.
Vamos Registrate!
..
LEE las normas y la Historia Aqui
Últimos temas
» Cronicas Revolucionarias
Lun Feb 24, 2014 4:00 pm por Alessa Malkav

» Cronicas republicanas
Lun Feb 24, 2014 3:49 pm por Alessa Malkav

» Occasión {Afiliación Normal}
Jue Mar 07, 2013 12:46 pm por Invitado

» Soul Redemption [Afiliación Élite]
Jue Feb 21, 2013 11:50 am por Invitado

» Descanso entre copa y copa (Cam)
Jue Feb 21, 2013 12:24 am por Cam Gigandet

» Everafter ~
Jue Feb 21, 2013 12:05 am por Invitado

» Friendship or enmity ... to happen henceforth? .. (Cam G.)
Miér Feb 20, 2013 11:44 pm por Cam Gigandet

» Habrá quien lo llamará vacaciones | CAM | ( Privado )
Miér Feb 20, 2013 11:24 pm por Cam Gigandet

» ¿Clientes? | Mini Trama 2|
Miér Feb 20, 2013 10:16 pm por Rex Jefferson

Photobucket
Conectarse

Recuperar mi contraseña

General Republicana. Tenaz y solitaria, Ingeniera en jefe del distrito Norte.Elegante y refinada. Amigable si sigues ordenes y severa si las incumples.
ENVIAR MP
General Republicana: Capitan del Cuervo de Hierro. Conservadora,de tradiciones arraigadas, de actitud gentil pero firme en momentos dificiles.
ENVIAR MP
Lider Liberal, inteligente y decidida, fuerte e independiente, comprometida y segura a su causa.
ENVIAR MP
Lider Revolucionario: Ingeniero Quimico y Jinete de corazon. Carismatico y seductor, sin duda un astuto adversario. Narsisista, pero persuasivo y manipulador.
ENVIAR MP

¡A su salud!

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

¡A su salud!

Mensaje por Norek Leitherson el Vie Ene 25, 2013 8:38 am


Blue Moon, 30 de Enero, 31 años tras la elevación 19:48



El sol, el astro rey, ya comenzaba a huir de nuestros cielos, como un anciano encorvado en los lindes de su vida. Los cielos y las nubes, menos lejanos ya de lo que quizás tú, que pisas suelo terrestre, recuerdes, debido a toda la historia que aconteció tres décadas atrás, donde aquella porción de tierra ascendió como si de magia se tratase, flotando como una hoja en la calma estampa de un lago glaciar. El agua ya no era agua, el aire ya no era aire, la tierra ya no era tierra, y el mundo... ya no era nada. ¿Qué hicieron los humanos para merecer tal castigo? Dejarse llevar por sus deseos, por sus afanes de grandeza, por no controlar todo de lo que son capaces, la infinidad de su imaginación. Y allí se encontraba Norek Leitherson, perdido, solitario, desnudo ante aquel paisaje desgarrador. No obstante, para él, nada era distinto, no sentía en su interior la tristeza desoladora de los mayores de haber perdido el hogar para siempre, pues él ya nació así, no conoce nada más que aquella solitaria isla sobre las nubes. ¿Puede acaso echar de menos algo que jamás conoció?

Un viento fuerte, como el que acostumbraba a asolar Polaris desde que fue creada, discurría ese atardecer por las calles de la zona norte de la isla. ¿Isla? Sí, así le llamaban pues, aunque no tuviera nada de agua a su alrededor, tenía aire que, a fin de cuentas viene a ser prácticamente lo mismo: Encerrados por un muro natural inexpugnable para los pies humanos. El cielo, o más bien los alrededores del mundo que ahora se conocía, se teñía de un fulgor rojo/anaranjado que hacía parecer que el mundo entero ardía en llamas; sin embargo, si vives tanto tiempo en Polaris, acabas acostumbrándote al ardiente crepúsculo que allí vivían un día tras otro, y vivirán hasta el resto de sus vidas. El frío, teniendo en cuenta la época del año y la magnitud elevada con la que acaecían todos los fenómenos meteorológicos, era claramente notable, por no decir que probablemente alguien que no estuviera ya acostumbrado, como Norek, sería consciente de las mil agujas que parecían clavársete de los pies a la cabeza; pero si ya vives allí, apenas sientes que se te enfrían alarmantemente los dedos.

