conjurar el peligro hacia Zarguett y Polaris en general, las guerras eran menos de hombres y mas de números, aun cuando solo hubiera pasado medio siglo desde la Ascension, todo había cambiado, para bien o para mal, las cosas habian cambiado, pero la frase tenia cierta razón... la frase tenia la razón suficiente para crear en mi una especie de unificacion de pensamientos, me detuve en seco mirando hacia la biblioteca... sin mirarla, acariciando con la vista los libros, sin mirarlos, "Hemos devaluado el significado de la guerra, hemos restado importancia a los hombres de manera individual, en eso ha cambiado la guerra... pero algo es distinto...

- A todos nos afecta, tarde o temprano - Susurre para mi, aun cuando bien sabia que ella me escucharia, no me importaba, me encontraba abstraida de la realidad, aun cuando sus palabras transportaran al interior de aquel velo inexistente que me rodeaba, que buscaba de alguna manera sacarme de alli, transportarme a un mundo en negro, donde, al menos, tenia un poco de silencio. Me aleje con mis pensamientos hacia el ventanal, pasando por alto la enorme cantidad de desorden y papeleo que se acumulaba en el escritorio de Sarah, era increible la cantidad de desorden y elementos que podia acumular aquella mujer siendo una simple piloto. Pude percatarme de la pistola entre tanto desorden, resaltando alli entre aquellos papeles de diversos colores (muchos recordatorios) y recordándome ciertas divertidas anecdotas que me hicieron dibujar una sonrisa melancólica en el rostro, ¿Es idiota pensar que todo tiempo pasado es mejor?, en aquella posicion aquellas dudas filosóficas no hacian mas que poner en duda mi cordura y edad, aun cuando no sumaba demasiadas décadas a mis espaldas, podia sentir como mi existencia se dividia en ciclos, siendo este el mas distinto y extenso por el que he pasado.

Me detuve finalmente frente al inmenso ventanal que nos protegía de la tormenta que antaño habia deseado, podia sentir como el viento pujaba en el exterior, rogando tener la oportunidad de destrozar el vidrio y traernos al abismo... ¿aunque eso no seria mucho mejor que seguir en aquella extraña existencia?, era un extraño sentimiento suicida de poca importancia, divagaciones y extra limitaciones mentales del momento. Pude sentir como el silencio ahora imperaba en la oficina, como sus palabras habian girado alrededor del punto final y se habia movido hacia un sillon cercano, podia sentir su respiracion en mi cuello y sus ojos alrededor de mi cintura y atravesando mi ser. Coloque la palma de la mano en el vidrio, sintiendo el frió que imperaba en el exterior, pero no retire la mano, pues el fenomeno que minutos antes habia ansiado se precipitaba al vidrio. Las primeras gotas de lluvia dibujaban extraños patrones amorfos en la ventana, era una extraña y trivial sensación... bueno, trivial en otro tiempo, en aquel momento hasta la mas diluida respiración era todo un acontecimiento.

- No. - Aquello me limite a decir en voz alta, desviando mi mirada hacia ella, sin mirarle, aunque dándole a entender que me dirigía a ella - No, no necesito vacaciones... ¿quien atendería todo si yo no estoy? ¿tu?, no, no necesitas cargar con esto, es mi deber, esta en mi sangre... todo esta en la sangre, Y no necesitas recordarme que no estuve en una academia. No, no necesito una academia, se cuidarme sola joder - Dije con cierta indignación, aunque no podía enojarme con sus erradas palabras, a veces olvidaba quien soy y es obvio, en aquellos momentos no me comportaba como era normalmente, tenia una imagen que mantener en el Crisol... Sonreí recordando sus polémicas alrededor de mi adiccion a la bebida, exageraba, obviamente, no bebía demasiado, quizás solo... bueno, no importa, no importaba el numero de botellas. - Ya había olvidado tu animadversión a mi forma de ser, es bueno volver a la costumbre de escuchar tus injerencias en mis escapadas nocturnas y el licor... No te preocupes, sigue con tus viajes, preocupate por ti y tu nave, esta todo bajo control...

Por ahora, debí puntualizar, ¿lo necesitaba?, si, por ahora todo estaba en un curioso y extraño hermetismo, todo continuaba igual, polarizado, en silencio y monotonía, la política nunca cambia, ni en tiempos de guerra, aunque si es cierto que desearía un ataque al Crisol, al menos así tendría un poco de acción. Volví a mirar al abismo. "Que distinto es todo ahora... Sin embargo, el cielo sigue igual, en aquel monótono e inmutable ciclo de cambio..."

Alessa Malkav
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

Argones : 836
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Archivo : Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Sarah Woodsen el Jue Ene 24, 2013 3:48 am

La mire levantarse sin decirme nada, perderse en mi oficina tal como si esta se tratara de una jungla inexplorable, como si nunca hubiera estado ahí, miró los cuadros, en especial uno, yo sabía muy bien lo que significaba para ella, pero no dije nada, solo me limite a mirar sus ligeros y perdidos movimientos, respire aire profundamente y después lo despedí de mis pulmones y por mi boca a modo de suspiro, las cosas no estaban bien, no iban bien, ni al otro lado de esos cristales ni dentro de ellos, mi preocupación era en vano, ella se creía suficientemente fuerte y suficientemente valiente para enfrentarse sola al mundo, y yo , yo me sentí tan idiota por querer ser comprensiva , y eso que aún no contestaba nada, pero le conocía lo suficiente para augurar su respuesta, así que la seguí mirando y después le prive de mi vista para tomar el vaso de licor y terminarlo, luego estiré el cuello y negué con la cabeza, me sentía inútil en un mundo tan corrompido que ni siquiera yo pudiera salvar, pero sobre todo me sentía en un laberinto sin salida, dónde el minotauro eran los ojos negros de Alessa, esperando que en cualquier momento me acecharan para destruirlo todo, inclusive las blancas paredes que nos rodeaban .Aquello fue duro para mí, ¿acaso pensaba que yo no tenía preocupaciones?, ella era egoísta, pensaba solo en sí misma y en cómo se sentía, inclusive cuando yo me encontraba destrozada también, solo se ocupaba de sí misma y de lo que ella quería. Tal vez no lo había visto antes o tal vez lo conocía tan bien que desviaba la vista la mayor parte del tiempo pensando que un día se daría cuenta que aquella persona que intenta ser su soporte, también tiene bastante propio por cargar y atender. Deje el vaso ya vacío sobre la mesa y le lance una mirada frustrada más que otra cosa, la ví entonces revisando mis cosas en la estantería. No me importó, me recargue cansada en el respaldo del sillón intentando ignorarla por un momento, ¿Qué podía hacer? , había pasado por alto todo lo que dije, ¿Acaso era tan mala con ella que no merecía una respuesta? , vacile mientras pensaba en ello y sonreí para mí misma en una mezcla de tristeza eh ironía.

Difícil, difícil es lo que mejor la describía, y no supe explicar en ese momento que es lo que amaba de ella, ¿qué más daba? Yo también quería un momento de paz, no solo ella, y encima intentaba aguantarme su carga y la mía al tiempo, pero con Alessa era como si todo tuviera que ser a su conveniencia y tan solo a la suya, ya me acostumbraba en parte, pero siempre había un resquicio de mí que se negaba a aceptarlo, y ese mismo estaba dando tumbos en mi cabeza atormentándome en sórdido silencio mientras mis ojos se desviaban para mirarla de nuevo recargada sobre el ventanal.

Volví a suspirar , esta vez más fuerte y me levante del sillón, me quite el abrigo y lo puse en el perchero de la puerta y luego me apresure a coger mi maleta para llevarla a la puertilla desplegable dónde se hallaba la cama , tome la manija de la puerta de cedro blanco y la gire develando las suaves y plateadas sabanas de la cama, mire esta como aquella mujer que espera ansiosa en el puerto el arribo de su marido quien habría partido meses antes en busca de pescado, pase mi mano sobre la cama , acariciándola, en ese momento no desee otra cosa que no fuera tumbarme ahí, abrazar las cobijas y perderme en ellas por horas o días, ¿Qué más daba? , olvidarme de mi cuervo, de mis tenientes y cabos, de mis deberes, de mis misiones y hasta de Alessa, casi sentí el sueño figurado en mi mente, y aquella tentación cual serpiente rodeando mi cuello, casi... casi sentía que caía sobre él, cuando escuche sus palabras, su voz, su voz como un zumbido molesto en mis oídos me sacaron de mi letargo y la mire. Ya me lo esperaba, no querría, no tomaría vacaciones, no se importaría por mí ni por mis intentos de ser amable, casi aquello era un triste cuento irónico, casi como una burla del destino, solo sonreí en un suspiro hacia mí misma el cual era sarcástico.

No conteste nada, me fastidiaba sentir que no le importaba lo que intentaba hacer por ella, sentí incluso rabia como la que siente un amante cuando lleva serenata y le cierran la puerta en la cara… Inútil, eso es lo que sentía que hacía por ella y no quise tomarme la molestia de hacer más, ¿sabes qué? Tenía razón ya era suficientemente grandecita para ocuparse de sí misma y alcé mi maleta sobre la cama y comencé a desabrocharme la camisa , estaba sucia, tan sucia como pudiera estar tras el viaje de vuelta de esta mañana, y quizás exageraba , no lo sé , no me sentía cómoda ni conmigo misma y mucho menos con mi visitante, y no por que no la quisiera ya, lo hacía, solo que sus modos destrozaban mucho mis ganas de querer hacerlo , pensando todo esto cual abejas revoloteantes en su comenta , mis pensamientos viajaron hasta la época en que éramos felices, quizás época que ella ni siquiera contemplaba, no lo sé, pero lo hice en ese momento y no pude evitar sentir que había perdido mucho en el camino. Esta guerra nos costaba demasiado y no sabía si quebrantaría mi espíritu, no lo sabía, pero me empeñaba en que no, quizás era ilusa, pero no tenía tampoco demasiadas opciones.