Norek se adentró por las calles de la ciudad norte de forma presurosa, cabizbajo, y a la vez atento a todo cuanto veía. Se ocultaba parcialmente en su ropa de abrigo que lo protegía del gélido viento que discurría por las callejuelas adoquinadas de la metrópoli, pues era bien sabido que aquella zona era eminentemente republicana (Azul, como decía la jerga), y él era un liberano de los revolucionarios, un rojo. ¿Qué hacía allí un liberal como él, más aun sabiendo el peligro que corría si descubrían su condición? Absolutamente nada. Y era esa ausencia de motivo la que mantenía a aquel hombre en un lugar como ése. Norek no temía a ningún republicano, así como ningún republicano debía temerle a él a menos que que buscara problemas. No era un chico dado a las reyertas ni a las peleas (A menos que hubiera dinero por en medio), sino que era un alma libre, una persona que vaga sin rumbo y sin temor por el mundo, y es por éso por lo que allí se hallaba; él podía deambular por el mundo, que ya de por sí ha quedado reducido, sin problemas, pues también era suyo. Avanzó presto por una callejuela bastante angosta y oscura, con un olor a orín bastante fuerte, pero frío y el viento insensibilizaban sus receptores olfativos, por lo que no hizo muchos ascos al posible lavabo al aire libre de la ciudad. Esa larga y estrecha callejuela desembocó en una avenida bastante ancha, donde los peatones abundaban, aunque menos de lo normal debido a que empezaba a anochecer (Los polarianos no eran muy dados a quedar expuestos a la intemperie nocturna, menos aun en pleno invierno). Un par de carros discurrían por el centro de la avenida acarreando mercancía y alimentos, posiblemente de los pequeños puestos que en aquel lugar se exhibían con frecuencia; gente de las afueras que venía a vender sus productos con la única esperanza de conseguir suficiente dinero como para sobrevivir un día más... así era la realidad de Polaris, y los republicanos no querían verlo.

Norek avanzó cuesta arriba (Aunque con poca pendiente) en la avenida y vislumbró al final, al menos lo que la luz crepuscular le permitía, aquella famosa estructura azul que se erigía de forma imponente ante los edificios de la ciudad: el Blue Moon, un pub lujoso, donde los republicanos más distinguidos pasaban un par de horas para ahogar sus penas (O quizás su sentimiento de culpa) en alcohol. El chico llegó a la puerta del local y entró con premura para resguardarse del frío que ya comenzaba a calarle los huesos. Nada más penetrar por la puerta se quitó el abrigo y lo dobló en sus manos (No quería guardarlo en ningún ropero, no tenía mucha confianza en las demás personas, fueran republicanas o no), mientras sus pupilas se acostumbraban paulatinamente a la oscuridad del Blue Moon. La música resonaba por todo el local, invadiendo los oídos de los clientes con aquellos graves repetitivos y los armónicos poco elaborados que distinguían la música común en aquellos lugares de la música artística. Se coló entre un grupo de personas que se disponía a salir por la puerta y se acercó a la barra que se encontraba al final, iluminada con un par de lámparas más potentes que las que había en el resto del lugar, posiblemente para que los embriagados pudieran encontrarla fácilmente para continuar su alcoholización. Nada más tocar la barra un camarero se acercó a él Vaya, al menos son eficiente, pensó. - Un licor de almendras, por favor - Pidió Norek amablemente, intentando disimular su acento sureño. El licor de almendras era de las bebidas con menor graduación que allí servían, y Norek no estaba por la labor de emborracharse, no podía permitirse bajar la guardia en el norte. Además, debía tener la mente y los oídos abiertos a cualquier información que pudiera recopilar en su andanza. Tomó un taburete libre que había al lado y se sentó, en espera de la orden que había indicado al camarero.






Norek Leitherson
Liberano:Liberales

Liberano:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

VALIJA :
Mostrar:
Vacío


Argones : 35
Salud : 85pts._
Constitución : 10pts._
Empleo : Técnico de reparaciónes
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A su salud!

Mensaje por Sarah Woodsen el Sáb Ene 26, 2013 2:11 am

OFF: ahm perdona quedo algo, bastante largo xDD ehmm si lo prefieres intentare hacerlos mas cortos la proxima vez D:

La noche túrbida , desgastada y violenta caía sobre Polaris, , una de esas tantas noches en las que la luna alumbraba determinantemente crespa tierra, y los prominentes edificios sobre ella, una noche que pudiera ser como cualquiera, al menos a lo que la naturaleza respectaba lo era, y sin embargo para mí no lo fue.
Había tenido bastante las últimas semanas en el crisol , las cosas en la nación no eran precisamente tranquilas, cada día durante quince se llenaba mi oficina de informes de la policía secreta, de altos mandos del ejército, de espionaje eh incluso de urbanización y vivienda, podría decirse que estaba saturada, estresada , incluso cansada , no había tenido realmente descansos en mucho tiempo, más del que pudiera recordar , pero ahí estaba como si una fuerza cinética me mantuviera al pie del cañón, aguantando tormentas un día sí y otro también, hasta aquella noche en la que mi energía claudico , y hastía del trabajo y del estresante panorama recibí una llamada , no supe si era incluso una señal del destino, pero casi como si mi interlocutor lo hubiera adivinado, me invitaba a salir de mi encierro, a dejar las cuatro paredes de mi oficina, a perderme al menos por unas cuantas horas lejos de eso , se trataba de una invitación a un evento especial que el Blue Moon llevaría a cabo, no era gran cosa, solo celebraban su doceavo aniversario y se tomaban la molestia de llamar a todos los posibles clientes que estuvieran dispuestos a dejarse el sueldo del mes a cambio de algunas copas elegantes sobre una pista de baile , sillones y alucinantes luces, y no supe en ese momento que contestar, no me gustaban los lugares concurridos, la música estridente, la gente revoloteando a mi alrededor, lejos de poder sentirme yo misma y ser por esas horas lo que todos esperaban de mí, así que me negué a asistir y colgué el teléfono , levante uno de los archivos de mi escritorio y comencé a leerlo y cada palabra que leía se hacía más y más pesada, mas y más abrumadora , alce la vista al teléfono, me pose dudosa por varios minutos volviendo la vista de un lado a otro, y entonces lo tome y llame de vuelta a la amable recepcionista del local para confirmar mi asistencia.

Aquella tarde paso sin pena ni gloria, no puse demasiada atención al reloj inclusive, hasta que dieron las siete , hora de ir a casa, la jornada había terminado y podía ocuparme de mi misma al menos por ocho horas continuas, y vaya sí que me ocuparía de mi ahora , no puse demasiado empeño cuando llego el momento de arreglarme, me puse un vestido de noche y me peine, algunas joyas que tenía en mi alhajero y alá , no tenía ánimos de ponerme algo mejor, no solía ser de esa clase de mujer, aunque para ser francos el cien por ciento de mi ropero estaba repleto de ropa fina, de buen gusto, ropa merecedora de alguien como yo, después de todo me enseñaron que la imagen era importante, era nuestra tarjeta de presentación y era el primer punto que se juzgaba para un desconocido, para relaciones superficiales como las que tenía día a día fuera de mi casa . En fin, no iba tan mal después de todo.

Más tarde a eso de las nueve de la noche paso el coche a recogerme y me llevo a mi destino, donde lo más elegantemente que pude , me baje para casi casi desfilar por la entrada , donde fui recibida amablemente, entre el bullicio y la simpatía de prácticamente todos en el lugar, eso, eso me abrumaba, la verdad es que ser un Woodsen no era cosa fácil, tener mi rostro, no era cosa fácil, porque no había sitio al que pudiera ir sin ser descubierta, y claro mucho menos a un evento como ese , pero no me queje demasiado de ello, después de todo necesitaba salir, distraerme, y nada es perfecto.

Me dieron una mesa en la terraza, la zona más elegante del lugar, blue Moon constaba de cuatro pisos, era como una sociedad , cada escalinata te permitía ver un nivel diferente, música distinta, gente distinta, clases distintas, porque a pesar de que se le conocía como un sitio muy elegante estaba bastante claro que en el primer piso era zona de proletariado, ese piso era más una perdición que otra cosa, gente bailando entre la muchedumbre, alucinando entre las luces, pasándose copas y píldoras, bebiendo bebidas de extraña procedencia, un ambiente decadente y triste, quizás reflejo de la propia sociedad… pero el cuarto piso era distinto, había camareras con corbata y faldas cortas, copas elegantes y costosas, sillones de piel blancos y rojos, un par de yacusis en un mesanin a desnivel y muchas luces que incluso por absurdo que pareciera lucían más elegantes… todo, todo era muy distinto en el cuarto piso.

Vi a mucha gente que conocía por obvias razones, les salude amablemente, algunos me remontaban con platicas que no me interesaban, me ofrecían tabaco, alcohol, bocadillos de los que las camareras con sus asentadas figuras paseaban entre los comensales, me aburrí, me aburrí tanto que me disculpe de algunos antes de abandonar su charla y dirigirme al barandal de la terraza, no era una terraza común, más bien era interior, ¿raro? , no tenía demasiada idea de arquitectura y pudiera no explicarlo bien, pero se trataba de una especie de terraza que develaba todos los niveles inferiores del club, es decir que desde ahí se podía ver con bastante claridad cada uno de los ambientes de aquellos pisos, y ahí me quede sobre el barandal mirando por instantes cada uno, y pensé : “ mírales, ahí con sus vidas corrientes, con su humanidad desapercibida, no tienen que actuar como todos los demás esperan, ellos pueden ser ellos mismos, perderse entre las drogas y la música, beber hasta que pierdan la conciencia de sus propios actos, pasar desapercibidos de todos, acostarse sobre una mesa atiborrados de estupefacientes, y nadie, nadie los mira, a nadie le importa lo que pase con ellos… y yo..” mire un momento tras de mí , todos los peces gordos estaban ahí, cada uno con su máscara de comportamiento social y correcto, todos huecos, todos aparentando, todos se sonreían unos a otros intentando no bajar la guardia ni un solo momento, mujeres midiendo lo que bebían, lo que miraban , y hasta lo que decían, hombres dándose palmadas en la espalda aun cuando no se soportaban… todos ahí viviendo su falsedad… como en un desfile de máscaras, nadie luce así sin ellas, nadie es lo que aparenta ser en ese momento, y entonces añore ser un ciudadano más, con una vida común, con un trabajo común, con una familia común, con una entrada al primer piso de Blue Moon y que a nadie en el planeta le importara más que a mí.