La camisa blanca se deslizo por mis hombros y desnudó mis brazos, la aparte de mi vista y busque entre mi maleta alguna más cómoda y limpia , la puse sobre la cama una vez encontrada , junto con un short , yo no sabía lo que haría Alessa o quería hacer, quizás se aventaría por la ventana en cualquier momento, o escaparía a un bar de copas a ahogarse en el alcohol junto a algún desconocido a quien ella le importara menos que un comino, no quería y no podía ocuparme ya de eso. Vaya recibimiento, pensé para mis adentros... cuatro semanas y me encuentro con esto, ni siquiera un “gracias amor, por preocuparte por mí”, pero que ingrata era la vida, pero que ingrata estaba siendo ella , y por ese segundo fui lo suficientemente egoísta para reprochárselo con el pensamiento , y entonces me quite el sujetador y lo coloque junto a la camisa que había apartado a un lado , mientras negaba con la cabeza y peleaba con mi propia conciencia y sobre todo, ignoraba a Alessa campantemente mientras lo hacia . Luego entonces me quite las botas y el pantalón de color azul marino y tal como mi demás ropa sucia les deje en el mismo sitio para luego volver a la cama y ponerme las prendas limpias y sentarme al borde la cual estaba recargada en una pared, de hecho era una especie de closet empotrado en la pared, gire a mirar a Alessa, quien estaba aún en la ventana cual muñeca de aparador, no parecía hacer ningún movimiento y volví a suspirar renegando de ella y de ese día.

Pasaron varios minutos, no tuve una real conciencia de ello, hasta que me tranquilice, tal vez ese día era una tremenda mierda, pero quizás también ella no actuaba así a propósito, solo estaba harta de todo lo que pasaba a su alrededor y por eso me trataba así, y yo... yo quizás no tenía por qué aguantármelo pero lo hacía ¿sabes por qué? , porque le amaba lo suficiente para ponerla por encima de mí, aun cuando ella nunca lo hiciera, me dije a mi misma.


-Solo intento ser buena y comprensiva contigo Alessa, entiendo todo lo que estás pasando así me digas que no, pero como no lo puedo cambiar quiero darte tu espacio, quiero hacer algo por ti y la única manera que encontré fue ofreciéndote descanso, después de todo, todos necesitamos hacerlo. Pero está bien, haz lo que gustes, y no, no odio tu manera de ser, porque si lo hiciera hacia mucho habría pasado de ti, solo intento ayudar, pero no parece ser bien recibido por ti.

Acosté mi torso sobre la cama y puse mis manos a modo de almohada bajo mi nuca, y mire la rejilla que soportaba e colchón de arriba, ni siquiera la observaba solo posaba mi vista en ella, pensando que Alessa estaba siendo injusta conmigo y que tal vez yo también con ella, pero no encontraba otra forma de hacerle ver que me importaba.

-Y no soy asi “cariño”, no puedo preocuparme de mí y solo de mí y mis cosas, como si tú no existieras, después de todo eres mi mujer ¿Qué clase de persona seria si me importara un huevo lo que te pasara? , apuesto que no es lo que quieres, pero está bien, no me dejes aligerarte la carga al menos unos días, pero no me hables como si me reprocharas por algo bueno que intento hacer para ti.

Levante la mirada para verla un momento antes de volver a ver la litera de arriba.

-¿Qué quieres hacer? , casi cae la noche y afuera está lloviendo bastante fuerte. Sé que esto no será el crisol ni nuestra habitación pero hay suficiente para pasar la noche, inclusive puedes mirar el televisor que esta tras la puerta de la estantería de aquella pared, digo.. si quieres.

Ordenare algo de comer más tarde y pudiéramos pasarla al menos un poco mejor que ahora, ¿yo también estoy cansada sabes? No he dormido casi nada en varios días y vine con ganas de verte, de pasar un momento tranquilo con mi mujer y espero que tú también quieras hacerlo, no es por nada pero recuerda que en el mundo no estás tan solo tú.

Ven siéntate aquí a mi lado, olvídate por al menos un momento que arde la ciudad e interesarte por mí y por ti, ¿quieres?


Todo se había tornado gris, odiaba que fuera tan egoísta, pero también odiaba que estuviera triste, deprimida, o al bode de cometer alguna locura, pero más odiaba que el ambiente estuviera tan tenso entre nosotras, tal cual enemigas o desconocidas, eso... eso de verdad lo odiaba.

¿Y bien, que decides?

Necesitaba una respuesta fuera la que fuera, pero en el fondo deseaba que al menos por esa noche dejara esa rebeldía suya, bajara la guardia y entendiera que yo no estaba ahí para ser su verdugo, pero tampoco para ser su muñeco de vudú y se quedara conmigo.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Alessa Malkav el Jue Ene 24, 2013 9:23 pm

¿Que decides Al?, ¿Que decides Less?, anda piensa... Mi mente me acosaba con aquel ultimo aparte que me habia dedicado Sarah, queriendo decidirme al final. El tiempo habia pasado volando, hace unos segundos los pechos de sarah recibian una nueva vestimenta y eso parecian, segundos en aquel mar de tiempo inconcluso, en aquella capsula incompleta de surrealidad y depresion. Mire nuevamente por la ventana, queriendo quizas encontrar la respuesta entre las nubes, entre el Atlas que alza el planeta... ¿o es al revez?, bueno, ahora mismo estaba planteandome una duda filosofica digna de los mejores escribanos de la ciudad, lo cual ya era un avance, aun cuando no quisiera comer los pasteles que habia sobre la mesa. Suspire para mi y me sente tras el escritorio, donde Sarah se recostaba a pensar y a escribir informes aburridos (como yo, solo que con un sillon mas comodo), di un par de vueltas en aquella silla giratoria, sin sonreir, inexpresiva y distinta aun en aquella condicion, parecia mantener la apacibilidad que tanto me caracterizaba, aun cuando una tempestad de los mil demonios asolaba mi mente con pendencieras ideasl. Me detuve en aquel lento y dantesco baile que dibujaba como Fibonacci las ruedas en el suelo de madera, me detuve observandole, alli, respondiendo con vehemencia su mirada, en un cruce apasionante de ideas sin palabras, de sueños sin almohadas. Quise sonreir, pero no tenia por que hacerlo, aun cuando me alegrara de tenerle alli, las cosas eran distintas, aun con ella alli, seguiamos desafiando la gravedad, las plantas aun crecian y la guerra aun continuaba, las cosas caen sin caer, en aquella monotona rutina diaria. ¿Deberia tomarme unas vacaciones?, no, las cosas no podian ir a mejor sin mi presencia al mando de la ciudad, ¿que pensaria de mi padre si me viese dejar el trono?, si Sarah se preocupa por mi y quizas no se lo agradezco como deberia, pero tampoco era una solucion viable tener que huir de las cosas y buscar un mejor amanecer cuando la realidad es mas gris que aquella tarde. Quise llorar ante mi estupidez pero no lo hice, no habia una verdadera razon aun para hacerlo.

- No... - Detuve mi mirada en un punto al azar en el infinito, perdida entre ideas y pensamientos tendenciosos... ¿que decidiras Al?. - No se... No se que decidir - Suspire para ella, me resquebraje alli, mis codos se colocaron pesadamente sobre el escritorio aplastando todo a su paso, tomando mi cabellera, aplastando el marron tono de mi cabello, quise llorar y lo hice, por que todo se venia abajo. - No lo se, no lo se, no estoy mas feliz por que estas aqui... y se que lo intentas amor pero... pero no se, no se lo que hago, intento hacerlo bien pero... cuesta - Y cuanto costaba, las cosas eran dificiles en aquellos tiempos, la guerra costaba mucho mas de lo que deberia, las cosas no eran tan faciles, no era la reina que de niña desee ser, no era lo que queria ser y ahora mas que nunca solo deseaba estar entre la gente del comun, disfrutando de la ignorancia, de la paz del ignorante que no sabe lo que sucede a su alrededor, que desconoce el caos y el miedo que provoca estar sentado a diario firmando edictos.

Desconoce todo lo que le rodea.

Desee entonces que la tierra me tragase, en mi mente su rostro tenaz se dibujaba con inexorable velocidad, insultandome, tratandome con la mirada de lo que era, una chica ingrata que no sabia lo que hacia, que la guerra habia destrozado y no merecia estar alli sentada, ni ser suya, ni ella mia, ni querer estar viva ni en los cielos, con temor a todo y miedo al posible, que suspira a las nubes mientras trata de escrutar entre ellas en pos de la verdad, que duda de sus pensamientos por que no tiene la fuerza suficiente para defender los ideales como su padre, que vive de la sombra del antes, del pasado y de su sangre.

- No deberia ser asi contigo - Retire mis manos de mi rostro - no deberia, deberia agradecerte tus intentos por tranquilizarme, pero a veces no son suficientes y de hecho, ahora mismo no lo son, tengo algo que mantener, tengo que mantener Polaris, debo cuidar el legado de mi padre y destrozar a todos los revolucionarios que intenten mancillar lo que una vez el logro... Debo quedarme donde estoy.

Encolerice, los revolucionarios me hastiaban y apenas el pensamiento de uno solo me sacaba de quisio, me abalance sobre el escritorio, tome la bandeja con los pasteles y la lanse con fuerza hacia la entrada por donde horas... milenios antes habiamos pasado. Volvi a mi rostro encerrado entre mis manos, luego las retire nuevamente en una monotona rutina y le mire.

- Quiero... solo quiero piezas - ¿Piezas?, si queria construir algo, queria hacer algo con las manos, queria papel y lapiz Y lo queria YA.

Alessa Malkav
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

Argones : 836
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Archivo : Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Sarah Woodsen el Vie Ene 25, 2013 8:45 am

Ya no me sorprendía su actitud, ni siquiera volteó a mirarme más de un Segundo antes de volverse a perder en ella misma, ¿porque era tan difícil? , no es que quería ser egoísta, porque incluso pensar en que me hastiaba su comportamiento me haría sentir mal conmigo misma, después de todo yo no era así, pero me resultaba desesperante que estuviera mal y necia, pero sobre todo que nada de lo que intentara hacer sirviera para algo.

Me recosté de nuevo en la cama, cansada de todo lo que pasaba a mi alrededor y del mismo que ya arrastraba por varios días, y cerré los ojos, volviendo a ignorar su presencia al menos por un momento y pensé… pensé en nada, solo me deje perder en aquel dulce momento de cerrarlos y sentir que al menos por ese momento podría descansar, pero entonces ella hablo ~No~ , su resonante voz musito seriamente, y no me inmute, ya lo veía venir después de todo, así que seguí perdida entre el medio dormir y el estar consiente, casi me acurruque en la cama , girando mi cuerpo con la cara hacia ella y entre viéndola por un momento antes de abrir los ojos abruptamente en respuesta de sus palabras, que desdibujaban mejoras , de hecho eran casi lamentos, que digo!, eran lamentos en toda regla ~No lo sé, no lo sé, no estoy más feliz porque estás aquí~ aquello me dolió como una punzada en el abdomen que duro por varios minutos , porque a pesar de todo yo si estaba más contenta de verla, pues así se derrumbara el mundo ella me pudiera hacer sonreír de tan solo mirarla, y era duro saber que yo para ella no significaba lo mismo , ni siquiera tras todos esos años, esperaba que fuera solo rabia del momento, pero no lo sabía, porque con ella nunca sabía nada.