Suspire y tome una de las copas que llevaba una camarera en una bandeja, y volví a mirar, y ahí estaba, si, no supe siquiera por qué, pero le mire, le mire por largo rato cuando lo vi en la barra, no sé qué era lo que el tenia pero me llamo la atención, incluso ahí en medio de esa multitud, no busque explicación, de hecho ni siquiera me percate de ello.

Se trataba de un hombre que tenía su abrigo entre manos, luchaba entre la multitud de la barra por una copa y poco o nada de caso obtenía, se notaba distinto a los demás, mientras aquellos se les veía sueltos y relajados, disfrutando de cada cosa, él estaba ahí cogiendo su abrigo como si no deseara que nadie más lo tocara, haciéndose a un lado cuando pasaba algún pobre desgraciado a su lado en busca de alcohol, de hecho era tal la diferencia que note, que parecía un grano de arroz en medio de un mar de frijoles negros , él estaba en el piso tres, justo debajo de mí, era suficientemente cerca a la vista que se podía notar con claridad cada gesto de su rostro … no hice nada, no pensé nada, solo lo mire por largo rato mientras bebía a tragos lentos mi copa de vino.

Note cuando se sentó en la barra abriéndose camino hasta uno de los asientos libres y aun así, el tenía algo que no pude por ese momento descubrir que así que seguí atenta a sus movimientos.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A su salud!

Mensaje por Norek Leitherson el Sáb Ene 26, 2013 2:57 am

El camarero se escabulló en la barra, Norek no fue capaz de seguirle con la mirada hacia dónde se dirigió a buscar su petición que, esperaba, trajera en breve, debido al bullicio que se apostaba sobre la barra (Que parecía querer introducirse tras ella). Desdobló su abrigo del brazo para doblarlo ahora sobre sus piernas, pues ya se encontraba sentado en un taburete bastante incómodo, el cual le presionaba dañinamente la espalda con un tubo de acero pequeño que funcionaba a modo de resguardo para no caerte hacia atrás una vez sentado... pero no es que fuera muy ergonómico. El camarero trajo, por suerte con presteza, el licor de almendras que pidió, dejando Norek unos cuantos argones sobre la barra que sacó de su bolsillo. Siempre llevaba monedas sueltas, no le gustaba acarrear con una cartera seria con infinidad de documentación y todos los billetes que posee... si sabe dónde va y cuánto va a necesitar, ¿para qué llevar más?.

Cogió la copa con cuidado de que las bestias que lo rodeaban apostados en la barra no se la tiraran con uno de sus bruscos movimientos con el único afán de llamar la atención. Dio un par de sorbos bastante largos, pues el incesante viento y el camino hasta la ciudad norte lo tenían algo sediento. Quedó con la copa levantada, cerca de su boca, y giró su cabeza lentamente mientras examinaba con prudencia el gentío que allí se amontonaba. Estupideces nada más, sólo éso fue capaz de advertir en aquellas personas que vivían sólo porque sí, porque respiran, pero no se dan cuenta que sus sueños, sus anhelos, en el fondo de su corazón, están muertos. No es que todas las personas que bailaran sin pensar y bebieran hasta entrar en coma profundo fueran así, sólo que aquellas personas que únicamente se dedican a éso realmente no tienen nada, ni esperanza, y esas personas son las peores de todas, pues si no tienes esperanza alguna sólo podrás dejarte llevar, sin razonar, hasta la misma decadencia. Y como Norek se repetía casi cada mañana al despertarse: "Debes dedicar tu vida a alcanzar tus sueños, pues si no otros te usarán para cumplir los suyos.". Pero, a fin de cuentas, ¿quién era él para juzgar a nadie? Cada uno que sea lo que desee, muerto o vivo, dueño o sirviente... sobre la vida, nada está escrito.