La mire casi paralizada por que no supe que hacer o decir, no supe si ese dolor en el abdomen se había hecho tan grande que no me permitía reaccionar, o era la impresión de verla así , ~sé que lo intentas amor~ ni que lo diga, lo hacía , lo intentaba y no era suficiente, no la hacía más feliz, no le servía de nada , en ese momento me sentí más inútil que un caballo con tres patas , ¿Por qué tenía que ser así conmigo? , nunca lo entendí, nunca lo entendería, me había hecho sentir peor de lo que ya me sentía, si es que eso había sido posible, y sentí enojo por lo que me dijo, por menospreciar lo que hacía por ella, por amarla, por estar ahí, ¡maldita sea mi suerte de estar con una mujer que no me amaba como yo a ella!. No supe que más pensar, aquellas ideas acechaban mi mente cual buitres a un moribundo desgraciado, rebosantes calentando mi cabeza, quizás no pensaba con claridad, así que no hice nada más que mirarla hasta que arrojo los pastelillos ( que no sé cómo llegaron ahí) hacia el otro lado de la oficina, manchando de crema la alfombra y las paredes, y regrese mi vista en ella y entonces rompió en llanto , uno furibundo y quejoso, y yo me enfade con ella lo suficiente para pensar que a pesar de lo que hiciera yo, ella actuaba como una niña inmadura y caprichosa, y que mis pasteles ni mi oficina y mucho menos yo, teníamos la culpa.

Me levante molesta y cogí los restos de los pasteles, ella lloraba en el escritorio como una chiquilla de tres años y yo su madre que levantara los desastres de su puchero, y aquella escena no me agrado, no me agrado ni para mí , ni para ella, y sentía que merecía más que esto, sentía que merecía una novia que me recibiera en el “puerto” con una sonrisa y una grata bienvenida, merecía una novia a la que le dijera que quería que tomara unas vacaciones para que se aliviara y me lo agradeciera, merecía una novia que comiera mis pasteles y una novia que me dijera que las cosas que hacía por ella eran suficientes y que era feliz conmigo, pero al contrario de eso yo tenía a una mujer llorando y quejándose en medio de mi oficina, y que ni siquiera me daba suficiente crédito por lo que hacía por ella, tenía a Alessa y tener a Alessa significaba aguantar un montón de cosas a cambio de un te quiero de vez en cuando .

Quizás todo eso que pensé lo hacía molesta y exageraba algunas cosas, porque en ese instante todo lo veía tan negro que si hubiera sido un tanque de gas habría estallado matando todo ser vivo cerca de mí, termine de recoger los pastelillos sin decir nada en absoluto y los tire en la basura, luego me lave las manos en el mini bar, y la mire desde ahí ~ quiero piezas~ ¿que se creía? que estábamos en medio del parque de Lego , se me acababa la paciencia y ni siquiera había recibido un poco de amor, vamos que me hubiera conformado con eso, pero no, y estaba molesta, bastante, incluso que sentía que la cabeza me daba vueltas, y no supe si el cansancio acumulado era el causante de que me encendiera tan rápido, creo que en otras circunstancias habría sido más tolerante con ella, no lo sé.

Me aproxime a ella y la mire con rudeza, quizás los buenos modos no me habían servido de nada.


- Ya fue suficiente Alessa, se cómo te sientes, yo también me siento mal, yo también tengo problemas, y cargas que sobrellevar, también me siento hundida muchas veces y tengo dudas, y si, también quisiera arrojarme por la cornisa de Polaris al vacío y perderme de todo, pero joder no te trato así, nunca te trato así, y deja de llorar que ya estas grandecita.
¿Piezas?, ¿dónde crees que estamos, en tu taller? , aquí no hay nada de eso, a lo sumo tengo lo que ves en la oficina y no mucho más.
Tal vez podrías ser más condescendiente, intento ayudarte, ¡déjame ayudarte carajo! , ni hablar, creo que ha sido una mala idea que vinieras, te tenías que haber quedado en casa, llorar ahí por los rincones o lo que fuera, ¿has visto lo que hiciste con los pasteles? , carajo eran para ti, los ordene para ti y mira cómo me lo pagas.


Realmente estaba tan molesta que ni siquiera medí lo que decía, ni siquiera me preocupo que estuviera sintiéndose mal, ya no lo pude aguantar más así que solo la mire negando con la cabeza.

-Argh! ¿Sabes qué? Quédate aquí, me largo a casa!

Cogí mi abrigo y me salí de la oficina dando un portazo, y camine por el pasillo hasta las escaleras que no estaban lejos, y cuando iba bajando las ideas en mi cabeza revolucionaban, me atormentaban, ella lloraba y yo deseaba llorar también ,pero de rabia sin embargo me aguante por ese momento y justo cuando estaba por llegar al piso de abajo me detuve y me recargue en el barandal ¿había estado bien lo que hice? , tal vez ella era una mal agradecida y una niña caprichosa, pero me necesitaba, o creo que me necesitaba, estaba pasándola mal ¿y que hacia yo? , no la aguantaba lo suficiente, no la toleraba lo suficiente y no la consolaba lo suficiente… estaba abandonándola en el peor momento y solo estaba pensando en mi (¿cosas en las que pensar no?) ¿De verdad iba a abandonar a mi mujer por media hora de mal trato hacia mí? , tendría que haber en los doce años que llevo conociéndola, algún momento en el que yo me portara como una cretina y ella me aguantara y por esas veces estaba en deuda, así que volví por las escaleras pero me detuve al final, al llegar al piso de la oficina y casi hasta la puerta y me recargue en la pared, ¿sería que no tenía el carácter o las agallas de abandonarla? Y… ¿realmente eso me hacía más débil o más fuerte? , apostaba por lo segundo puesto que aguantar eso era difícil, mucho más que huir, mucho más que largarse y dejarla a su propia suerte, pero no tuve el valor de entrar en ese momento, porque no sabía que le diría , entonces no puede aguantarme más y rompí en llanto, sentí como mis rodillas flaquearon y dejaron de sostenerme, entonces me vi sentada en el piso con las manos sobre la cara intentando tragarme cada lagrima eh intentando levantarme para abrir la puerta pero no lo conseguía.

Fue en ese momento, cuando todas las ideas de mi vida se pasaron por mi cabeza, como se moría el país, como recordaba que tuvimos tiempos mejores , incluso la sonrisa fugaz de mi padre, mi madre moribunda en su cama pidiéndome que cuidara a Gael, recordé los paseos por los museos al lado de mi familia, las calles, la gente, todo tenia con color tan distinto, todo parecía tan en paz y tan perfecto… quizás lo idealizaba porque ahora no estaba siendo así, pero lo recordé con nostalgia y eso acelero mi llanto , ¿Qué había hecho mal? , ¿Porque la única persona que realmente me importaba en el mundo me trataba así? , no obtuve respuesta, no obtuve paz tampoco, solo llore ahí por largo rato a sabiendas que ahí detrás de la puerta, también lloraba ella y entonces me levante y me limpie las lágrimas con la mano, gire el picaporte y entre.

-Discúlpame, no debí haberme marchado pe…

Mi dialogo se vio interrumpido al mirar al fondo de la oficina, no supe cómo reaccionar ante lo que vi en ese momento y me quede ahí de pie tan solo mirando.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Alessa Malkav el Sáb Ene 26, 2013 8:38 pm

Del silencio adornaba el lugar con insidiosa insistencia, queriendo reinar entre aquel escenario de un rimen, un crimen a nuestra cordura y relación que yo, en un ataque de estres, había perpetrado contra el núcleo misma de esta, conformando aquella obra dramática de la que ya podíamos hacer gala y sufrir para ella, como un mal sueño del que quieres salir pero tampoco quieres hacerlo y, además, n o puedes, en una contradicción más que digna para mi forma de ser en aquel momento, en aquel concierto de disuasiones y lagrimas, de silencio y malos tratos, ¿era mi culpa?, quizás, quizás debí recibirle de mejor manera unos minutos antes o no haber lanzado sus pasteles lejos del escritorio, quizás debí sonreír y aceptar las vacaciones que con tanta insistencia había tenido la amabilidad de ofrecerme como opción para calmar mis nervios de una vez por todas, quizás debí ser muchas cosas y haber cambiado otras mas, quizás las cosas debieron ser distintas y así no vivir aquella situación tan incómoda en la que nos encontrábamos, donde, ahora, el silencio era voz y voto en aquel lugar, rodeadas e inmersas en el, sin oportunidad de escapar y sin querer ceder una a la otra, en un dantesco e insufrible intento por ser una mejor que la otra, aun cuando no lo supiéramos, de manera inconsciente lo hacíamos, aun cuando quisiéramos dejar aquella discusión, lo hacíamos, se notaba en el denso aire que nos rodeaba y amenizaba aquella batalla de miradas, yo esperando sus palabras y resistiendo su tenaz mirada, dispuesta a despedazarme, a juzgarme y quizás, con cierta razón, dedicarme todo el enojo que seguramente ahora mismo debería estar sintiendo.

El tiempo se delataba con el tedioso Tic tac del reloj de pared que tenia sobre el cuadro que minutos antes había acariciado, sin embargo, sin mirarle podría haber deducido con facilidad que el tiempo por fin se había dado por vencido con nuestra situación, tornándose paciente y en quietud total, pues la brisa al fin había dejado de batir el papeleo apilado sobre el pesado escritorio de Sarah, nuestras miradas se congelaron, la mía con miedo e intentando tranquilizarse, la suya, como bien dije antes, tenaz y molesta con mi reacción inmadura. ¿Debí comerme aquellos pasteles?, la respuesta era más que obvia, no debí lanzarlos, hacer aquello había sido finalmente la gota que colmo el vaso en aquella dramatización de un amor complicado en tiempos de guerra, entre aquel escenario sombrío y sangriento que amenizaba el diario vivir y gobernar en Polaris, entre aquel caos y escombros humanos, había lastimado lo único que me serbia de soporte, ¿acaso debería estar lamentándome?, lo hacía, aunque no se lo decía, no quería hacerlo, en aquella lucha por tener la razón y no ceder ante la otra, no quería resultar perdedora ni damnificada, pero tampoco puedo decir que me regodeaba en lo hecho, las cosas tampoco habían estado del todo acertadas… ¿acertadas dices Less?, ¡Fuiste una idiota con todas las letras!, pero el daño estaba hecho, ahora solo restaba esperar sus palabras, que tenían la feroz obligación de distinguirse entre aquel silencio reinante, entre aquel cruce de miradas su voz tenia mas voto que la mía, su reacción aun más preocupante de lo normal… No puedo negar el hecho de tener miedo, sentía miedo, pero no quería hacer algo por dejar de sentirlo, no quería interceder pues lo sucedido ya estaba hecho (valga la insidiosa redundancia, pero la verborrea que ahora mismo atravesaba mi mente era tan intratable como la conversión de esta en algo más o menos digno para ser narrado por alguien normal) y solo ella podía cambiar las cosas, sobra aclarar, que ahora mismo, nuestra relación pendía de un delgado hilo, tan delgado como la divisoria que despistaba mi realidad de una pesadilla, de la cual quería despertar pronto.

Suspire para mi, pues ahora mismo Sarah se levantaba a arreglar el desorden que minutos antes en un arrebato de inmadurez había formado con un par de pasteles de vainilla, quería disculparme, pero aquella sensación de egocentrismo me disuadió rápidamente de mi cometido, limitándome a esperar nuevamente su mirada y sus palabras. Mi piel se erizo y sentí miedo aun cuando en mi rostro la inexpresividad imperaba desde hace minutos, de sus labios rosados emergieron cual lanzas invisibles teledirigidas hacia mi ser, palabras, solo eso, palabras, palabras frías y con razones de peso para ser esgrimidas en mi contra, ¿acaso debía responder de otra manera? ¿acaso eres incrédula Alessa?, si, quizás en mi interior pensaba en la redención, en que entendiera por todo lo que había pasado sin ella, sin nadie, sola y entre aquella guerra que polariza mi ciudad, las cosas no iban nada bien y, si, quizás, tan solo quizás exageraba en achacarle parte de la culpa y no tener en cuenta sus palabras, ¿debería tomar vacaciones?, no, pero tampoco debí ser así con ella, lo hacía con las mejores de las intenciones, solamente quería lo mejor para mi situación, aunque bien sabia como yo que las cosas no podían solucionarse con dormir mas y un descanso extra, la ciudad podría resquebrajarse sin mi apellido al mando, ni siquiera yo importaba entre aquella manada de buitres que mal llamábamos nobles.

¿Debería dejarme ayudar?, ¿en realidad necesitaba ayuda?, aquello me superaba pero tampoco era necesario que ella gastara sus fuerzas en querer hacer algo para mi, seguía erguida contra el espaldar de aquel cómodo sillón, devastada e insultadme a mi misma por las estupideces que acaban de acontecer en aquel drama de telenovela, donde yo era el cliché de chica sin cerebro y ella la encargada de hacerme entrar en razón, aquello no hablaba nada bien a mi favor, aunque todo aquello había servido para calmarme y pensar de manera más fría, necesitaba mantenerme ocupada arreglando algo para poder dejar de tener aquellos arrebatos sin sentido.
Una vez sus palabras se tranquilizaron y dejo tras de sí el violento golpe de la puerta contra su marco de hierro, volví a dar vueltas sobre mí misma, pensando que hacer, sin pensar que decir, pues no tenía demasiado que decir, solo esperar a que quisiera entrar en razón, matarme o simplemente dejarme, no le culparía, me había comportado como una ingrata inmadura que, si bien tenía problemas, no pensaba en las soluciones que me daba. Ya era hora de dejar de lamentarme por mi misma. Descolgué uno de los teléfonos que tenia sobre el escritorio, entre papeles y demás aparatos sin sentido, planos aerodinámicos y piezas de maquetas, todo aquello que necesita una piloto de Zeppelín. Tome el auricular con fuerza y decisión, escuchando al fin algo que me sacaría de aquel silencio sobrecogedor, el sórdido pitido infinito del teléfono, aquel sonido repetitivo que se dignaba a saltar a escena, como otro objeto mas de mi mente que se encargaría de recordar, aquel sonido me dio cierta calma, algo extraño en sí mismo, pero aquella situación no podía prever lo siguiente, más extraño que lo anterior.

Inicie a marcar con la rueda del teléfono, teniendo especial cuidado con no equivocarme, pero sintiendo el peso de mis dedos sobre mis tendones, con un ligero temblor en mi muñeca empecé a marcar el número telefónico de mi oficina, donde seguramente atendería algún recluta encargado de barrer el lugar o, si la suerte me lo permitía, el Segundo ingeniero en jefe, encargado de suplirme cuando no estuviera allí.

No puedo dejar de insistir, repitiendo en voz baja, cual susurro de amante la misma desesperada premisa, acompañante perfecto de mi desesperación física, “Vamos… contesta”, se repetía en mis labios, no quería tener que llamar a alguien allí afuera para que se dirigiera a mi oficina (que no es muy cerca, cabe notar) solamente para traerme el cofre cargado de piezas y unos cuantos planos entre aquel desorden.
Finalmente mis plegarias fueron oídas por el encargado de mi oficina y en cuestión de segundos convertidos en horas, el auricular, al otro lado de la ciudad, en la apacible ignorancia de lo que ahora mismo acontecía en mi posición, era descolgado y un familiar “Oficina de Ingeniería Zarguett, ¿a quién necesita?” se conectaba con mi oído. No puedo negar que fue difícil esgrimir palabras para conformar la frase que vendría a continuación, pues todo aquel ajetreo había logrado transgredir mi apacibilidad, decidí hablar ante la repetición de la petición de respuesta.

- Hablas con Malkav – Fui recibida con el familiar saludo militar, rindiendo vasallaje a su superiora, aunque no me hubiera percatado si el personaje en cuestión no lo hubiera hecho, pues estaba tan estresada que apenas podía notar mis palabras – Descansa… necesito que me envíen uno de los cofres que está en mi oficina, de hecho, el color azul oscuro, sobre la mesa hay unos planos con fecha de ayer, es una agenda marrón, llévala a la oficina de la Capitana.

Colgué de ipso facto, tampoco era de imperiosa necesidad que diera más instrucciones, bien sabia que a un vasallo no le importaba nada más que la orden y el lugar, además, no estaba de humor para lidiar con un burócrata aprendiz de ingeniero dedicado a firmar y sellar papeleo, aquellas charlas eran demasiado aburridas.

Me levante del sillón y volvi a mirar a la ventana, la tormenta ya se cernía sobre Polaris, dando un escenario grotesco al espectador, las nubes tempestuosas se arremolinaban sobre la ciudad como un huracán, algo muy común teniendo en cuenta que estábamos mas cerca de ellas que allí abajo, afortunadamente solamente era lluvia, los rayos no eran enemigo para Polaris, no mientras la cúpula holográfica siguiera activa. Sonrei ante el bello escenario y me di la vuelta hacia lo que quedaba de la habitación, intentando afinar mis sentidos después de un dantezco trueno, algunos adornos temblaban por la cercanía del sonido, aquel lugar parecía ser sacudido por un gigante, trasladado de mi mente para destrozar lo que quedaba del mundo real que no quería vivir.

Me acerque a la única puerta del lugar que no daba hacia la salida, si no mas bien a una habitación continua, le abri con lentitud para darme de frente con un baño, no demasiado grande, con una ventana hacia Polaris, donde ahora mismo volvia a saludar con la mirada a la tormenta que Neptuno había lanzado para atenazar la ciudad.

- Hmm, creo que una ducha no me vendría mal – Cerre la puerta tras de mi y me recosté en la ventana – Que bella es… - Que bella es Polaris, mi ciudad, lo mas importante de mi vida, lo que ahora mismo estaba perdiendo, lo que mis padres habían cuidado por mucho tiempo… yo lo estaba perdiendo.

Suspire, aunque esta vez de cansancio, me retire de la ventana y me retire las botas militares, dejándolas a un lado de la puerta, deshaciéndome de mi gabardina militar y dejando libre mi chaleco de protección que pronto se deslizo de mi ser, luego el sujetador y asi sucesivamente hasta terminar desnuda, mirándome al espejo, mirando aquel desastre de persona…

Un estruendo, al parecer el ventanal de la oficina de Sarah se había roto, pues la explosión había sido significativa, podía distinguir el sonido del vidrio destrozándose y como el aire propulsado se había abierto paso por el lugar, en total libertad, la naturaleza retomaba lo suyo. Sin embargo, aquellos eran detalles menores, ingrese a la ducha, solamente quería olvidarme de los problemas mientras llegaban las piezas que minutos antes había pedido.

Pronto… escuche la puerta de la oficina abrirse.

Alessa Malkav
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

Argones : 836
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Archivo : Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Sarah Woodsen el Mar Ene 29, 2013 2:45 am

Me quede muda cuando me percate que ella ya no estaba en la oficina, no supe en qué momento se pudo haber ido, había estado en la única salida que eran esas escaleras que daban al elevador el cual estaba en medio piso debajo de donde estábamos, por lo que no pudo haberse ido , me quede pensando en eso cuando escuche el resquebrajar de vidrio , era un sonido demasiado peculiar en inconfundible, volteé rápidamente tratando de encontrar el origen del sonido y note entonces que una de las ventanas ( ya que eran tres un grande en el medio y dos pequeñas) se había quebrado un poco , por suerte había sido una de las pequeñas, no le di demasiada importancia hasta que un tumbo la rompió de lleno, al parecer el aguacero estaba siendo más que una simple lluvia y terminaba por causar estragos como ese, el agua empezó a entrar por ahí con una corriente bastante fría, casi helada, me apresure a la ventana para intentar cubrirla con el mueble más cercano que pude encontrar, se trataba de un pequeño exhibidor que guardaba algunos trofeos y cosas por el estilo, los quite rápidamente de el dejándolos sobre el piso y luego intentar cargar esel mueble de metal hasta la ventana, no fue una tarea fácil, habré demorado varios minutos y bastante agua y viento entraban por el orificio, me moje completamente la ropa y el pelo, apenas podía mantener los ojos abiertos contra la ventisca mientras arrastraba el mueble, hasta que tras muchos intentos conseguí que al menos cubriera lo suficiente para evitar que el agua entrara, no era una gran reparación, de hecho obviamente no era ninguna. Me eche para atrás unos pasos mirando el desperfecto y percatándome que mis rodillas temblaban, el frio había cobrado factura en mi cuerpo, de pronto me vi empapada en el medio de mi oficina, había bastante agua recorriendo la duela de madera y mis zapatos estaban mojados.