Una sensación destrozó el mundo interior que estaba creando en ese momento, en su cabeza. Esa sensación que todos, alguna vez, hemos sentido, una sensación de estar siendo observado (Y, sorprendentemente, nunca fallamos). El Leitherson miró alrededor, moviendo la cabeza de un lado a otro de forma brusca, sin ver a nadie que dirigiera su atención hacia él, pero, al alzar un poco la mirada, fue capaz de ver en el piso de arriba, apoyada en la barandilla, el rostro de una mujer escudriñándolo casi descaradamente... Un rostro que, en cuanto afinó la mirada un poco más se le hizo extrañamente familiar, y no fue un buen sentimiento lo que le invadió al reconocerla: Era Sarah Woodsen, la general republicana... ¿Se habría dado cuenta de qué era Norek? Imposible, él siempre es muy discreto y ha deambulado por el norte más de una vez sin tener altercado alguno. Norek dio un largo trago a la copa, que la dejó sobre la barra al terminar, y se levantó de su silla. Saludó a la Woodsen con una inclinación de cabeza, pues sería descortesía negar el saludo a una dama, más aun cuando te mira fijamente, y se dirigió hacia las escaleras, con la intención de bajar... No quería arriesgarse a ser descubierto; no obstante quedó parado frente a las escaleras... algo en él le impidió bajar.




Norek Leitherson
Liberano:Liberales

Liberano:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

VALIJA :
Mostrar:
Vacío


Argones : 35
Salud : 85pts._
Constitución : 10pts._
Empleo : Técnico de reparaciónes
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A su salud!

Mensaje por Sarah Woodsen el Dom Ene 27, 2013 1:15 am

No se cuento tiempo lleve mirando al sujeto del piso de abajo, pero habrían sido varios minutos, me termine mi copa lentamente y me trajeron otra y entonces cuando voltee de Nuevo el me miro, su rostro no me resultaba familiar, de hecho era un rostro bastante común, tenía el pelo castaño y los labios gruesos, nada diferente en cuanto a su físico , pero, seguía habiendo algo en el que me resultaba inquietante; sin embargo no logre descifrar lo que era , una de las personas que estaban en mi piso se acercó a mí, se trataba de la mujer de uno de los Coroneles, la señora Fleming, era una mujer un poco mayor que yo, no solía hablar mucho con ella, pero esta noche tenia demasiado interés en presentarme a su sobrino, un teniente de la armada que era de mi edad y ella aseguraba que era el primero de la academia, el más honorable de todos, y bla bla un montón de cosas más que no me interesaban, la voltee a mirar con toda la amabilidad que pude, y la oí verborrea como si realmente me importara una sola de sus palabras, asentí amablemente y me alce del barandal para conocer al dichoso sobrino , justo cuando estuve a punto de saludarle la estola de seda que tenía en mis hombros resbalo, y cayo por la cornisa del piso, todos so consternaron el joven intento atraparla, yo alce la vista a la barra, casi sin notarlo y casi sin saber por qué, ya no estaba ese hombre que había llamando mi atención, mire un poco alrededor, en un movimiento demasiado mordaz y al no verle regrese mi vista a la estola que caía suavemente detenida por el viento de ese lugar, no sé por qué a veces el destino pareciera querer que de una u otra manera algo se cruce en nuestro camino, a veces lo intenta más de una vez , la estola fue navegando por el lugar arrastrada por la suave brisa eh irónicamente cayó sobre una persona… él, cayó sobre el hombre que miraba tiempo atrás el cual estaba bajando las escaleras, a lo mucho que le permitía el tráfico de personas que subían o bajaban por ella, pero justamente a él, de entre todas las personas de ese lugar, incluso de todo lo posible donde pudiera aterrizar . Sonreí para mí misma al notarlo, fue extraño, fue incluso extraño para mí también, los tres: la mujer, el sobrino y yo nos quedamos mirando la escena, el joven se aventuró a decirme que bajaría por la estola pero le detuve con el brazo, era como si supiera que el hombre de la escalera voltearía y se ofrecería a traérmela, no lo sé, fue de esos pensamientos impulsivos que surgen en segundos en la cabeza.

-No hace falta

Musite en un tono descuidado sin dejar de mirar al hombre.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A su salud!

Mensaje por Norek Leitherson el Dom Ene 27, 2013 10:34 pm

El chico miró escaleras abajo, preguntándose por qué se quedó parado como una estatua... ¿Un acto reflejo? ¿Designios del destino? Las cabilaciones de Norek se vieron interrumpidas con una suave y liviana sensación de que algo, de las mismas características, se deslizaba lábilmente por su hombro. Lo agarró con delicadeza y cuál fue su sorpresa al ver que aquella seda no era más que el complemento tan distinguido que, según quedó grabado a fuego en su joven mente, portaba Sarah Woodsen. ¿Qué hacía éso en sus hombros? ¿Se le habría caído con tan mala suerte de caer sobre él, o lo habría tirado ella intencionalmente? Si era esta última opción, debía tener una puntería sublime, pues no es fácil acertar con algo que cambia su dirección con el menor rozamiento del aire. Su mayor preocupación era qué hacer. Se giró sobre sí mismo y divisó a la chica, observándole Diantres, ya sabe que lo tengo yo..., pensó, y giró nuevamente. Debía llevárselo, ya no porque si no lo hacía su comportamiento podría resultar sospechoso, sino porque sería un acto bastante irrespetuoso hacia aquella dama.