Pero aún tenía la preocupación de Alessa ¿A dónde se fue? Y también la de reparar la ventana, no lo pensé demasiado y tome el teléfono, marqué al mantenimiento, enseguida respondió un joven al que informe del desperfecto y quedo en enviarme a alguien para reparar la ventana, colgué el teléfono y me dirigí a la puerta que ya estaba abierta, y cubriéndome un poco con las manos camine por el pasillo al lado contrario de la escalera para ver si veía a Alessa ahí, pero lo hice casi hasta el final sin ningún éxito, dadas las circunstancias volví por el pasillo pensando donde se pudo haber metido pero sin tener muchas pistas, pensé entonces que quizás se había acostado en la cama y cerrado el armario tras de ella, así que volví a la oficina y abrí el closet, pero ella no estaba ahí, mire si en la cama de arriba tal vez, pero nada, me quede varios minutos viendo la oficina por si se me había pasado algo y entonces creí que de alguna menare que no sabía cuál, ella se había marchado de ahí, suspire pensando que quizás ahora mismo estaría en camino a Blue Moon, tal vez deseando estar con otra mujer una que no durara y que no doliera, que la besara y se perdiera, que no le preguntara si la quería, una mujer que pasara la noche con ella , y no supe que más pensar, cuando tocaron a la puerta abierta, solo por educación:

~Disculpe, hemos venido a reparar la ventana~

Mire a los tres hombres de mantenimiento con una ventana nueva entre manos y otro montón de cosas en cajas de herramientas, solo les hice una mueca indicándoles que lo hicieran y me quede recargada en la litera, tras unos minutos comencé a sentir más frio y entonces quise ir al baño por una toalla o algo, ya cansada me acerque a la puerta y la abrí, la luz estaba encendida , las nubes de vapor se disiparon con la corriente y entonces me di cuenta que ella estaba ahí… sentí como si el mundo dejara de estar sobre mis hombros, y la quede mirando por unos instantes con cara de boba, para luego entrar en razón y salir del baño, cerrando la puerta.


- ¿Cuánto se demoraran?

Uno de los hombres volteo a verme

~pues calculamos que unos veinte minutos, estas cosas pasan a menudo, la semana pasada se rompieron dos ventanales de la oficina de la Mayor Jackson, parece que las….bla bla bla~

Lo demás que me dijo simplemente me importaba tan poco que hice caso omiso y asentí con la cabeza , luego mire la puerta del baño, la oficina, a los tres hombres, sentí frio y cogí un pequeño cobertor de viaje que estaba sobre una de las camas y me lo eche por encima, luego me senté sobre la cama y me quede observando como movían el mueble que tan difícilmente coloque ahí, para entonces dejarlo a un lado mientras dos de ellos colocaban la ventana y otro más limpiaba el agua del suelo, tuvieron una charla entre ellos a la cual no puse ninguna atención, cogí el control alámbrico de la televisión y la encendí…

Noticias y malas era lo único que había en ese momento, y dos películas muy antiguas que ya había visto miles de veces, deje las noticias para enterarme que la tormenta estaba siendo la más fuerte en diez años y que habían reportado muchos accidentes , así como postes caídos, árboles y cosas por el estilo , hasta los carruajes habían tenido accidentes y eso que era difícil imaginarse a dos caballos colisionar, recomendaban no salir hasta que pasara la tempestad, y yo mire el televisor con cara aburrida, luego intente arroparme más para no sentir frio pero fue inútil… intentaba no pensar en Alessa pero no me estaba siendo posible, de hecho estaba dudando demasiado si entrar al baño o no, incluso sin interrumpirla, solo para secar con una toalla, pero pensaba que quizás se enfadaría , después de todo habíamos peleado minutos antes.

Pasaron algunos instantes y el noticiero acabo, mire el reloj de la pared, Alessa aún no salía del baño y yo estaba congelándome, voltee a ver a los de mantenimiento pero aun no terminaban y entonces gire a ver la puerta del baño, me quede ahí dudando si entrar o no, si quedarme solo contemplando o hacer algo… mi duda era cada vez menor, hasta que sentí el valor suficiente, ¿Qué es lo peor que podría pasar? Que ella se enfadara y me sacara de ahí o saliera, eso era lo peor y yo estaba dispuesta a pagar ese precio así que me levante y mire a los tres hombres.

-Voy a ducharme así que espero que cuando termine ya hayan reparado la ventana.

Los tres asintieron con la cabeza y entonces deje la manta sobre una silla, cogí una de mis batas de baño ya que la otra pendía de la puerta de éste, cogí también un par de toallas más y entre al baño.
Ella seguía ahí, la sorprendí ahí atravez del cristal de la bañera, la puerta abierta de ésta me invitaba a mirar la escena de su piel que entre las nubes de vapor se humedecía y despertaba, el agua caía constante recorriéndola, buscando el suelo, la mire, la mire como de aquel que descubría lo que andaba buscando.
En un momento el jabón se resbalo de sus manos , lo recogió y yo me concentre en sus caderas, no se percató aun de mi presencia y comenzó a pasar el jabón tan dulcemente por su cuerpo que envidie su carrera, sus gestos no se veían, ni el color de sus ojos, disueltos con vapor sus labios no llevaban su tono usual de rosa y el tono de su piel siempre contra el de la pared , la quede mirando, lo mire casi todo y todo lo que veía me cegaba, no la llame y ella en su intimidad no se daba cuenta ,me quite lentamente la ropa húmeda sobre mi piel, buscaba con mis manos la orilla de cada prenda que se descolgaba de mi ser despedida al suelo, ella seguía girada contra la pared y yo desnuda frente de esta.

Tome aire profundamente y lo exhale, y aquel valor me remontaba como el jabón sobre sus manos, entonces con paso lento me introduje en su espacio, el agua cálida la envolvía y el vapor... el vapor no rebelaba su desnudez completamente , no quise llamarla, pensé que sentiría mi presencia, al cabo de un rato tome el jabón sobre sus manos y la gire hacia mi sin decir nada, porque no era necesario irrumpir aquel ritual , le sonreí dulcemente y deje que el agua me bañara calentando mi piel , me hice más cerca de la regadera y coloque mi cabeza debajo para mojar toda mi negra cabellera, ella seguía ahí y yo quería que siguiera, así que tome el jabón y tiernamente lo pase por su espalda mojada , no esperaba su respuesta y me dedique a la tarea de recorrerla suavemente..

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Alessa Malkav el Mar Ene 29, 2013 9:01 pm

Abri la regadera, sintiendo como rapidamente mis problemas, pensamientos, desiluciones e ideas llevaderas desaparecian, como lagrimas en la lluvia, siendo arrastradas a la infinita telaraña de tuberías que transcurrían bajo la ciudad, eximiéndome de culpa, de cuidados, atenciones y preocupaciones, lavando por completo mi ser, mi mente y razonamiento (tan poco usado en las ultimas horas), quizás en una dantezca tortura oriental, mi ser se nublo, quizás fue culpa de la humedad que destilaba aquella ducha, quizás el vapor que se expulsaba hacia mi rostro y cuerpo libre de toda atadura, quizás estaba en aquel estado de perfecta sincronía con el Nirvana, donde al fin Polaris había pasado a segundo plano, y solo mi suave piel era mi objetivo y mirada, en una admiración y egocentrismo desmedido, quizás, aquellos pensamientos que ahora mismo narro no eran mas que alucinaciones que el aroma a humedad habían provocado en mi preocupado ser. Mi respiración era pesada, quizás descomponiendo con mayor dificultad el oxigeno del aire turbulento que por culpa del vapor que desprendía mi cuerpo y la calida temperatura del agua, ahogando la visibilidad del exterior de la ducha, ahogando los sonidos que buscaban entrar con fuerza al baño, sacándome del mundo y reduciendo mi existencia en aquel lugar, haciéndome creer que el agua era infinita, perdiéndome en los dulces y excitantes paseos que el jabon daba en mi cuerpo, desde la piel de mis brazos, mi abdomen, bajando hacia mis muslos y entrepierna… todo aquello era distinto, un contraste absoluto con lo sucedido minutos antes.

Suspiraba cada tanto, quizás del placer creado por aquella ducha perfecta, aun cuando el vidrio de la oficina de Sarah hubiera estallado en pedazos, nada me importaba, quizás, ni siquiera ella, el extasis había invadido mi cuerpo como una droga nociva para la salud, pero todo aquello era un sanador momento. Podia recordar el momento donde las palabras mias y las de Sarah rebotaban en mis tímpanos una y otra vez, preocupada por todo y por todos, pero al momento de ingresar en aquel frio y húmedo suelo, en el momento en que mi cuerpo se acerco con delicadaza hacia aquella cabina mágica, sintiendo como las sordidas palabras que habíamos cruzado con anterioridad, la bandeja de plata adornada estrellada contra la puerta, la mirada de Sarah inquisitiva causándome un zumbido espeluznante en mis oídos, todo aquello se ahogo con la melodía musical que las gotas causaban en mis oídos, como si me hubiese transportado de manera mágica y fantasiosa hacia el exterior de la torre, en completa desnudez y libre de ataduras, para que la lluvia al final visitara mi cuerpo, después de tantos deseos reprimidos y momentos incomodos que me habían privado de tal fantasia erotica.
Las cosas quizás no mejoraban con aquello, quizás ahora Sarah cavilaba sobre como terminarme, como darme la pésima noticia, como anestesiar el tema y hacerme sentir menos miserable e insoportable, quizás mil situaciones deberían estar cruzando por mi mente, quizás nada iba a mejor intentado huir de los problemas allí, pero ahora mismo lo único que quería sentir, que añoraba sentir, era lo mas cercano a un recuerdo excitante que tengo: la lluvia, aquella pesada lluvia que ahora me invadía, quizás mas calida, quizás mas surreal y diferente, quizás completamente distinta a lo que el temporal arreciaba al resto de Polaris, pero una sensación sinónimo de otra. Suspire nuevamente, pues las cosas empezaban a regresar a mi mente, y aun no quería salir de allí, aun quería pasar horas encerrada, sin necesitar de nadie, sin sentir a nadie, aun, desviándome de todo, saliéndome de estándares.

Fuera de control.