Ascendió por las escaleras hacia la zona de más categoría y, nada más pisar el suelo, sintió mil punzantes miradas de desprecio, irrespetuosidad y descaro. Es lo que tenían aquellas personas que se creían superiores a todo: creen merecer todo el respeto del mundo, pero olvidan que éste no es unidireccional, y que también deben mostrarlo hacia los demás. Se coló entre aquellas personas de dudosa moral (E incluso inteligencia) hasta llegar a la barandilla en la que se apoyaba la chica, rodeada de dos personas que, como el resto de la planta, lo observaban con desdén. Norek no creía en las clases, ni en el dinero, para él la importancia de cada persona radicaba en el fondo de sí misma (No es que todos fueran iguales, sólo que la valía se calculaba en hechos, no en monedas ni palabras bonitas). Y es éso lo que, justamente él, buscaba en su vida: Ser mejor, superior a otros, importante, pero no amasando una gran fortuna ni casándose con alguien de alta cuna, solamente valiéndose por sí mismo, alcanzando sus sueños; quien consigue sus sueños es capaz de todo, pues ha demostrado que, aunque caiga 20 veces, se ha levantado 21. El chico miró a Sarah Woodsen a los ojos, con cierto resquemor, e inclinó su cabeza suavemente.

- Mis más sinceros saludos, señorita Woodsen, es un placer conocerla.- Volvió a alzar la mirada.- Parece que se le ha perdido algo por esa barandilla...

Norek alzó sus brazos y le extendió a la Woodsen el complemento de seda, doblado, y bien presentable para una dama de su calibre. Como ya dije antes, el chico no distinguía a nadie por ser republicano o revolucionario (Obvio sabía los peligros que corría en la zona norte), y siempre actuaría con respeto con un desconocido, pues no conoce nada sobre él, y no puede juzgarlo a simple vista. Más tarde, junto a sus compañeros del taller y del ejército revolucionario, perdería gran parte del respeto, pues con los amigos de confianza era otro más, y podía expresarse normal pues todos sabían que el respeto se mide en hechos, no en expresiones.




Norek Leitherson
Liberano:Liberales

Liberano:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

VALIJA :
Mostrar:
Vacío


Argones : 35
Salud : 85pts._
Constitución : 10pts._
Empleo : Técnico de reparaciónes
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A su salud!

Mensaje por Sarah Woodsen el Lun Ene 28, 2013 2:22 am

Prontamente el hombre que había sido víctima de los azares del destino y de mi vestimenta, volteo a mirarme y enseguida comenzó la travesía hasta el piso cuatro, hice algunas señas a los de seguridad para que le dejaran pasar una vez atravesara por las escaleras para dirigiste a mí.
Note que varios de los visitantes le miraban acechándole, amenazadoramente y tal como si tuviera alguna enfermedad incurable y altamente contagiosa se apartaban de su lado pero siguiéndole con los ojos llenos de desdén. No me preocupe por eso, de hecho por nada a parte de él, lo mire gentilmente no es como si fuera la princesa de un castillo, llena de bondad en el interior y cantando con las aves o algo así, no, yo era la Generala y dirigía una nación llena de problemas y atacada por los terroristas rojos, pero en ese momento no quería ser ella, quería ser yo, Sarah, la chica soñadora y audaz, la chica divertida y libre y no lo quite la vista de encima hasta que se acercó lo suficiente para devolverme la mascada de seda , la cual tome con amabilidad.

Pude entonces distinguir el color de sus ojos castaños y colorados de un verde tenue, que no supe si era por culpa de las luces del lugar o en realidad sus ojos eran así, le sonreí y acepte su gesto caballeroso.


-Gracias, señor…

Esperaba que me respondiera con su nombre, no era muy común para mí conocer ciudadanos de bajas esferas, aunque realmente no era tan de bajas esferas pues estaba en el piso cuatro, el mismo que albergaba a la población de clase media-alta.
Las dos personas a mi lado me miraron intentando que me despidiera del hombre y les prestara atención, así que me dirigía a ellos.


¿Si me disculpan? en otro momento charlo con ustedes, la velada esta espléndida por favor disfruten de ella

Los mire con una mueca inconforme alejándose de mí, de maneras amables, después de todo la máscara pesa y vaya que sí, luego entonces volví a ver al Hombre intentando averiguar su nombre.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A su salud!