Aun encerrada en mis pensamientos psicodélicos y pseudo existenciales, pude sentir una intromisión del mundo real en mi mundo de fantasia, la puerta se abria, las bisagras con aquel sonido insufrible eran delatores de la presencia invasora que interrumpía mi orgasmo asexual, quise mirar, pero decidi no hacerlo, pues no era necesario, sabia bien de quien se trataba, Sarah era la única persona con tal tipo de botas, reconocia a kilómetros una pisada militar y la de Sarah era radicalmente distinta, además, en su propia oficina, el paso despreocupado, la necesidad de una parsimonia en el caminar y pronto, la desaparición de tales pisadas, ante el sobresalto, el jabon se resbala, aquella arma de placer suave y espumoso cae de mis manos, se desliza y gira en el aire, como una película en cámara lenta, de manera intencionada, como las acciones que ella ejecutaba ahora, pude sentir como se estaba preparando para entrar. Me detuve en mis fantasias para recoger la barra de jabon y continuar, sin inmutarme aun pues no era necesario, pronto si lo seria y no quería precipitarme, aquel momento de lentitud y sensualidad era incomparable y si a eso le añadimos el hecho que ambas hubiéramos salido de una pelea, nada podía ser un mejor abrebocas para un romance casi literario.

Ingreso, la puerta se abrió y el sonido de la caída del agua se expandió, podía sentir su cuerpo cerca del mio, como un aura con la magnitud de hacerme sentir el cuerpo cohibido, agazapado ante su presencia, con miedo y sin la necesidad racional de tenerlo, sabiendo que si ella estaba allí, todo había quedado zanjado en la habitación de al lado pero con miedo a sus palabras, aun cuando no fueran inquisitivas. Aquel miedo estúpido era la antítesis del climax que hace poco había alcanzado, del clima que ahora había entre nosotras. Debi dar media vuelta para verle y besarle, pero no quería ser rápida, no quería precipitarme.

Nunca quieres Less.

Tomo el jabon de mis manos, ahora mismo me sentía tan vulnerable como antes, las emociones habían vuelto a mi cabeza y volvían a repetirse temores escondidos o disipados, aun cuando fuera demasiado obvia su intención con el jabon en mi espalda, recorriendo sensualmente de arriba para abajo, seguía preocupada, siempre lo estaba.

- ¿Sabes?... – Me limite a colgar en el aire aquella palabra, quería continuarla, quería decir mil y un cosas pero no me atrevi, sentía que no debía, sentía que…

Di media vuelta rápidamente y me abalance sobre su cuello, poniendo mis cabellos en sus pómulos y mis labios con los suyos, dando un ligero beso apasionante para luego ocultarme en su cuello, ¿al final lloraste Less?.

Si, pero no importaba, se disolvieron…

Como lagrimas en la lluvia.


Alessa Malkav
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

Argones : 836
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Archivo : Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Sarah Woodsen el Miér Ene 30, 2013 7:26 pm

+18:
Solté el jabón de mis manos con aquel arrebato que ella tuvo al besarme sujetándome del cuello, no lo esperaba, no después de haberle gritado como lo hice, aunque bien merecido se lo tenía, no sabía cómo se sentía después de ello, yo había dado la rabieta de mi vida, se hecho quise dejarla ahí, marcharme sola a mi casa a descansar y olvidarme de su existencia, y sin embargo estaba ahí en la confidente desnudez junto a ella.

Recibí el beso con alegría y lo correspondí dentro de lo que pude, por los pocos instantes que duro, luego ella se hizo a mi hombro y se quedó ahí, no dije nada, no quería decirle nada, solo quería que mis ojos le explicaran lo que sentía y entenderse con los suyos, pero eso no sucedió ni en ese momento ni en varios después.

Sentí el agua caer sobre mi frio cuerpo, era cálida, casi caliente, las gotas del suave fluido se deslizaban por mi espalda , recorrían mi cabello que en ese momento se veía aún más oscuro y esta opacaba mis risos haciéndolo liso y húmedo , me sentí mejor, mucho mejor de lo que había estado las últimas cuatro semanas y mucho mejor de lo que podía esperar para esa noche de Noviembre , abrace su espalda en esa posición, solo el agua era nuestro testigo , y no importaba , nada más importaba salvo ese momento así que cerré los ojos y escuche su voz… su frase incompleta entre los labios, como de aquel que no se atreve a decir aquello que está pensando y aun así no le anime a decirlo , me quede ahí lo suficiente con ella para reconfortarla en mis precarias posibilidades y luego me aparte de ella colocando mi manos en su hombro , y la mire dulcemente y luego acaricie su mejilla , sonreí ligeramente porque quizás el vapor no dejara verlo, me ocupe de levantar el jabón e hice a un lado su cabello para pasarlo por su cuello y su mejilla derecha , luego bajar con lento y agonizante deseo sobre su hombro y luego su brazo, me enfoque en sus senos en ese momento, ambos tenían en pezón levantado, eran grandes, firmes y perfectamente redondeados, su estructura era gloriosa y no me pude resistir demasiado antes de tocar el pezón derecho con mi mano libre, mientras lo miraba como si fuera la primera vez, luego entonces alce la vista y me calve un momento en sus ojos ya en un tono más lascivo , pero baje la vista por que ignoraba si ella quería, negué con la cabeza y solté su pezón, pase saliva y avergonzada gire mi cuerpo hasta que ella quedara de nuevo de espaldas y volví a pasar el jabón por su desnuda piel dorada, cada trazo en ella era como la de un pincel queriendo descubrir la creatividad con la espuma que entre su cuerpo se deslizaba , el agua caía constante trente a ella y yo aun así me perdía en sus muslos, en sus asentadas caderas y en sus majestuosos glúteos, los cuales desde ahí me brindaban una vista soberbia , recorrí el jabón por un buen rato sobre ella, y sobre sus glúteos, cintura y a veces me aventuraba entre sus afilados huesos de la cadera , el aroma de este destilaba vainilla y lavanda, su color lila dejaba una espuma tornasol y envolvía el baño por completo, y el vapor y el agua disipaban aquel aroma hasta cada rincón del mismo , respire hondo antes de tomarle del cabello y acariciarlo aun mojado, para verterle el shampoo , aquel ritual era modesto pero tenía algo que me llevan de infinita paz y de infinito amor hacia su persona …

Las gotas de shampoo se escurrían por sus cabellos, con un color blanco nacarado y mis manos lo rescataban de la caída para remontarlo y untarlo suavemente en su cabeza , no era realmente un baño, no la tallaba ni quería salir de ahí, todo era como un baile, como una danza en la que jugaba a hacerlo sin hacerlo de verdad , y así la espuma en las puntas de su pelo se enjuagaban con el agua venidera de la regadera sobre ella y entonces la abrace por detrás y bese su cuello sintiendo la húmeda y cálida sensación del líquido sobre él , quería decirle que la amaba pero no me atreví, tal vez en cierto punto sentía que no era necesario.

Los empleados ya tendría que haber terminado de reparar la ventana, pero aún se oía movimiento detrás de la puerta, opacado por el agua se hacía más sórdido pero les notaba ahí, no se cuánto tardarían no quería preocuparme de eso ahora, así que no lo hice y me enfoque en pensar en que de haberme ido no estaría en ese momento tan íntimo con ella, pero sobre todo me alegraba de que no estuviera en Blue Moon buscando alguna ave de paso que le hiciera más amena su estancia ahí y quizás amaneciendo en algún hotel de sabanas rojas y alcobas vacías al despertar. Suspire pensando en eso y aunque solo era un pensamiento me dio cierta rabia que me contrajo el estómago y la volví a mirar y me alegre de nuevo, de estar con ella, de que fuera mía, de que la exclusividad de sus piernas se me permitiera y la gire sobre si misma con un movimiento brusco poniéndole un beso en los labios, orillándola a la pared de purpuras azulejos y comencé a perderme en su cuello mientras con mis manos me aventuraba en sus pechos, apretándolos con fuerza mientras los movía en círculos , me sentí desesperada, y deseosa, quería que toda ella fuera mía y que mi lengua tocara hasta el más oculto espacio de su cuerpo y casi sin resistirlo más mi cabeza seducida por sus senos se deslizo entre ellos lamiéndoles desesperadamente hasta succionar un pezón y después el otro, esperando que se dejara, que me permitiera hacerle lo que deseara, aun sabiendo que mi suerte cambiaria en cuanto ella lo deseara así.


Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Alessa Malkav el Jue Ene 31, 2013 8:25 pm

Spoiler:
Todo acontecio de manera agresiva, como un amante salvaje que habia pasado años sin su pareja, ¿acaso esa analogia era adecuada con el momento?, quizas, aunque no habiamos durado mas de un mes alejadas una de la otra, aquellas 4 semanas que estaban por cumplirse en las próximas horas, venian disfrazadas en mi percepcion como años, como condenados años dispuestas a destruir nuestra relacion, pero al parecer las adversidades, los malos vientos y las tormentas desgarradoras habian cedido en su asedio a neustros cuerpos, aun cuando lo hubiesen intentado destrozando el vidrio de su oficina, aun cuando hubiesen intentado crispar mis animos, aun cuando hubieran convertido aquel encuentro en un hervidero de nervios sin control, seguiamos alli, abrazadas una a la otra, sintiendo nuestros cuerpos bajo la influencia narcotica y lasciva del agua caliente, sonriendole al destino en el rostro, a ella en su pecho, encerrada entre sus brazos, rodeada de ella toda, de su ser, de sus besos intoxican tes, de su mirada picara y sensual, de su piel relajada y tensa a la vez, de la contradicción que simbolizaba aquella erotica escena de amor entre las dos. Allí, en aquel cubículo que ahora mismo era nuestra cama, nuestros deseos y sensaciones corporales, mis brazos rodeaban su cuello, colgados de el como si de un ser mas alto se tratara, queriendo quedarme alli para siempre, disfrutando de sus labios suaves y excitantes, en aquel sauna de colores psicodelicos, calentando progresivamente el aire (ya de por si, con cierto grado de mas en su creciente temperatura).

Mi respiración se hacia aun mas pesada, agitada, acelerada, agresiva, como los besos que empezaban a diluirse en un vasto camino de piel y calor, proveniente de mi tenso cuello palido, pbajando peligrosamente hacia mi pecho, acariciando con sus labios al unisono con mis acelerados latidos cardiacos, haciendo que me retirara hacia la pared, quedando al limite de aquel encierro sexual, como un violador a su victima, habiendola llevado cual pastor a su rebaño hacia un oscuro callejon, sin salida, sin escape, sin mas opcion real que ahogar un grito, el mismo grito que ahora mismo se ahogaba en mi garganta, pues al fin, sus labios habian atracado en mis pechos, se habian detenido y siendo apoyados por sus suaves y sedosas manos, apretaban aquellas zonas que ella bien conocia, que ya eran de su propiedad, que eran totalmente suyas, a su disposicion y libre manejo. Me sentia en las nubes (aun mas lejos, aun mas arriba), pues ahora sus labios masajeaban con mas fuerza, succionaban de distinta manera, de distintas tonalidades de sabor en sus labios, de distinto sabor sentido con mi piel, en un inexplicable crisol de sensaciones, de movimientos, de sabores que ambas compartíamos, en una sinergia, en una fusion de nuestras pieles en una. Sin importarme las personas que estuvieran afuera arreglando el ventanal, mi cuerpo se vio asediado por un huracan de placer desbordante, tanto, que mis labios apenas lograron omitir parte del tono de mis gemidos, sonreí, sonrei para ella y para mi, como muestra de lo que mi cuerpo estaba atravesando.

Baje mis labios hacia su cuello, devorando aquella zona erótica que iniciaba debajo de su pabello auricular derecho, en aquella zona de distincion palida que pedia a gritos la presencia de mis labios en ella y haciendo caso a aquellos pedidos sensuales (y sur reales), pose mis labios con fuerza en aquella zona, mordiendo un tanto, saboreando el agua que se deslizaba por su cuello, lamiendo con fuerza aquella zona de mi propiedad, aquel lugar que tanto le excitaba, tanto a ella como a mi. Mis brazos descendieron con escandalosa rapidez por su espalda, acriciando aquel terreno valdio y suave, aquel desierto de piel, aquel mar de sensaciones, aquella sensual parte de su cuerpo que desembocaba progresivamente en sus caderas, en su sensual pelvis que tanto me gustaba admirar, que tanto le gustaba contonear en su caminar solamente para provocar y atraer mi atencion, mi mirada lasciva y que, ahora, mis manos se encargaban de devolver aquel favor, aunque no eran mi objetivo. Descendi aun mas, hacia sus gluteos, aquellas férreas circunferencias, puerta de su sexo, portal de placer y deseo, aquella perfecta y casi prohibida parte de su cuerpo en la que yo tenia una fijación mortal, donde mis pensamientos descendian peligrosamente al rango de Instintos basicos, aquellos sensuales pensamientos que ahora provocaban y hastiaban mi mente, que hacian dudar de mi inocencia (¿Debo puntualizar que se trata de obvio sarcasmo?) y lucidez, que hacian precipitar mis manos y hacer que estas, casi de manera involuntaria, masajearan aquellas finas partes antes narradas, que las movieran con fuerza, que las abrieran y... de manera sexual, mis dedos entraran en aquellas esferas perfectas, tocando aquel sexo empapado por el agua de la regadera y el sudor que nuestras caricias provocaban.

Subi mis labios a los suyos, fundiendome con ella en un beso cargado de significado sexual, romantico y dramatico, en una fiesta de emociones que desde hace bastante no tenia cabida en nuestra relacion, donde podiamos expresar todo con aquel sexy cuadro de una pareja besandose mientras las calidas gotas de agua empapan sus cuerpos. Mi cabellera, ahora oscurecida por la cantidad de agua que formaban cada uno de mis cabellos, acariciaba su rostro, cuello y espalda, quedandose prendada de su cuerpo, como un latigo que fustiga a la victima, sin descanzo, moviendose erraticamente en su ser mientras mis labios cambiaban en dirección, alternándose perfectamente con el movimiento lento y sensual de mis dedos intentando alcanzar su sexo entre sus nalgas.

Alessa Malkav
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

Argones : 836
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Archivo : Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Sarah Woodsen el Vie Feb 01, 2013 4:16 am

Spoiler:
Sentí como su respuesta no se hizo esperar, reaccionó al unisonó con mis movimientos, entrelazando sus opacos gemidos con los roses de su piel desnuda sobre la mía, cerré los ojos al sentir sus labios rodar sobre los míos y robarme el aliento, en aquella tregua infinita de su lengua contra la mía, de sus labios empalmados con los míos y de su agitado respirar por la nariz.

Sentí su pecho emocionado con el ajetreo violento de sus senos sobre los míos, de la perfecta alineación de nuestros pezones, rosándose mutuamente, estimulándose cual pistilo en flor, elevándose y endureciéndose uno contra el otro y así los cuatro. Aquel danzar era excitante, el agua caía como roció sobre mis caderas y escurría peligrosamente entre las dos, apenas tocándonos mutuamente, como una película transparente que nos separara y nos brindara deseo al mismo tiempo , así que abrace su espalda aferrando la yema de los dedos a sus hombros delgados, sintiendo su clavícula, sus afilados contornos . No quería abrir los ojos, porque aquello aumentaba mis ganas, mi delirio en ella, mi ferviente deseo por poseerla aunque no más que el de ser poseída por ella, por quedar a su completa merced, aquello era una lucha de poderes en ese momento, poderes que bien sabia, ella terminaría dominando y eso me encantaba.

Deje que su jabonada piel se enjuagara, que las pompas de jabón y espuma se escurriesen sobre el suelo junto con el agua y me entregué al deseo de nuestro furtivo encuentro, deslizando mis manos sobre sus caderas hasta llegar a sus enormes glúteos, redondos y majestuosos cual par de leones, perfectamente esculpidos en mármol blanco, y los tome con fuerza separándoles, colando mis dedos en su entrepierna, mientras ella se perdía en mi cuello. Aquella escena erótica me satisfacía, abrí los ojos dirigiendo mi mirada hacia el gran espejo del muro contiguo, el cual me brindaba una vista exquisita de su sexo expuesto con los dedos de mis manos, tomé sus nalgas y las hice hacia mí, dejando que la vista aumentara en esa zona tan prohibida y digna del tabú fuera de esos muros, porque ahí entre los cuatro que estábamos, me pertenecía el derecho de sentirme libre para con mis placeres y mis deseos, de instinto y necesidad.

No quería , en ese momento, sentir otra cosa que no fuera su aliento húmedo sobre mi cuello, regalándome aquella sensación de escalofrió, que endurecía los pezones de mis pechos , y sus cálidas manos mojadas en mi espalda, que peligrosamente caían sobre mis glúteos y que en ese momento los alineaba y controlaba a placer , las cuatro manos sobre la misma zona de cada cual, era excitante sentirlo así, aquella fricción entre las piernas, aquellos dedos escabulléndose hasta el hueco de mi sexo y haciéndome jadear placenteramente.

Quizás aquel arrebato entre las dos nos provocaba alzar la voz, llena de deseo, en un hilo casi imperceptible para nosotras mismas, dentro de la perdición de aquellos placeres mundanos y profundos que nos victimizaban como flechas en una diana, que nos arrasaban como huracanes sobre las olas y tal vez, solo tal vez aquellos cuatro hombres ahora se tocaban incómodamente la entrepierna tratando de no hacer notar cuan excitados se sentían de imaginar lo que pasaba tras la rendija del aseo escuchándonos gemir.
No me importo, ni siquiera me hacía conciencia de ello, pues me encontraba en el éxtasis de sentir la piel de ella desnuda entre mis manos, de sentir su húmedo sexo cubriendo mis dedos y del mío mojando los suyos completamente.

Aquello duró lo que duran dos cubos de hielo en un vaso de ron , pues le tomé con firmeza los muslos , sparandolos rudamente queriendo tocar la pared con sus rodillas pero sin alcanzarla, cargando su peso con ayuda del muro y levantándola lo suficiente para que su sexo expuesto se abriese ante mí , casi a la altura de mis caderas y ahí le bese los senos de nuevo , rosando con mi pelvis su entrepierna, oyéndole gemir de deseo y satisfacción, mirándole perderse entre mis brazos mientras me movía ávidamente entre ambos pechos brindándoles aquel placer de ser chupados y relamidos, de ser mordidos por mi boca sedienta de ellos y ahí permanecí lo suficiente para experimentar esa voluntad de hacerla mía que nunca hubiera imaginado, hasta que mis brazos cedieron al peso de su cuerpo y la gravedad la hizo descender tocando el suelo , fue entonces que enrede mis manos en sus cabellos y la mire a los ojos fijos de gata.


-Házmelo, házmelo hasta el amanecer.

Aquellas palabras salieron de mis labios cual suspiros entre cortados, llenos de deseo y súplica ante sus caricias, ante su pertenencia sobre mí y ante mis bajos instintos de sentirme controlada y dominada por ella. y entonces me gire sobre mi misma , contoneando mis caderas sobre su pelvis, haciendo que mis nalgas la rosaran y la envolvieran en una danza sexual bajo la regadera, y tome sus manos conduciéndoles hasta mis pechos para después dejar caer mi cabeza en su hombro y mirarle, guiando sus manos sobre mis senos en direcciones asiduas, apretándolos con fuerza y enterrándoles la punta de sus uñas y así me deslice por su cuerpo bajando lentamente hasta quedar de rodillas dándole la espalda y ahí incline la cabeza hacia atrás forzándole a separar sus piernas y meterla entre las dos , las cuales cedieron lo suficiente para dejarme probar los labios de su sexo y aquel sabor peculiar de su entrepierna el cual disfrute plácidamente envistiendo con trazos suaves de mi lengua dentro de la cavidad de su vagina, así saboreando hasta la última gota de sus fluidos ácidos y salados , pero con un gusto en los labios que me volvía loca , que se volvió mi sabor predilecto al cual devoraba con voracidad insólita aquella noche de Noviembre .

Tras varios minutos de otorgarle aquel dulce placer liberé mi rostro y la miré a los ojos , perdida en la lujuria de mi lasciva mirada y así sin perderla de vista me acosté boca arriba sobre los purpuras azulejos del baño y abrí las piernas para ella, para mostrarle mi sexo desnudo, esperando a ser tomado por ella y solamente ella , y me mordí el labio inferior viendole de arriba abajo, insinuándole mis ganas , denotando mi placer de abrirme para ella, esperando que en cualquier momento dejara su postura y se remontara en mi sexo , besándolo y envistiéndolo con sus dedos.