Mensaje por Norek Leitherson el Miér Ene 30, 2013 6:26 am

Sarah cogió su bufanda y el chico sonrió ligeramente. La chica se despidió de aquellos acompañantes tan inoportunos y pareció centrarse en Norek, algo que éste agradeció en su interior... poca gente solía pararse a prestarle atención. Observó como se iban de allí y se mezclaban con la demás gente mientras lanzaba miradas de soslayo, que denotaban cierta preocupación y desprecio, seguramente estarían maldiciendo a Norek y a Sarah en su mente, pero como aquella sociedad de altas esferas era tan estética, apenas se notó más que un pequeño resquemor en sus ojos. Norek miró nuevamente a la chica.

- Encantado, mi nombre es Norek, Norek Leitherman.- Dijo Norek muy cortésmente, mientras doblaba su espalda suavemente en señal de respeto.

El chico volvió a erguirse y observó más de cerca a la generala de los republicanos, probablemente de las mujeres más poderosas de todo Polaris se encontraba frente a él, y, siendo como es, no estaba tan contento de éso. No obstante, aquella chica despertó en él cierto interés desde que la observó vigilándole desde aquella planta... y Norek, en sus presentimientos, pocas veces erraba. El chico miró de reojo a las personas, que ahora formaban un círculo alrededor de ellos, disimulando que no hacían caso, pero atentos a todos nuestros movimientos... Norek sabía de primera mano que ver a una chica de tanta alcurnia como aquella que se encontraba frente a él con alguien de rango medianamente inferior no era muy buen visto: ni él tendría motivos (Al menos no buenos), ni ella tendría razones, para ese encuentro; así que la gente lo vería muy sospechoso. En Polaris la sociedad de clases estaba muy bien asentada y representaba el régimen social predominante (Exceptuando algunos reductos liberales donde no hay clases, sólo trabajadores y personas).

- Permítame invitarle a una copa de licor, si no ve indecoroso que un extraño de clase inferior lo haga.- Pronunció Norek en palabras suficientemente altas para que las personas de alrededor lo escucharan. Sinceramente le divertía en cierta medida alterar las dudosas reglas sociales y a los propios presentes.

El chico extendió su brazo con suavidad, esperando que la chica lo tomara y lo siguiera. Aquello sí que revolucionaría a los snoobs y daría de qué hablar durante semanas. La única pena que sentiría sería por Sarah.




Norek Leitherson
Liberano:Liberales

Liberano:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

VALIJA :
Mostrar:
Vacío


Argones : 35
Salud : 85pts._
Constitución : 10pts._
Empleo : Técnico de reparaciónes
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A su salud!

Mensaje por Sarah Woodsen el Jue Ene 31, 2013 4:21 am

OFF: perdona la longitud D: ando carente de inspiracion rolistica xD

Lo mire detenidamente y le sonreí con amabilidad, el hombre tenía una singular figura ya visto de cerca, no tan indistinta como la que veía a la distancia, asentí con la cabeza y después tome la estola de seda y me la amarre en el cuello.

-Nunca se sabe cuándo pueda volar y caer sobre algún gentil caballero, así que es mejor sujetarla con firmeza.

De nuevo se posó una sonrisa en mis labios esta vez incluso pizpireta y lo quede mirando mientras me ofrecían otra copa de vino a la cual no rechace.

-Por supuesto, pero prefería que me acompañara a mi mesa, esta al fondo, no tengo demasiados deseos de atender a mis conocidos en este momento y preferiría compartir una copa con usted un breve momento, después de todo ha sido muy amable al traérmela.

Vi alrededor esperando que las miradas ajenas se disiparan pero no lo hicieron así que sonreí con amabilidad dando a entender que dadas las circunstancias al menos le debería agradecer con una copa y así el protocolo de educación social no estar arruinado, odiaba tener que aparentar, pero era lo había aprendido a hacer toda mi vida, a veces lo hacía sin la mayor intención, solo me salía de un modo natural, por lo que no tenía real conciencia de ello , pero ese día lo notaba y no me agradaba , sin embargo había aparentado por veintiocho años, no una a romper toda esa imagen esta noche, así que camine lentamente esperando que el caballero me siguiera, tenía varias dudas curiosas que hacerle pero prefería la intimidad de aquella mesa.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A su salud!

Mensaje por Norek Leitherson el Dom Feb 03, 2013 12:49 pm

Norek la observó más detenidamente mientras escuchaba sus palabras. Era una chica de buen ver, éso era obvio, pero él intentaba ver más allá de sus ojos. Había hablado poco con ella, apenas sabía de aquella persona más de lo que leía en los periódicos o escuchaba hablar a la gente. La corta experiencia que tenía Norek, y a la vez intensa, le decía que no siempre las personas eran como parecían o decían. Todo el mundo califica a las personas en buenas y malas, en fuertes y débiles, pero realmente no se dan cuenta que nadie es o uno u otro, sino todo a la vez; pueden ser buenas personas en un aspecto o situación determinada, pero ser luego malvados en otra situación distinta... Sin embargo, ¿quién dicta qué es ser bueno o ser malo? El chico siempre ha sido bastante agnóstico en referencia a lo religioso y, por consiguiente, a la moral establecida. Sólo se dice a sí mismo que lo realmente malo sería hundirse en la debilidad que se cree como buena y no perseguir sus sueños. ¿Nadie se ha preguntado que lo malo es lo fuerte, el que se antepone y no se conforma con el mero existir?

Norek asintió aceptando la invitación de Sarah, ¿cómo iba a rechazar una proposición a una dama? Tampoco es que quisiera hacerlo. Había algo en aquella mujer que le incitaba a seguirla, ¿el destino?, no sabía decir, pero ese ente le llevó a la mesa privada de Sarah Woodsen, la generala republicana. Una persona normal diría que es una locura. Norek le retiró el asiento a la dama, y después tomó éste asiento frente a ella, dejando su abrigo en el respaldo de la silla.

- Es un placer estar en esta mesa con usted, es muy famosa en todo Polaris... pero supongo que éso ya lo sabe.-

El chico miró a Sarah Woodsen y sonrió ligeramente esperando que se pronunciara la chica.




Norek Leitherson
Liberano:Liberales

Liberano:Liberales

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
SACUDIDA
ATK 10
Plasm-ATK-10:
PIROQUINESIS
ATK 10
Plasm-ATK-20:
EXPLOSIÓN
ATK 20

Plasm-ATK-20:
VUELO
ATK 20
Plasm-ATK-30:
PLASMA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
PIROQUINESIS 2
ATK 30

VALIJA :
Mostrar:
Vacío


Argones : 35
Salud : 85pts._
Constitución : 10pts._
Empleo : Técnico de reparaciónes
Archivo : Ficha de Personaje_

Masculino Post Hechos : 28

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A su salud!

Mensaje por Sarah Woodsen el Lun Feb 04, 2013 4:13 am

Sonreí ante si comentario, me causo gracia, ¿famosa? , si claro que lo era, era ya difícil ser un Woodsen y no serlo, pero yo no era un Woodsen cualquiera, era la Generala, la mujer más importante de ese país y quizás la única persona más importante que yo fuera Alessa, y tenía mis dudas.

Había cierto punto en el que entendía todas esas historias de chicos extraordinarios que solo desean ser normales, ser comunes y corrientes y vivir una vida normal, alguna vez todos queremos ser aquel chico diferente, ¿pero que hay cuando somos ese chico diferente? , quizás es el instinto humano de querer lo que no se tiene, de ver más verde el pasto del vecino, pero sea lo que fuera, ser aquel chico anormal no es precisamente tan genial como se pudiera pensar, sobre todo porque la gente comienza a esperar demasiado de ti, muchas veces más de lo que puedes ofrecer o más de lo que puedes hacer y sin embargo no tienes la oportunidad de ser del común nunca. Yo era ese chico en mi propia historia personal llamada Polaris, en la que no recuerdo un solo momento en que al escuchar mi nombre una ávida luz se posara en las miradas de quienes lo escucharan.

Di un trago largo a mi copa y después mire al hombre, esta vez no pude sonreír, solo me limite a mirarle. Una camarera con un falda tan corta que se veían sus tersos y firmes muslos, le ofreció un vaso de licor, lo dejo en la mesa y a mí me trajo más vino.


-Gracias por acompañarme señor LEITHERSON , es agradable que de vez en cuando pueda charlar con personas tan peculiares como usted.
Dígame ¿usted a que se dedica?


Tome la copa de vino y la mire con desaire, llamando a la camarera para que me trajera algún licor, el cual trajo más rápido de lo que Norek me habría contestado.

Sarah Woodsen
General:Republicanos

General:Republicanos

PLÁSMIDOS :
Mostrar:

Plasm-ATK-10:
CORTE
ATK 10
Plasm-ATK-10:
SUSPIRO
ATK 10
Plasm-ATK-20:
CARGA
ATK 20

Plasm-ATK-20:
ORDEN
ATK 20
Plasm-ATK-30:
AUTOMATA
ATK 30
Plasm-ATK-30:
MAGNETISMO
ATK 30

Plasm-ATK-40:
HIDROCONTROL
ATK 40
Plasm-ATK-40:
VENTISCA
ATK 40
Plasm-ATK-50:
ORNITOFOBIA
ATK 50

Plasm-ATK-50:
ORDEN NIVEL 2
ATK 50
Plasm-ATK-60:
COMA
ATK 60
Plasm-ATK-60:
QUIMERA
ATK 60

VALIJA :
Mostrar:

Vacío


Argones : 1786
Salud : 115pts._
Constitución : 25pts._
Empleo : Capitán del Cuervo_
Archivo : .Ficha de Personaje_

Femenino Post Hechos : 210

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: ¡A su salud!

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.