No deseaba algo más que sentirla dominarme por completo, quería abrir mis piernas a tal grado que me dolieran, solo para que ella viera cual suya y dispuesta me encontraba a su placer sobre el mío.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Alessa Malkav el Sáb Feb 16, 2013 9:18 pm

Spoiler:
La respiracion me fallaba, pesaba en mis pulmones, hacia que el sudor que descendia por mi ser aumentara en forma y sustencia, convirtiendo mi cuerpo en un objeto de placer... tanto para la idea que le contenia como para ella, para Sarah, para aquella mirada salvaje y sexy escondida tras aquellos cristales disfrazados de iris grises que, perdidos en el oasis de nuestros sexos me miraba, alli, acechando, necesitando, deseando aquel placer que minutos despues estaria dispuesta a brindarle de manera mas profunda y menos forzada. Le sonrei, con aquellos labios sensuales que a ella le encantaba admirar, con aquel trazo inivisble de musculos transgresores formando aquella sonrisa de amor y deseo, dedicada enteramente a su ser, como un filosofo a su existencia, como un poeta perdido en la luna pues ella era mi afrodita, la diosa, el pedestal en una pared, donde ella se encontraba, el ser que ahora me miraba con deseo, entre mis piernas, entre el horizonte de mi ser y el fin de mis curvas y cintura, alli, donde ella tenia la llave y el unico permiso de acceso, ella era la unica que permitia asediar mi ser y darme aquel placer necesario. Apoye mis labios en su sexo, succionando y saboreando por ultima vez, pasando la exhaustiva ultima revision de este, aquel pedazo de su ser que me pertenecia a ciencia cierta, aquel lugar donde su sudor y mi saliva indiscreta se encontraban, donde nuestros gemidos se fucionaban de manera ritmica, alternando nuestras respiraciones, una con la otra.

Me puse de pie y le ayude a levantarse, le aprete contra mi, con sus pechos contra los mios, con su mirada contra la mia, con mi nariz al lado de la suya, con nuestros cabellos cual cadenas entrelazandose por la humedad, encerrandose uno con el otro mientras nuestros labios se encontraban nuevamente, mezclando el saborizante que minutos antes habian transcurrido por nuestros sexos.

- Ven, vamos a continuar esto afuera.... - Le susurre al oido, como una amante a su amor prohibido, aun sin recordar, con la mente fuera de la realidad... donde minutos antes habian estado los de mantenimiento arreglando el vidrio... afortunadamente el destino habia sonreido y el azar habia logrado que justo en aquel momento no se encontraran y el vidro arreglado. - Por poco tuve la sensacion de tener que iniciar una orgia aqui... - Dije en broma, ella sabia tan bien como yo que no lo habria permitido.

El suelo estaba helado, mis pies humedos se sentian solidos cual tempanos de hielo ascendiendo cada vez mas por mi ser... bueno, pronto volveria al calor. Le tome de la mano izquierda y sonriendole de manera sexy le susurre al oido - Espero que esto te guste... - Pero sabia que le gustaria. Me acerque con ella al vidrio, quizas para probar su resistencia, detras de la silla donde minutos antes habia empezado aquel drama de telenovela. Abri uno de los cajones y saque na de las sogas que antes habia visto... Ella sabia que hacer, como situarse en aquel lugar y yo.. bueno, yo sabia hacerle gritar.


Le besaba el cuello mientras su vientre tocaba el respaldo de la silla, entonces con mi mano la empuje del cuello, sometiéndola a caer con la cabeza sobre el asiento, su propio peso la empujo por la silla hasta que sus senos quedaron sobre éste y su cara de frente a la pared, aquella posición era casi contorsionista, sus rodillas pendían separadas tocando el respaldo y las piernas suficientemente abiertas para exponer su sexo. Tome la soga y la pase por su espalda atando su tozo al respaldo de la silla , lo apreté lo suficiente para que no perdiera esa postura, incómoda para ella, placentera para mí, luego enrosque la cuerda por su muslo derecho para mantenerlo muy separado del otro, incluso inclinado hacia sus hombros, realizándole un amarre que la obligara a permanecer completamente abierta para mí, la soga pendía del brazo de la silla, muy tensa, sin cederle siquiera movimiento, y luego le hice lo mismo con la otra pierna, sus brazos quedaron recargados en los de la silla así que los ate fuertemente a estos, no podía moverse, le prive de cualquiera posibilidad de hacerlo, ella era mía, y totalmente a mi completo placer, para hacerle lo que yo deseara, así doliera, así gritara. Una vez que termine de sujetar su glorios cuerpo a mi merced, me incorpore y le contemple…

Los labios de su sexo estaban completamente abiertos , debelando por completo ambas de sus cavidades, era completamente excitante verla así, tan dispuesta para mí, para todo lo que deseara hacerle , pase mis dedos por esa zona de ella después de lamerlos con la lengua , arrastrándolos desde su vagina hasta su cavidad trasera a la cual solo rose ligeramente. tome mis dedos y los saboree, preparandolos para ingresar en aquel horno de fundicion, en su perfecta cavidad vaginal y ver su expresion de placer...

Y vaya que lo disfrutaba pero alli no terminaba...

Desesperada removi la inmensa cantidad de papeles burocraticos que habia en la mesa, abri cajones y lance cosas al suelo... ¿que usaba?... las ideas me invadian y ninguna era fisicamente posible...

Si, mi lasciva mirada se dirigio al mini bar, donde algunas botellas de licor se hallaban perdidas, necesitadas de ser bebidas... aunque hoy no las iba a beber. Me dirigi rapida al mini bar y tome una para volver con un movimiento de caderas sexy hacia ella, amarrada, esperandome, pues era mi esclava...

- Adivina que tengo aqui Zorra.... ¿lo quieres?...

Le enseñe la botella de alcohol y rapidamente ascendi por su cuerpo con ella, hacia su vagina, abierta de par en par...

Sobra explicar lo que sucedio despues, pues parte del vidrio ahora ingresaba por su sexo, entrando y saliendo ritmicamente...

-¿Te gusta zorra?. -le penetre con mas fuerza....

Cada vez mas profundo...




Alessa Malkav
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

Argones : 836
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Archivo : Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 50

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Sarah Woodsen el Lun Feb 18, 2013 1:01 am

Spoiler:
Sentí el choque de sus labios húmedos y cálidos en mi sexo, ansioso de sentirle… coloque mi mano sobre su cabeza para hundirle más profundamente mientras algún gemido desesperado salió de entre mis labios hasta sus oídos y luego, tras algunos breves instantes de aquel dulce placer me alzo pidiéndo salir con ella del baño a la oficina, así que lo hice, el sitio estaba ya despejado , los trabajadores habían dejado todo impecable, y ahí en medio de la oficina nuestros cuerpos desnudos aun escurriendo frías gotas de agua se hallaban jadeantes a la espera de tener un poco más de placer para aquella noche de luna menguante sobre nuestra osamenta.

Me acerque a ella dándole un beso mientras ella recargaba el peso de mi cuerpo sobre el cristal de la ventana más amplia , estaba frio, mi piel se erizo con el contacto de este y la humedad del vapor que al rose de mi caliente cuerpo lo empañaba rápidamente , mis pezones se levantaron como banderas izadas sobre un pedestal, sentí el frio recorrer mi espina vertebral brindándome una sensación extrañamente excitante , recorrí el cuerpo de ella con mis manos sintiendo el goteo de sus cabellos bajo las palmas , y las deslice hasta sus caderas acercándolas a mi torso para sentir su calor equilibrándolo con el frio del cristal que visto desde afuera revelaba mi perfecta figura de piel blanca apoyada en el, mi espalda desnuda y mis glúteos contra el cristal haciéndolos ver de dimensiones distintas a como lo eran en realidad , no sabía si había algún espectador ahí, cualquiera lo suficientemente cerca del edificio podría verlo, y sin embargo con aquella tormenta era prácticamente improbable que se diera tal suceso, pero ahí en el interior de mi mente me resulto excitante la idea de ser vista por alguien, de ser contempladas besándonos, tocándonos mientras nuestro espectador rosara su desesperada entrepierna rogando por intentar contemplar un minuto más de aquella escena a través del vidrio.

Cerré los ojos, quizás alguien del edificio vecino admiraba la escena, gemí pensándolo, apoyé mi rostro en el cristal doblando mi cuello y mirando de soslayo hacia el vacío de la calle que se contemplaba desde ahí apenas visible por las gotas de lluvia que enfurecidas se estrepitaban al suelo. Y luego Alessa jaló mi cuerpo apartándolo de la ventana por apenas algunos centímetros y me apoyo en la silla del escritorio, miré mi silueta en el vidrio formada por el vaho sobre la ventana , antes de voltear la cara para encontrarme con los labios de ella, jugosos y húmedos , dispuestos a besar los míos justo antes de que me diera una brusca vuelta, en la que mi vientre roso el respaldo de la silla y mis glúteos su pelvis y entonces me empujo sobre este haciéndome caer en él dejando que mis glúteos quedaran suspendidos hacia arriba , y mi cabeza mirando a la pared , aquella posición era demasiado incomoda, pero tenía algo que me excitó casi de inmediato al sentir los labios de mi sexo expuestos a placer de ella , no puse ninguna resistencia cuando sentí la soga enredándose en mi cuerpo, me limite a apenas mirar a Alessa esperando pacientemente sentirme su esclava, como ya tantas veces antes solía ser para ella, aquellas sesiones me fascinaban, era algo de lo que amaba de estar con ella, poder aventurarme a sentir la plenitud de mi sexualidad , de mi cuerpo, a desatar todas mis oscuras fantasías, a explorar su piel y dejar que ella remontara la mía, cerré un momento los ojos pensando en otras ocasiones en las que me sentía tan dispuesta a ella como su pertenencia y eso me excitó, sentí la humedad de mi sexo desbordarse ligeramente entre mis piernas y escurrir sobre los pliegues de mis ingles completamente abiertas para ella .

Apenas lograba respirar bien, pero la posición ameritaba tal sacrificio, sobre todo porque ella se superaba, nunca me había atado así, quizás era la dulzura de la reconciliación, siempre hacía que volviera cierta emoción por poseernos.


- Si

Dije en un hilo de voz cuando ella acerco dos botellas de licor que apenas pude contemplar por pocos segundos antes de que la punta de una de ellas rosara mi sexo, el vidrio estaba frio y eso brindaba un placer muy especial en aquella zona tan cálida, cuando sentí como embestía en mí y el líquido de la botella se removía dentro de ésta enfriando mi sexo no pude evitar lanzar varios y fuertes gemidos desesperados, opacos por el poco aire que lograba respirar y la asfixiada posición.

- Sí, no pares te lo suplico

Musite en el hilo de voz más tenue que aquella afanada situación me permitió, esperando que ella entendiera mi entrecortada y cansada voz que apenas parecía un aliento , un suspiro . Sentirme así expuesta para ella me resultaba la cosa más excitante de este mundo, era tal mi sensación de placer que sentía deshacerme en medio de esa silla, era su zorra, su perra, era todo lo que ella quería y estaba ahí para que hiciera lo que deseara conmigo , así me doliera, así gritara o así muriera de placer entre sus piernas y eso me encantaba.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Tras Bastidores (Sarah W.)

Mensaje por Contenido patrocinado Hoy a las 6:21 pm


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.